Las personas que hemos tocado fondo alguna vez

  Las personas que hemos tocado fondo alguna vez, sabemos que lo que no destruye, construye. Que lo que hay por encima de tu cabeza, a partir de ese instante, es todo cielo. Que es mejor dar con el culo en el suelo que con las alas en un techo. Que cada pedazo roto es imprescindible para el todo. Las personas que hemos tocado fondo alguna vez, sabemos que desaprender es el camino…

Las personas fuertes

Las personas fuertes están hechas de cicatrices, que a menudo cuentan historias difíciles. Las personas fuertes lloran y mucho, porque saben que el dolor hay que sacarlo fuera. Las personas fuertes no son de roca, más bien son de arcilla. Saben que para aguantar la presión sin romperse, es imprescindible que la fuerza les moldee. Las personas fuertes cambian de piel constantemente y así aprenden a dejar atrás lo que les hizo daño. Las…

Las manos

                  Las manos que tocan Que dan y reciben Que dicen de ti lo que no cuentas Que roban caricias Y no saben mentir Las manos firmes Que sostienen mi duda Como una bandera de libertad Que improvisan en mi espalda Dando rodeos Caminos por explorar Las manos Que son de ti Lo que no está escrito Que la lujuria envidia Que no están quietas Y van al pan…

Soy y no soy

Aunque soy fuerte, no estoy hecho de roca, porque cuando alguien me lanzó al agua para intentar hundirme, solo toqué el fondo para impulsarme. Aunque a veces soy débil, no estoy hecho de polvo, porque cuando alguien sopló para deshacerme, me convertí en parte del viento. Ser raíz que fija al suelo la solidez de mi tronco pero castra mis alas y me impide el vuelo. Ser alas que acaricien el cielo a merced…

La vida a veces

  La vida a veces es un sobre de azúcar que guardas en el bolsillo porque eliges sacarina para no engordar, sin darte cuenta de que en sí misma ya es dulce cuando no es amarga. La vida a veces consiste en bañarse vestido para aprender a nadar con la ropa mojada y los zapatos puestos, porque olvidamos que nacimos desnudos, sucios y mojados, gritándole al mundo que se empeña en callarnos. La vida a…

No tengas miedo

  No te escondas, sé que estás ahí, como un niño pequeño detrás de las cortinas asomando la punta de sus zapatos. Puedo sentirte. Hasta mis oídos llega el galope de tu corazón trotando desbocado. Hay silencios que son altavoces. Lo sé, tienes miedo. Pero es hora de salir, de aguantar la respiración el tiempo suficiente hasta que respirar te queme como a un recién parido. Sé que hace tiempo te escondiste y que metiste…

ZOE

  La enfermera me dijo que no era necesario que pasara por eso. Que ya había sufrido bastante. Lo dijo con la voz convencida. ¿Acaso podía medir ella el grado de sufrimiento? ¿Tenía un aparato capaz de cuantificarlo? Como el termómetro con la temperatura o el tensiómetro para la presión arterial… mucho, poco, demasiado, bastante. Sufrimiento. Extendió la mano y me ofreció una pastilla. - Anda, no lo pienses más y tómatela. La acompañó con…

La semilla y la maceta

Nací semilla con suerte, hundida en tierra fértil. En la húmeda oscuridad desperté de mi encierro y hurgué en las entrañas de quien me dio cobijo un día. La noche que aprendí a echar raíces me di cuenta de que estaba en una maceta y el barro de las paredes me moldeaba a su antojo, haciendo de mí lo que no era, presa y protegida, hermosa pero no libre, adornando la vida de quien…

La oveja que no quería ser contada

  A la oveja blanca no le gustaba que la contaran de noche, en la mente de los insomnes. La hacían saltar vallas, dando vueltas sobre la cabeza de los preocupados, una y otra vez, hasta cifras que nunca se acaban. Odiaba ser un número porque a la oveja blanca, le encantaba la poesía, era más de letras. Se cansaba mucho pasando la noche en vela para que otros pudieran dormir, así que de día, la oveja blanca no podía jugar, ni…

Tragar cristales

  Tragar cristales Lamer la herida Un puñado de tierra sobre los ojos   Chupar la sangre Morder la lengua Cien agujas entre las uñas   Vivir por otros Morir de noche Entre el sueño y la vigilia   Que el hielo queme Masticar arena Sal y pimienta sobre la herida   Que el mudo cante Que el amor mate Que el mundo gire sin marearme

¡Cumplimos 6 años!

Tal día como hoy hace seis años, nacía El Blog de Paz Castelló. Empezó siendo un proyecto personal. Seis años después es una realidad compartida con lectores en todo el mundo. Hemos superado las 160.000 visitas y los 3.000 comentarios. Me siento feliz y acompañada. Para daros las gracias, he grabado este vídeo desde el rincón desde donde os escribo. ¡Gracias a todos!    

Lo hice

    Lo hice. No  sé las veces que tuve que intentarlo, pero al final logré hacerlo. Fue como excavar un túnel raspando las entrañas de la tierra con la cucharilla del café, y eso que yo soy más de té, arañar centímetros a la oscuridad cada noche, en silencio, en secreto, para volver a mi celda antes del amanecer. Y hacer como si nada. Siempre hacer como si nada estuviera ocurriendo para no molestar.…

La patada en el culo

    Un día me despertaron de golpe y me di un susto de muerte. Del sobresalto caí de la cama y fui a dar con todos mis proyectos, sueños e ilusiones, contra el frío y duro suelo. De una patada en el culo la vida me despertó y como si hubiera hecho algo malo, me expulsó de la zona de confort, donde tan a gusto había vivido hasta entonces.   Desorientada y aturdida, no…

Ni dulces ni sueños

      No me desees dulces sueños. No los quiero. Ni dulces, ni sueños. Los quiero salados, como el sudor en tu piel resbalando. Plantándole cara a un insomnio perpetuo. No me des las buenas noches. No las quiero. Dame los días, desde las madrugadas hasta que el sol se esconda. Seré mala contigo con la luz encendida si tú me dejas. No me digas que descanse. No quiero. Ríndeme por agotamiento. Y si al…

Vivir

      Mantener la cabeza fuera del agua. No olvidar que todos los mares, por inmensos y profundos  que sean, acaban siempre en una playa. Ser un pez chico para poder escapar por los agujeros de la red que pretenda atraparme. Aprender a flotar. Saber que estoy hecha de agua y el agua no se ahoga en su propio elemento. No olvidar que las balas disparadas nunca vuelven atrás y que las palabras…

Hace tiempo que no paso por tu cuerpo

                            Hace tiempo que no paso por tu cuerpo. Hace tiempo que me bebo las ganas de respirarte hasta que te falte el aire. Y me he quedado seca y yerma. Y mi piel es un paisaje desolado y en calma que ya nadie sopla para erizarlo.   Hace tiempo que no abrazo tu espalda con mis pechos. Hace tiempo que la…

La muerte de Nadie

    Nadie nació sin llorar, un día cualquiera. Le parieron sin ganas y le obligaron a vivir. La vida lo atrapó, cogiéndolo de un puñado y sin pedirle permiso, y lo convirtió en el dado de una partida de parchís. El día que murió Nadie era un día cualquiera. Ni era triste, ni era alegre, su anodina vida le abandonó, obligándole a morir de la misma forma que  la vida le…

Cuando nos sorprendió el silencio

    Cuando nos sorprendió el silencio, ya nos  lo habíamos dicho todo. Ni siquiera nuestros cepillos de dientes se rozaban ya en el vaso del baño. Y las luces de nuestras mesillas se apagaban cada noche a tiempos distintos. Cuando el silencio quiso gritarnos, ya habíamos hecho oídos sordos. Ya no manaba sangre de una herida que lucía casi con orgullo una cicatriz que el tiempo había dibujado sin pedirnos permiso.…

Es amor

                          Si no lo puedes comprar, es amor. Si no lo puedes vender, es amor. Si no lo buscas pero te encuentra, es amor. Si es de colores aunque todo esté negro, te aseguro que es amor.   Es amor, si es difícil pero parece fácil. Es amor, si pisa los charcos descalzo y no se resfría. Es amor, si no tiene explicación. Es amor, si es la respuesta a…

Con la puerta en las narices

De un arrebato de furia, la vida me dio un día con la puerta en las narices. No tuve tiempo de correr, estuve falta de reflejos, y me quedé dentro desde entonces. A veces vislumbro la luz que hay en el pasillo. Se cuela por rendijas y grietas que ni yo misma sabía que mi puerta tenía. Y escucho las voces de los vecinos y a veces hasta las risas de los niños. Y cuando…

Muñeca de Porcelana

  Esta es la historia de una muñeca de porcelana que tiene un mensaje de voz grabado en sus tripas y repite de manera opaca. Habla, pero nunca dice nada. Vive en un infinito cercado en cristal, puede ver por la ventana, sabe que nada se acaba en la línea de sus pies, pero no puede traspasarla.   La muñeca de porcelana es sin ser, existe en los juegos de otros. Teme…

La mosca que vivió en un arcoíris

  Había una vez una mosca que nació libre, alborotadora y aventurera, como todas las moscas del mundo. Consciente de que su vida sería breve, apenas veinticuatro horas de aleteo despreocupado, decidió buscar un lugar bonito en el que  poder vivir. Primero pensó que estaría bien poder husmear allí donde le apeteciera, jugar divertida a hacer cosquillas a los humanos, o tal vez, por qué no, dejarse mecer por el viento hasta sucumbir a los aromas más suculentos para su olfato. Pero…

Me perdí

 Me perdí siguiendo el camino. Autopistas de peaje para caminantes perdidos. Ir y venir, tal vez volver, tres verbos en una pareja de dos, un triángulo lingüístico incompatible. Si te vas no vuelvas, me dijiste un día, y entonces comprendí que contigo, la vida no tiene retorno.   No me sirvió de nada sobrevolar tu pista de aterrizaje. No había luces para mí, ni siquiera las de emergencia. Y me alejé entonces, lentamente, dibujando ochos con los andares de mis caderas, clavando…

Las ilusiones

  En mi memoria he guardado durante años un recuerdo infantil que hoy he rescatado. El de una anciana tejiendo una larga bufanda con lanas de colores. Al preguntarle qué estaba haciendo, la anciana me explicó que estaba tejiendo ilusiones. Cuando se le terminaba la madeja de un color, ataba el extremo del final de una ilusión,  al extremo del inicio de otra, de otro color distinto. Así, por frío que viniera el invierno, nunca dejaba de tejer interminables, coloridos y cálidos…

La mujer sin sombra

    Nació una noche de luna llena, a escondidas del reflejo plateado que rozaba las aguas. Lo hizo en silencio, para que su llanto no rompiera la quietud de la noche ni perturbara el descanso de los pájaros. Siempre fue distinta y saber que lo era alimentó su hambriento espíritu de soledad.   Los niños le tenían miedo porque era la niña sin sombra. El sol se…

Fluir

    Dejé de ir contra corriente, para dejarme llevar el día que comprendí que fluir es la esencia del agua. Por ríos, en cascadas, incluso descansar en remansos plácidos y dejarse calentar por el sol si es preciso. Comprendí que en ocasiones es mejor ser la mantequilla caliente para no sentir el corte del frío filo del cuchillo. Fluir, por qué no, derretirse.   Dejé de ser pesada como el mármol y…

NOVELAS

BANNER MI NOMBRE

"MI NOMBRE ESCRITO EN LA PUERTA DE UN VÁTER" UMBRIEL ¿QUIERES LEER LAS PRIMERAS PÁGINAS DE “MI NOMBRE ESCRITO EN LA PUERTA DE UN VÁTER”?             Pincha en “Vista Previa” de este enlace             http://www.edicionesurano.es/es-es/catalogo/catalogos/ficha-tecnica.html?id=600000347  SINOPSIS  Una historia que pone en el punto de mira el negocio de la literatura y el mundo de la televisión que a menudo convierte en escritores a productos televisivos. Una lucha de poder e intereses económicos frente al talento de un escritor desconocido. A pesar de su gran talento, Mauro Santos no…

La carta que nunca escribí

La carta que nunca escribí quiso ser un poema escrito de noche, pero al nacer el día, sintió ridículo de sus versos que obscenos se habían desnudado para ti, sin pudor alguno, la noche anterior. La carta que nunca escribí dejó hueco el buzón de tu casa. Al abrirlo, el vacío de la ausencia te dio frío y extrañaste mi letra en un sobre y mi pensamiento en un papel. Pero como si se tratara de algo contagioso, también tú teléfono quedó…

Escribir

Imagen de Ralph Morse. Revista Life Escribir es obsceno, porque puedo acariciarte sin tocarte, sin tan siquiera pedirte permiso,  hacerte estremecer con el tacto frío de unas letras. Es tatuarte mensajes en el alma. El escritor está hecho de decepción propia y ajena, de frustración y desamor, es un viajero que hace autostop con la maleta llena de fracasos y negativas, que teme al éxito cuando le guiña el ojo, por miedo a que sólo lo elija por el interés. Escribir es…

Ya es primavera

La primavera es una adolescente caprichosa que hoy te quiere y mañana te abandona. Es pasional y tiene temperamento de tormenta. Pero también es mimosa y juega a acariciarte con cálidos rayos de sol. Es indómita y se hace de rogar como una novia de las de antes a las puertas del altar. La primavera quiso ser princesa para brillar más que nada,  pero no encontró príncipe que estuviera a su altura, porque en el fondo es anarquista. Es de colores como…

Ser quien eres

Puedes escuchar la fantástica  versión en audio de este texto que ha hecho Paco Cremades. http://www.pacocremades.es/locucion-ser-quien-eres-texto-de-paz-castello-y-musica-de-jo-manji-innocence/   Nadie ha besado nunca a una mariposa. Todas vuelan y surcan los cielos con alas de fragilidad hermosa. Ninguna se queda. Ninguna se deja besar. Es posible que logres atrapar alguna, pero nunca será tuya si no le das un beso. Puedes retenerla, pincharla con un alfiler en un corcho y admirar su belleza muerta, y muerta lograr  besarla. Pero mientras pueda volar, la realidad…

Había una vez…

Había una vez un jardín sin flores en una cárcel sin barrotes, una boca con cremallera y muchas moscas con alas de mariposa. Había una vez un lugar donde las ilusiones eran barcos a la deriva que no tuvieron más remedio que aprender a ser submarinos, sobreviviendo bajo el agua para no zozobrar. Había una vez un libro con letras escritas en papel mojado y un tenor…

Cuando se trata de ti

Cuando se trata de ti, el mundo está del revés, pero nada se cae por efecto de la gravedad. Puedo dar vueltas y vueltas y no marearme. No hay viento que me agite tanto como tu aliento en mi nuca. Ni leyes físicas, ni viento, ni brisa. Cuando se trata de ti, no me importa ser la víctima de tus robos, porque robar suspiros no está penado, y los jadeos te los regalo, para que…

¡100.000 Visitas!

Desde un rinconcito del salón de mi casa he comprobado que se puede llegar al mundo entero. No es magia, son sólo palabras escogidas aderezadas con sentimientos. A veces son palabras de amor, otras de desencanto, incluso las hay de rabia, pero todas ellas parecen saber volar hasta cualquier lugar del mundo, allá donde saben que van a ser leídas y sentidas. Hoy hemos cumplido las 100.000 visitas, de madrugada para no molestar, y aunque el número es eso, sólo un número,…

En mis zapatos

Me parieron descalza, nos parieron descalzos, pero al comenzar a caminar nos pusieron zapatos. Y empezamos el camino, cada uno el  suyo, ninguno el del otro, calzados en nuestros zapatos y nunca en zapatos ajenos. Yo tropecé y avancé, en ocasiones, también retrocedí, es inútil negarlo, y con el tiempo y el devenir del caminar, incluso crecí y tuve que cambiar de zapatos porque me quedaron pequeños. Sólo yo supe las piedras que pisaron las suelas de mis zapatos, sólo yo noté…

A veces mi poesía…

A veces mi poesía se me torna impertinente y suena a solo de guitarra en una banda de rock, se despierta queriendo ser insolente. A veces mi poesía se me torna un jadeo callado y suena a ronroneo de gata en tu regazo. A veces mi poesía es un bola de helado bañada en chocolate caliente, primero me quema y luego me calma. Pero siempre es ella siendo yo, siempre soy yo vestida de verso. Tal…

Danzad, danzad, malditos…

Imagen de la película "Danzad, danzad, malditos" de Syney Pollack 1969 Es la hora del baile, de bailar hasta la extenuación, de morir bailando, al son de la música que otros tocan, calzados en zapatos prestados. Yo quise ser músico, pero terminé bailando. Yo quise ser bolero, pero terminé siendo tan sólo su melancolía. Y la fiesta ha terminado, y la fiesta no ha comenzado, es la fiesta de unos pocos en la que nos hemos colado. Y el público grita y…

Por los tejados

Fotografía de Silvia Sánchez Carpio Me he cansado de tener los pies en el suelo y me he subido  a los tejados. Me he quitado la ropa y me he parido desnuda de nuevo. Quiero ser una sinvergüenza, sin vergüenza, quiero sentir la lluvia hacerme cosquillas en la piel, antes que sentir los pies pisando el fango. Soy un gato sin dueño, como el de Sabina en su canción, una mujer que duerme bajo un techo de estrellas. Y cuando esté triste,…

Don Errequeerre

Escultura de María Gómez  http://www.maria-gomez.es/ Esta es la historia de Don Errequeerre  y no es una historia cualquiera porque Don Errequeerre no es una persona del montón y nunca lo fue. De niño ya apuntaba maneras y aficionado a jugar al tenis, jamás dio un punto por perdido, ni un examen por suspendido. Todos decían de él que sería todo aquello que quisiera ser, porque aquel niño de entonces, no sólo era obstinado y trabajador, sino que además jamás abandonó. De mayor…

Me siento bien…

Me siento bien, hoy floto. Me siento ligera como una mota de polvo visible al cruzarme con un haz de luz. La penumbra ya no me afecta. Prefiero bailar dejando que el viento me meza, incluso que me sacuda si es preciso, danzando con millones de motas de polvo como yo, dejando que la luz me rescate de mi oscuridad. Ya sé que tú odias los ácaros. Me siento bien, así, sin más. Porque he decidido que voy a derribar el muro…

Una gota de agua

Cuando la vida nació, mojó sus anhelos para refrescarlos. Creció bañada en ríos y mares, pisando charcos, bailando bajo la lluvia, divertida y traviesa. El agua fue su madrina. Una gota de agua bendijo a la vida para que fuera fresca, para que fuera limpia, para inventarse a sí misma, transparente y libre, siempre libre, porque nadie jamás pudo retener una gota de agua entre sus manos. Y desde que el mundo es mundo y la vida es vida, una gota de…

A la luna

Fotografía de Miguel Cuenca (Alicante) A la luna llena Le cuento un cuento No puede dormir No tiene sueño Me mira con pena Cuando yo duermo Quiere jugar Si estoy despierto… Y mamá me cantaba este poema, como las madres cantan todos los versos, con susurros de miel pegados a los labios y miradas entornadas de chocolate. Y la luna llena nos observaba, sabedora de que hablábamos de ella, y yo extendía la mano hasta el cielo de mi cuarto y con…

El Hueco

Noté un hueco, metí la mano en él y hacía frío. Tiró de mí, me asusté, estaba oscuro y me sentí perdida. Grité, mi voz retumbó y se contestó a sí misma. El hueco era sordo a mis temores. El hueco era ciego a mi oscuridad. El hueco era frío. Palpé con mis manos sus paredes. Busqué con desesperación una salida. Sentí la angustia en mi garganta. El hueco se hizo profundo. El hueco se tornó infinito. El hueco tenía hambre de…

Catarsis

Imagen de la película "Sueño y silencio" de Jaime Rosales El otro día hice balance, como las empresas a final de año, colocando lo que debo a un lado y lo que tengo a otro, inclinando la balanza de un soplido, porque las cosas que me pesan casi nunca son las que me valen. En el haber hallé muchas incógnitas y pocas respuestas en el debe. Me di cuenta de que la mayor parte del tiempo he estado endeudada con la duda,…

Se me escapó la vida

Pintura de María Gómez Rodrigo  http://www.maria-gomez.es/                   Se me escapó la vida por los ojos, por las miradas vacías a un mundo hostil y quedé fuera de mí pero para mis adentros.  Allí dentro, pero vacía. Agrietada como la tierra que seca al sol tras la tormenta. Ahogada en un instante, pero muerta de sed al minuto siguiente. Hasta las flores marchitas lucieron un día, hasta el agujero negro del mundo puede zurcirse con…

Hormigas

Escultura de María Gómez Rodrigo www.maria-gomez.es El día que vine al mundo alguien me dijo que yo era una hormiga, una hormiga fuerte pero pequeña, tal vez insignificante, cuyo destino era el trabajo duro y constante en beneficio de la comunidad. Tuve una infancia feliz siendo una hormiga niña. Aprendí el oficio de mirar hacia delante y no cuestionar mi destino, al tiempo que mis padres eran el ejemplo perfecto de una buena hormiga trabajadora. Durante los tórridos veranos cargábamos con la…

El otoño

Dibujo de Vicente Casanueva  www.vcasanueva.com Me ha contado una hoja seca que ha llegado ya el otoño, que el verano se ha enfriado y se ha puesto calcetines. Cuentan las malas lenguas que el otoño es libertino, lo mismo alterna con el sol que seduce a la tierna lluvia. Es muy amigo del viento, y juntos se montan fiestas. Son gamberros e insolentes,   despeinan a las señoras y vuelan paraguas como si fueran cometas. El otoño  va al colegio pero no es…

La historia de mi miedo.

El grito de Munch Esta es la historia de mi miedo, que ahora anda suelto por ahí. El mismo que un día fue mi amo, mi verdugo y mi dueño. El que quiso acabar conmigo. El que se instaló de ocupa en el hueco que le dejé un día, con avaricia de mi espacio, de todo mi yo. Ten cuidado y lee atentamente y  si te lo cruzas en tu vida, no olvides lo que te voy a contar de él. Un…

Sobre mí…

BANNER MI NOMBRE2

Nací en Novelda, un pueblo de la provincia de Alicante, un día de agosto de 1970. El destino me trajo a la ciudad de Alicante donde ha transcurrido casi toda mi vida. Me licencié en Derecho y amplié mis conocimientos con dos títulos de Experto Universitario, uno en Marketing y otro en RRHH. A pesar de todo ello, mi experiencia vital y profesional se ha desarrollado fundamentalmente en el mundo de la Comunicación en general. Comencé, casi como una broma del destino, como locutora…

Soy un pronombre en tu boca

Soy un pronombre en tu boca, un pronombre posesivo, el que sustituye al nombre, el que anula, el que suprime, perdiendo así mi identidad. Quisiera ser un nombre propio, incluso aceptaría ser un adjetivo por momentos, un adverbio de tiempo y lugar, un aquí y ahora, pero yo soy en ti, un mi, me, contigo, que  nunca pasa a ser un yo. Sólo soy un pronombre es tus labios, hasta al punto de olvidar quien soy en realidad si no es en…

Rescátame

Rescátame, inyéctame millones de esperanza para alimentar la idea de que, tal vez,   me vuelvas a querer. Remontemos esta crisis. Rescátame, aunque te deba la vida por ello. Déjame ser el banco de tus sentimientos, déjame morir ahogado por tus intereses si es preciso, pero aún así, rescátame. Quiero arriesgar todo  el corazón, invertirlo en ti, ahora que eres libre y vuelves a cotizar en bolsa, ya no me da miedo la prima de riesgo, porque quien no arriesga nunca gana…

Desayuno

Siempre supe que desayunar contigo sería un error, pero me quedé con hambre tras la cena  de la noche anterior a nuestro primer desayuno juntos. Decidí quedarme y compartir sábanas para despertar en tu casa, pero sintiéndome como en una cafetería, una más de tu clientela a la que servir un café matutino. Yo había imaginado un despertar a lo Autrey Hepburn en “Desayuno con Diamantes” y terminé por ser la mantequilla de la tostada que cae al suelo por el lado…

Ídolos con pies de barro

Fotografía de Chema Madoz http://www.chemamadoz.com/ Era grande y poderoso, de mirada firme al horizonte, era imponente, casi reverencial, de una grandeza disimulada con el oficio del mejor de los actores,  una grandeza que resultó ser una mentira, interpretada como verdad. Yo  lo supe al poco tiempo, porque la función siempre llega a su fin, más tarde o más temprano termina por llover y el agua, deshizo sus pies de barro ante mis ojos, convirtiendo al ídolo en marioneta, en un Goliat derrotado.…

El calcetín solitario

Te extraño. Me he dado cuenta de que me faltas al guardar la colada. Soy un calcetín solitario, la pareja de otro calcetín extraviado. Y lo peor de todo es que no sé en qué parte del camino te quedaste, si te perdiste o te escapaste. Tal vez  tu ausencia se deba a que quedaste atrapado en el fondo de la lavadora, cuando quisimos limpiar nuestras miserias o tal vez volaste libre del tendedero cuando la pinza de mi amor te apretó…

La niña árbol

Ésta es la historia de una niña que se convirtió en árbol, comenzando por su cabello, una mañana de otoño, después de un triste verano. Sus mechones enroscados se tornaron fuertes ramas, que se alzaron a la luna, que sin éxito, intentó consolarla. Pobre niña sin amor, golpeada y olvidada. La niña árbol quería escapar, cansada como estaba, a tan corta edad. Sus diminutos pies, que calzaban zapatos de princesa cuando soñaba, penetraron en el suelo, heridos por ir descalza. Se agarraron…

Soy el tiempo.

Soy el tiempo. Muero cuando estoy naciendo, para vivir por siempre, porque soy eterno. Soy experto en impartir justicia  y el orden es mi neurosis. Pongo cada cosa en su sitio y dicto sentencias universales. Sin embargo, mi especialidad es la medicina porque curo todos los males. No hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo resista. Los ancianos se lamentan de mi rápido transcurrir. Pero la juventud, sin embargo, me malgasta y me subestima. Soy decidido y nunca doy…

La poesía

21 de Marzo. Día Mundial de la poesía. La poesía es el antibiótico del alma, la que cura los catarros del corazón y suaviza la garganta cuando la congoja se aloja en ella. La poesía te eriza la piel aunque haga calor y te recuerda que las palabras pueden ser cálidas en pleno invierno. Con la poesía se hacen canciones, pequeños romances entre letras y notas musicales que acercan al pueblo, las historias más intelectuales. La poesía es el alimento de quien…

¡Cumplimos tres años!

Esta es la historia de un blog que nació por no morir. En mitad de una crisis mundial, cuando miles, tal vez cientos de miles de proyectos, agonizaban en plena gestación, sin tan si quiera materializarse, El Blog de Paz Castelló, abrió las hojas de su ventana al mundo porque se resistió a cerrarlas para siempre. Siempre he sido muy cabezota, lo confieso, aunque prefiero llamarme perseverante y fruto de esa perseverancia, hoy, tres años después, escribo este texto. Aprendí, un poco…

Peldaño a peldaño

Con algunas de mis ilusiones me ocurre lo mismo que con las galletas que mojo en el café con leche, cuando estoy a punto de llevármelas a la boca, se me rompen, se caen y me salpican, dejándome con la boca abierta y con cara de idiota. Y es que últimamente tengo la sensación de que es posible tocar el cielo, rozarlo con la punta de los dedos y sin embargo hacerlo sin despegar los pies del mismo infierno. Cielo e infierno…

Como un libro abierto

Libro - La muerte del 9

Lo nuestro es como un libro abierto, lleno de historias por descubrir donde perderse en los callejones en los que se trafica con mensajes para descifrar entre líneas. A veces me gusta leernos de día, descubrirnos en relatos costumbristas de historias cotidianas, tomando un café humeante, disfrutándote sin sobresaltos ni finales trágicos. Otras veces me gusta más leernos de noche, con la habitación a oscuras y sólo la luz de una lámpara detrás del sillón orejero. Entonces es cuando leo historias perversas,…

Sóplame

Soplar… Es acariciarte con el aire que sale de mi boca Suspirar… Es arrancarte del hueco de la ausencia Imaginar… Es tenerte a mi lado a pesar de la distancia Muéstrame de qué forma puedo soplarte  cuando estás lejos Suspirarte cuando estás cerca Imaginarte cuando duermo Suspírame si te dejo mañana Imagíname si te falto ahora Pero sóplame en este instante Sóplame hasta erizarme… Para que nunca tengas que imaginarme Para que nunca tengas que suspirarme

Pensando en pensar

Pensando en pensar me pierdo en mis pensamientos. Porque pienso, luego existo, pero si decido no existir y escapar por un instante, no soy capaz de usurpar el pensamiento ajeno y ante la imposibilidad de no pensar en nada, no encuentro el off en mi cabeza. A veces me debato entre pensar y sentir y ante la duda, siento lo que pienso porque pensar lo que siento no me funciona, mi corazón es un gran anarquista de convicciones profundas. Si pienso en…

Mordí el anzuelo

Tus ojos hablan y me cuentan lo que tu boca no me confiesa. Un lenguaje sin palabras para entenderte. Tu boca cerrada se muerde la lengua y yo mordí el anzuelo. A río revuelto el pez está perdido. Tu piel recorre caminos con pasos que  tus pies nunca dieron. Distancias invisibles. Laberintos de cipreses. Tu espalda me grita indiferencia como el muro de mis lamentaciones. Exiliada en una frontera imaginaria. Aquí frío y allí calor. Tus dedos sentencian cuando antes eran una…

Te reto 2012

También puedes escuchar este texto 3ENERO2012 TE RETO 2012 Te reto porque no me das miedo. Haré de ti el mejor año del mundo y haré del mundo una fábrica de optimismo si es preciso. Sacaré conejos de una chistera para reinventar las ilusiones que,  aunque ahora estén en peligro de extinción, sé que muy pronto se reproducirán por doquier, en todos los rincones del mundo. Te reto porque soy una corredora de fondo de las que siempre llegan a la meta.…

Mi querido profesor de matemáticas

Mi querido profesor de matemáticas: Las sinuosas curvas de los números escritos por ti en la pizarra, me tentaron un día, sin más remedio que sucumbir a la  ecuación de segundo grado  que la vida nos planteaba. No fue fácil aprender de ti, no porque fueras un mal maestro, sino porque lo que yo quería que me enseñaras normalmente solía ser una incógnita de imposible resolución o al menos eso decías tú. Desde el primer momento supe que el amor no es…

Llévate mi cuerpo

Llévate mi cuerpo Te invito a mezclarnos como dos colores distintos de plastilina Para nunca más poder separarnos Rescátame de los espacios en blanco que hay entre mis palabras Y llévame hasta el cielo disfrazada de fuegos artificiales Llévate mi cuerpo Si lo haces sabrás que sé escribir poemas sobre el agua Y que cuando nieva sobre una hoguera No hay nieve lo suficientemente helada Que no termine por derretirse Llévate mi cuerpo Secuéstrame y luego trata mi síndrome de Estocolmo Déjame…

No te lamentes

No te lamentes, duró lo que duran los placeres, ninguno es más que una cadena de suspiros donde algún eslabón termina por romperse. Esas cosas pasan. La vida no diseñó nada eterno para que aprendiéramos a valorarla y lo nuestro no iba a ser una excepción. Sin rencores. Bien es cierto que el comienzo tuvo su gracia, que fuimos como el encendido de una cerilla, un roce que hizo saltar chispas y tras ellas, esa efímera explosión de luz y calor. Unos…

Soy un Quijote

Este texto también podéis disfrutarlo en vídeo, gracias a la preciosa composición realizada por Francisco Javier Mur. Pinchad en este enlace: http://www.youtube.com/watch?v=mTgTU8W_odY&list=UU8YtJxqk0zvXBJoHmfzqvJw&index=1&feature=plcp Érase una vez que se era, un quijote sin lanza, que no atacaba molinos de viento, ni montaba a caballo, ni vestía armadura, pero un quijote al fin y al cabo. Un idealista, un loco soñador, un hombre mortal, capaz de creer en lo imposible, posiblemente un enfermo utópico y atípico, un quijote del siglo XXI. De día trabajaba en…

Equilibrio

Juego a hacer equilibrios, a correr despacio y vivir muy lento, a parar el tiempo, a no mirar a los lados del alambre de espinas por si me da vértigo. El infinito puede durar un instante si lo disfrutas y una eternidad si te lamentas pero mientras tanto, si se me rompe el tacón por el camino, lo tengo decidido, iré descalza. Los caracoles no pueden llegar pronto a la meta pero tampoco lo pretenden por eso, aprendí de ellos que, cuando…

Paréntesis

Camino despacio haciendo memoria, porque ahora mismo para mí tú eres sólo melancolía. Amarga melancolía que trago como quien traga la medicina para el dolor de pensamientos. Me duele pensarte todavía. Si quisiera olvidarte sin duda podría hacerlo, al menos eso cree mi autoestima,  pero prefiero que seas un paréntesis en el relato de mi vida, una nota aclaratoria a mi estupidez reiterada. Así podré castigarme acordándome de ti siempre que vuelva a sentirme culpable. La ciudad huele a castañas asadas porque…

Reinventarse

Me he reciclado, he hecho de mí misma alguien igual pero diferente, del mismo material pero mejor aprovechada, de la misma esencia pero transformada. No soy ni de papel, ni de plástico, ni tan siquiera soy tan sólo materia orgánica pero, me he reciclado. Me sometí a una auditoría y me pedí explicaciones. Unas me convencieron más que otras pero todas fueron necesarias para separar lo aprovechable de lo desechable. Separé lo que quería conservar y me deshice del resto. Y en…

El pasado

Llevo una mochila a cuestas que a veces me pesa demasiado. Dentro guardo mi pasado. Lo que fui y dejé atrás, lo que sentí y se esfumó, lo que dije y ya no pienso, lo que pensé y no llegué a decir nunca. Todo está a mis espaldas, a cada paso que doy noto su peso, porque el pasado es hueco pero me pesa, es ese fantasma que no existe pero aún así nos da miedo. Mi pasado transcurrió muchas veces en…

Insomnio

No sé dormir en el centro de la cama. Tengo una cama enorme para mí sola y siempre ocupo el lado derecho. En el  izquierdo ha quedado un hueco que cuando anochece se transforma en un agujero negro que todo lo engulle. Tengo miedo de que me trague a mí también con sólo rozarlo con la punta del dedo del pie. Tengo miedo de que una noche de estas, una noche de soledad,  me cuele por el agujero y pase a otra…

La mujer del vestido negro

La mujer del vestido negro siempre calza zapatos rojos. Cuando camina, sus pies llevan la voz cantante y siempre saben hacia dónde van, incluso cuando vienen. La mujer del vestido negro no está de luto, ni siquiera está triste. Tiene los ojos verdes para ver el mundo teñido de esperanza y cuando llora, lo hace para emular a la lluvia. La mujer del vestido negro no es ni gruesa ni esbelta, tan sólo es ella misma reflejada en los ojos de quien…

Antes de ti

    Antes de ti estaba yo Después de ti queda mi hueco Y en él retumban las palabras Y chocan con las paredes de mi interior Como un eco me devuelve mis suspiros Cuando antes me devolvía tus silencios Antes de ti estaba yo Después de ti queda un vacío Si miro al abismo siento vértigo Y resbalo como si caminara por el hielo Si miro al frente no hay horizonte Entonces, cómo sabré dónde comienza el cielo Antes de ti…

Tengo hambre

Cada seis minutos muere un niño de hambre en el mundo, la mayoría de ellos menores de cinco años. Fotografía  "La mano del hambre" de Mike Wells. 1980 Tengo hambre a pesar de comer todos los días, a pesar de vivir en el primer mundo y estar a la cabeza de la cola. Mis tripas aúllan como un lobo hambriento al caer la noche, en un diálogo con la luna  y al amanecer, me desayuno un mundo indigesto. Me compré una sociedad…

Vivir en círculo

Hace algún tiempo que vivo en círculo, sin mirarme el ombligo pero sin ventanas para ver el paisaje. Un círculo grande donde caben muchas cosas pero que siempre son las mismas. Cuando salgo a dar paseos, la meta está en el punto de partida y no sé si acabo de llegar o estoy saliendo. Es como si la vida fuera un solo camino de una sola curva, muy cerrada y pronunciada. Intento avanzar…

¡Pasen y vean!

¡Señoras y señores, niños y niñas, ancianos y mascotas, pasen y vean! ¡Bienvenidos al maravilloso mundo del circo! Por el módico precio de su vida, le mostraremos la insolente realidad del mundo. Un mundo de ilusiones donde la realidad quisiera ser ficción. Un mundo para ojos que quieran ver y orejas que quieran escuchar. Por favor, quítense la venda de los ojos antes de entrar, no necesitan gafas 3D para este espectáculo. Un mundo donde la gente ríe por no llorar y…

La respuesta está en el viento

La respuesta está en el viento, él guarda todos los secretos. Si le pregunto  por qué te marchaste, me responde que el firmamento necesitaba estrellas para su cielo. Me guardé muchos “tequieros” y millones de caricias que han quedado huérfanas de piel. ¿Qué hago con todo ello ahora?  le grito al viento, que me responde ahogando mis palabras de un soplido. Busco consuelo en el olor a ti que todavía vive en tu casa y sigue usando tu ropa. A ella me…

La nariz de mi memoria

Siempre cierro los ojos para atrapar en mi memoria los aromas de mi vida. Es como si al abrirlos, dejara abiertas las ventanas de mi disco duro y temiera que pudieran escaparse, fugaces, efímeros, casi desagradecidos,  como si las imágenes ensuciaran su esencia, como si pudieran marcharse para no volver. Porque mi niñez huele a guiso casero a la vuelta del colegio, a subir la escalera adivinando qué menú me esperaba, descifrando las pistas de aquellos guisos de entre los olores de…

Cuéntame un cuento

Es época de cuentos, de inventar finales felices, de superhéroes que vencen a los villanos, de fábulas que nos enseñen a vivir mientras nos ahogamos. Siéntate a mi lado y cuéntame un cuento. Tomaremos café en la casa de piedra  de los tres cerditos, esa que el lobo no derribó, pero que está pendiente de embargo. Llama a Caperucita de mi parte, seguro que viene que ahora está en paro. Acabó la carrera pero vive con su abuela, porque ni siquiera tiene…

Deshojando margaritas

Aunque ya no le quedan pétalos a la margarita, sigo sin saber si me quieres o no me quieres. Si te fuiste por ausencia o si no te quedaste por exceso de presencia. Vacía. Lo echo a suertes y lanzo una moneda al aire. Tal vez cara, tal vez cruz, todo reducido a una cuestión de probabilidades. Una respuesta desesperada para una pregunta sin respuesta. Irónica. Saber olvidar debería ser una asignatura obligatoria en la primaria, porque para aprender a olvidarte no…

Al otro lado del espejo

Al otro lado del espejo vive la que fui, la que recuerdo de un día pasado,  de una vida distinta, que no fue mejor. Me miro y no me encuentro y si de reojo me busco, un atisbo de aquella imagen se asoma al espejo para devolverme el recibo de lo que hipotequé, ahora ya embargado y sin posibilidad de retorno. No soy el reflejo de quien mira, ahora soy la…

Disección

Disección Por un lado las vísceras y por otro el corazón Autopsia de mi amor fallecido Asesinato de un sentimiento Con premeditación y mucha alevosía Con nocturnidad hasta que amaneció Mi veredicto Culpable de haberte querido Mi condena El hastío Juicio rápido sin testigos Sin recurso posible Sentencia firme Tu veredicto Culpable de no ser inocente Tu condena Mi ausencia en cadena perpetua Y obligado a pagar las costas De toda una vida juntos Disección Por un lado las vísceras y por…

Hasta evaporarme

Sólida como una roca A veces diamante A veces carbón Sobrevivo porque soy dura Pero susceptible de derretirme como la nieve Un chaleco antibalas para el amor Una mujer de hielo Líquida como el agua clara A veces dulce A veces salada Húmeda y escurridiza Mojada y fluida Lista para una cascada de sensaciones A punto de desembocar en un mar que lleva tu nombre Gaseosa como un suspiro A veces jadeo A veces lamento Muriendo por condensación de mis deseos Volátil,…

Adicta

Soy adicta a ti, adicta como el respirar. Es tan cierto lo que te digo, como que muero un poco a cada minuto que vivo y que, a pesar de estar muriendo, quiero seguir viviendo cada minuto contigo. Soy adicta al miedo a perderte, con tanta intensidad que hasta el miedo me teme. En un ir y venir por escapar o poseerte, pierdo el presente y me convierto en una imagen fija, sin movimiento, un fotograma de mi propia existencia. Soy adicta…

Humanos, esos seres extraterrestres

Humanos. Somos todos iguales, viajando en un mismo barco. Cicatrices, latigazos, tatuajes de desamor y borrones en hojas en blanco. A veces hasta reímos, cuando no estamos llorando. A veces hasta cantamos, cuando no desafinamos. Humanos. Somos lo que quisimos ser, sin pasar de lo que nos dejaron. Un farol en el póquer,  una bancarrota, una OPA hostil y hasta un préstamo hipotecario. A veces somos libres,  cuando no somos esclavos. A veces hasta felices, cuando no desgraciados. Humanos. Somos depredadores, caníbales…

Bares, qué lugares.

Bares preñados de soledades con aromas de multitudes. Ecuaciones de tercer grado, despejando la equis. Un cero a la izquierda. Con suerte, uno más uno esta noche serán dos. Bares de estudias o trabajas o de, tal vez, te indignas en la plaza mayor. Estribillos desgastados que desafinan al pronunciarse. Música sorda en clave de sol. Bares con luces de neón y zapatos de tacón. A la tenue luz de la soledad interior que te desnuda como un microscopio. Templos de sabiduría…

La lluvia

Es junio y llueve a mares, o a ríos, o a cascadas. Llueve con ganas de derramarse, incluso con rabia de pedrisco. La lluvia es avariciosa, colecciona millones de gotas de agua, todas iguales, todas diferentes. La lluvia joven va al colegio y dibuja arcoiris en el cielo y la vieja se convierte en chirimiri para no molestar. Los domingos va al cine para que canten bajo sus gotas y se recoge temprano para dormir en nubes de algodón. Cuando una gota…

Una nueva vida

El día que se escribió este texto (3 de junio) ya habían muerto 27 mujeres, asesinadas por sus parejas en el año 2011, las últimas 3 en tan sólo 48 horas. Cansada de ser como una roca muriendo lentamente por efecto de la erosión, me levanté aquel día queriendo ser arena para escapar de entre tus dedos. Volver a ser parida en algún aeropuerto de cualquier lugar del mundo, cualquiera menos tu casa. Dar esa primera bocanada de aire que te abrasa…

La luz

Si estar en penumbra es vivir en ausencia de la luz, yo estuve en penumbra una larga temporada. Un día, al despertar sin amanecer una mañana, decidí ir en busca de la luz que me rescatara de las tinieblas. Tanteé con la mano hasta dar con un interruptor y encendí una bombilla. En aquel instante un intenso pero efímero destello me dejó ciega. Su fino y frágil filamento estalló ante mis ojos y volví a una oscuridad impuesta, pero donde parecía sentirme…

Bienvenido a Utopía

Bienvenido a Utopía, una ciudad a orillas del mar donde las pateras llegan sin retorno. Utopía es una ciudad pequeña, situada en el corazón del mundo, donde no hay problemas de capacidad. Todos los que llegan son siempre bienvenidos y nadie necesita papeles, sólo una carta  en blanco, para rellenarla con sueños imposibles de cumplir en cualquier otro lugar. Utopía no aparece en los mapas porque es intangible, pero no por ello irreal. En Utopía siempre es primavera, huele a flores y…

Mi amigo el fracaso.

Caminando por la vida de la mano de mi fracaso me hice su amiga. Él fue el único amigo honesto conmigo, el único que se acordó de mí cuando caí, el único que no se desdijo de sus palabras, el único que anunció que siempre me esperaría, y así lo hizo. Su verdad honesta me enseñó más que cualquier éxito furtivo que pude probar de cuantos ambicioné. Fracasando me hice fuerte, comprendí a la decepción, y tuve siempre la oportunidad de empezar…

Cenándote

Me gusta cocinarte a fuego lento Dejarte al punto de sal Aliñarte con miradas de deseo Y saborearte como un manjar. Pero no quiero promesas de postre Ni cafés amargos de mañana te llamo Me conformo con tu cepillo de dientes en mi baño Al menos de vez en cuando. Me gusta prepararte sin guarnición Como  plato único del que pueda repetir Mojando pan en tu salsa picante Chocolate negro y caliente para sucumbir. Pero no quiero “tequieros” indigestos Ni pastas de…

Le dijo la sartén al cazo.

Le dijo la sartén al cazo, no me toques que me tiznas. Así es la vida, consejos doy que para mí no tengo. Ya no quiero tus consejos escritos en la arena porque siempre terminan muriendo ahogados, arrastrados por una ola. Recuerda que  cuando he sido un escarabajo patas arriba, tú sólo has sido la suela del zapato que me aplastaba. Y como ayer hice limpieza y pasé la aspiradora por el trastero de mi vida, me di cuenta de que el…

Igual o Diferente

            Soy un perro verde Una mesa de tres patas Un ángel con sexo Soledad en multitud El cebo del anzuelo Un anzuelo sin presa Soy igual a nadie Distinta a mi reflejo Mimetizada con mi sombra Iluminada de noche Oscura por mis miedos Una pista de aterrizaje Soy una lata sin abre fácil Un abrelatas sin conserva Un gato sin uñas Un picor que no se rasca Una rama de un árbol caído Leña mojada Soy…

No quiero ser una princesa.

No quiero ser una princesa por casarme con un príncipe. Prefiero ser la presidenta de la república independiente de mi casa. No quiero ser princesa de protocolo. Prefiero la anarquía de mi desorden y el orden de mi anarquía. No quiero ser una princesa que besa ranas. Prefiero la humedad de tus labios. No quiero ser una princesa de tiara del siglo pasado. Prefiero mi melena al viento como mi bandera. No quiero ser una princesa de boca de fresa. Prefiero la…

A ti.

A ti, por amarme con libertad como sólo un hombre sabio sabe hacerlo, sin ponerle puertas al campo, ni ventanas al cielo, sin código de barras, ni fecha de caducidad. A ti, que cuando creí morir no dejaste flores en mi tumba, sino que me hiciste el boca a boca y lograste resucitarme. A ti, que siempre has sabido dar un paso atrás para dejarme brillar y no pisar mi sombra. A ti, cuya fe en mí siempre ha sido tan intensa,…

Los gatos de la escritora

No es que fuera solitaria, simplemente le gustaba el silencio, por eso prefería los gatos a los perros, son más hacia dentro pero, no por ello menos sentidos. El bullicio, el estruendo de la calle, el griterío de los niños en el patio del colegio, todo eso lo escuchaba desde la ventana, como una observadora indiscreta que no pierde detalle de una realidad paralela. A veces tenía algo de complejo de metomentodo, su naturaleza observadora le hacía no perderse detalle, ni el…

A veces sí, a veces no.

En un intento por encontrarme, me busco en el hueco de mí misma y me doy cuenta de que a veces soy como un árbol, fuerte, rígido y con la corteza áspera, bien sujeto al suelo, pero susceptible de que me parta un rayo. Sin embargo,  otras veces soy más bien como un junco, capaz de doblarme sin romperme, por muy fuerte que sople el viento, esa soy yo. No es que sea dos en una, es que a veces soy hasta…

Una estrella en el exilio

Una noche de cielo claro y estrellado, me prometiste la luna. Me dijiste: - ¿Ves esa estrella, la más grande, la que más brilla? Esa eres tú. Y yo me convencí de  que era una estrella que sólo brillaba para ti. En aquellos días, me hiciste creer que podía ser la bonita estrella de una varita mágica, de esas con las que juegan las niñas a ser hadas, de esas que convierten en realidad cualquier deseo. Pero pronto me di cuenta de…

¡Superadas las 30.000 visitas!

Este blog está creciendo muy deprisa gracias a ti. Ya hemos superado las 30.000 visitas y quería compartir contigo esta estupenda noticia. Me siento muy satisfecha por el trabajo realizado pero, sobre todo, por la cálida acogida que me habéis dado. Este pequeño rincón dedicado a las letras es tu refugio cuando lo necesites. Yo prometo seguir trabajando en él para que lo encuentres acogedor cuando quieras visitarlo. Gracias, me leas desde donde me leas. Me encantaría conocerte un poco mejor. Hoy…

Algo está pasando

Estoy preocupada. Algo está pasando. Me he dado cuenta de que mi perro ya no duerme a los pies de mi cama y de que  mi  gato ya no me ignora como antes. Algo está pasando. Hace tiempo puse en un rincón de mi casa una trampa para ratones y de repente, me encontré con que yo misma era el queso. Y ni siquiera tú caíste en la trampa. Algo está pasando. Tengo más amigos que no conozco que enemigos conocidos, y…

LA FIESTA DE LOS COLORES

Hoy me he levantado de color blanco, la ausencia de los colores, para empaparme de los matices que me ofrece la luz del sol. Parece que la primavera se acerca, escucho sus tímidos pasos y adivino su perfume  que furtivo me acerca el viento. Huele a verde. He desayunado un café, color del chocolate, tostada con mermelada de roja fresa y zumo de naranja. Marrón, rojo, naranja, y el amarillo del sol que asoma por mi ventana. El verde de mis ojos,…

Carnaval

Imagen obtenida de la web www.nosesimeexplico.com Buscando un disfraz para carnaval escogí el de princesa. Quería estar guapa para mi príncipe y siempre dispuesta, con la sonrisa incrustada  en mi rostro. Pero resultó que mi disfraz era de  princesa trasnochada y sometida a un príncipe autoritario, que más que un príncipe era  un déspota dictador.  Tenía corona, pero de plástico y los brillos de mentira no deslumbraban a nadie, tan sólo a mí misma que con la máscara, no veía la realidad.…

Por la libertad

  Por la libertad, que mata cuando está ausente Que hiere cuando se busca Que sufre cuando se hiere Por la libertad, que come de la esperanza Que respira de la justicia Que sangra por la garganta Por la libertad, herencia de mis abuelos Que vale su peso en oro Que cuido como un tesoro Por la libertad, que no quiere ser castrada Que canta por tu guitarra Que tiene bandera blanca Por la libertad, que habla con las palabras Que ahoga…

No sé lo que soy.

Si alguien me pregunta qué es lo que soy, no sé muy bien qué contestarle. Tal vez sea una tejedora de palabras que lo mismo te teje una bufanda para que te abrigues el alma, que unos patucos, para que no se te enfríen las ideas. Si me llaman poetisa, me siento como vestida con ropa que me queda grande. Tres tallas más de la que uso, tendría que hacerle demasiados arreglos para verme guapa y, tal vez, merezca la pena vestirse…

Mi estación

Vivimos en un ático sin ascensor: Cuando tú subes las escaleras, las bajo yo. El piso es demasiado pequeño: Un poco apretado para los dos. Trabajamos juntos: Tú en el turno de día y yo, cuando se esconde el sol. Dormimos cuando podemos: Tú roncas y yo, me voy al salón. Compartimos alguna comida: A ti te encanta el filete y a mí el salmón. Nos gusta la música a los dos: Adoras a Perales y a mí me gusta el rock.…

La llamada de la vecina

Una mañana, la Muerte decidió llamar por teléfono a la Vida. La Muerte y la Vida siempre habían sido vecinas, la una junto a la otra, pero nunca habían tenido una buena relación. Cuando se encontraban en el ascensor evitaban cruzarse las miradas y ni siquiera hablaban del tiempo.  La Muerte sentía celos de la Vida porque a ella, todos los vecinos del barrio la tenían en muy alta estima, mientras que a la Muerte, unos la  evitaban y la mayoría la…

Amarga carta a los Reyes Magos

A golpe de tarjeta en grandes almacenes, salpicados por el lujo de una buena mesa, destellos dorados, luces de colores y buenas intenciones, que casi nunca pasan a realidades, así ha transcurrido la dulce navidad de muchos. Una hipocresía amparada por una sociedad que alimenta las mentiras de la mayoría y ahoga los anhelos de unos pocos desamparados. Un año más, y ya van 2010, se repite la misma historia, y es que  por algo se dice que los humanos somos animalitos…

Me llaman loca

Me llaman loca porque muerdo la rabia  y la hago jirones, exhibiendo mis miserias, cuando ellos se las guardan. Porque paseo descalza en invierno para sentir el frío de la escarcha por las mañanas. Porque espero sin esperar nada a cambio y, en cambio, desespero de desesperanza. Me llaman loca por no llamarme libre, auténtica, transparente, salvaje o clara. Porque no me maquillo por las mañanas y por la noche no duermo, porque sueño despierta. Me llaman la loca de la lengua…

Por un Espíritu Navideño que dure todo el año

Por las fechas navideñas procuro pasar de puntillas. A mí me huelen un poco a hipocresía, aunque de buen corazón. Me encantaría que el espíritu navideño, ese que nace en unos grandes almacenes en el mes de noviembre y muere con la tarjeta de crédito, durara todo el año. Porque el amor, la felicidad, los buenos sentimientos, deberían vivir siempre entre nosotros. Porque potenciarlos debería  ser lo natural y no lo extraordinario. Por los que faltan, que dejan una silla vacía en…

No soy lo que parezco

Todavía es otoño pero parece invierno. Copos de nieve intimidando  al sol. Un pulso que gana el frío. Un partido sin árbitro. Una rendición climática. Simplemente es dependencia pero parece amor. Me quieres porque me necesitas pero no necesitas quererme. Una dosis. Una posesión. Un chute emocional. Es rutina pero parece sexo. Comer sin hambre. Beber sin sentir sed. Un bocado sin sabor. Un trago amargo. Es difícil pero parece fácil. Un día y otro y otro más. Muchos años. Un tiempo…

¡Hemos llegado a las 20.000 visitas!

Queridos lectores de este blog, hemos cumplido las veinte mil visitas, las últimas diez mil se han sumado en tan sólo  cinco meses. Increíble ¿verdad? Quién me iba a decir que este proyecto, que nació con timidez, pero con mucha ilusión y trabajo, me traería tantas y tantas alegrías. Es el momento de dar las gracias, veinte mil gracias, una por cada visita, por cada comentario, por cada lectura, por cada texto compartido en las redes sociales, por cada “me gusta”, por…

Si mis sábanas hablaran

Si mis sábanas hablaran, te contarían la historia de unos jadeos entrecortados ahogados en la almohada. Dirían que tienen calor, a pesar del invierno, y hambre, a pesar de haberse alimentado con bocados de mi carne, porque ellas nunca se sacian. Si mis sábanas hablaran, contarían que están exhaustas pero satisfechas, con un aroma lujurioso perfumando la estancia. Dirían que tienen sueños húmedos en tu ausencia y que despiertan arrugadas de placer. Si mis sábanas hablaran lo harían en el idioma universal,…

Una caja de bombones

Te he traído una caja de bombones para ti, pequeñas frases de mi cosecha privada con diversos sabores para tu paladar. Es un regalo, un bombón para cada ocasión. Hay bombones dulces y también amargos, como el sabor del desamor. Hay bombones rellenos y hasta los hay huecos, en los que resuena el sonido de tu ausencia,  pero todos vienen envueltos con todo mi amor. Espero que te gusten estos bombones. ¿Te apetece uno? Declaración de amor: Si vuelvo a nacer me…

Un día…

Un día alguien me dijo: “Si la vida te da limones, haz limonada”. Y ahora, aquí me tienes, exprime que te exprime, haciendo litros y litros de sabrosa limonada. Las primeras me salieron algo ácidas, por la falta de costumbre y porque se me olvidó echarle azúcar, pero ahora, siempre les pongo dos terrones  para que al tomarla no tenga que poner caras raras. Un día, me salí de la autopista, tan cómoda y tan recta hasta el final,  y fui a…

Los hermanos mellizos

Mi madre me dijo cuando era niña que el Sr. Imposible había muerto joven, de un ataque de pesimismo, que murió sin luchar y rendido al primer contratiempo. En su vida fue un hombre muy negativo, que siempre elegía las botellas de agua en el supermercado del estante de las medio vacías y, claro, se quedaba siempre con sed. Permanentemente se sentía estafado por la vida, por eso interpuso numerosas reclamaciones dirigidas unas veces al destino, otras a Dios, otras a la…

Así miro la vida

Me subo a unos tacones para contemplar la vida al menos ocho centímetros por encima de la realidad, así le pongo perspectiva y los problemas se ven más pequeñitos y puedo pisarlos o aplastarlos como a una colilla. Me pinto los ojos para que la vida se me antoje menos gris, de colores brillantes como el azul cielo o el verde mar para dibujar con mi mirada un futuro mejor. Y cuando miro algo que me gusta, me pinto una raya para…

El ojal

Ojal soy para ti que eres botón. Cremallera prefieres tú que seamos los dos. A veces te abrocho y otras no, dejando un espacio entre tú y yo. Tú me quieres para siempre y yo te quiero para  hoy. Mañana, tal vez te abroche o tal vez no. Si cremallera fuéramos, mi amor, y algún día se rompiera, no olvides que una cremallera rota no tiene arreglo aunque tú  quisieras. Pero si se descose el botón, yo te prometo amor mío que…

El reino de los mediocres

En el reino de los mediocres el rico es el rey. A rey muerto, rey puesto. La ley de la sucesión a golpe de talonario. Soy lo que tengo y tengo para poder ser. Y lo que no tengo lo compro. Y si no lo venden, lo invento. No ansío porque poseo. Y poseo todo lo que anhelo. Un barco, mil casas, Un avión y mil lacayos. Por eso, si existe es mío. Persona, animal o cosa. Por dinero baila el perro.…

Como un río

Me gusta pensar que las historias de amor son como los ríos. Hay historias fugaces que duran lo que dura un deshielo. Otras son estables y duraderas, como un río de abundante caudal donde, incluso,  se puede navegar. Las hay intermitentes, ríos cuyas aguas desaparecen para luego volver a aparecer años más tarde, amores que van y vienen llevados por la corriente. La historia de Paco y Vero es la de un río cuyas aguas nacieron entre montañas de difícil acceso. Las…

Como yo, ninguno

Me he mudado hace unos días a la casa del desprecio, bebo mucho y como poco y me pesa ser tan necio. Mil mensajes a tu móvil mil ausencias en el mío un cigarro y suman treinta y la mirada en el vacío. No echo de menos tu risa más bien echo en falta algo mío mi tú, mi yo, mi nosotros mi ven a la cama amor mío. Te llevaste mis maletas y me dejaste tus silencios te fuiste buscando fuera…

La historia de Doña Prudencia y sus hijos

Doña Prudencia era muy madrugadora, siempre era la primera en levantarse en aquella ciudad llamada Caos. Preparaba café y lo disponía todo para que el día resultara perfecto. “A quien madruga Dios le ayuda”, pensaba ella, pero la ayuda de Dios, aunque bien recibida, no siempre evitaba las trastadas de sus hijos, Presumida, la niña mayor, y Engreído, el más pequeño. Doña Prudencia era viuda. Su fugaz matrimonio con Don Sentido Común duró tan sólo cinco años. El Sr. Sentido Común murió…

Ya somos más de 10.000

Ingredientes : Cuatrocientos treinta días y mucha ilusión. Este blog, que nació tímidamente, ya ha recibido el cariño y la visita de más de 10.000 personas. A todas y cada una de vosotras que tal vez por casualidad o porque os lo recomendaron, ya sois habituales de pazcastello.com, muchas gracias por formar parte de esta ya, gran familia....¡¡¡Gracias!!! Diez mil visitantes repartidos por México, España, Argentina y por tantos rincones del mundo que sería imposible no olvidarme de ninguno. Cuéntame desde dónde…

Y de repente…

Y de repente me quedé afónica de tanto repetirte lo que soy, lo que me gusta y lo que te quiero. Y yo gritaba, a veces susurraba o, simplemente, repetía la letanía de quien mendiga amor. Pero debe ser que estabas sordo o, tal vez, que mis palabras eran demasiado necias para tus oídos, porque sólo el eco me dio respuesta y así, de repente, me encontré hablando conmigo misma. Y de repente pasé de ser ciega a ser miope. Comencé a…

1.970…

Cuando yo nací, las fotos eran en blanco y negro. Esta circunstancia, en lugar de ser un inconveniente, como nos puede parecer hoy en día, en la era de los píxeles, era toda una ventaja, un infinito mundo de matices grises con espacio para la imaginación. Un gris perla en la mirada, bien podría ser el equivalente a un verde mar o, tal vez, un azul cielo. Las imágenes eran el reflejo de una realidad momentánea, de un instante atrapado y rescatado…

El mejor lugar del mundo

¿Sabes? Anoche derramé unas gotas de tu perfume sobre mi almohada. Así, al cerrar los ojos y respirar profundamente, pude viajar hasta tu piel, el mejor lugar del mundo. Un lugar cálido y acogedor con vistas a tus ojos. Un lugar confortable como el útero materno. Hice un viaje gratis pero de cinco estrellas. De ida y vuelta, aunque yo sólo pensaba en quedarme. Me dejaste instalarme y no me importó el equipaje, tu piel me alimentaba y tu calor era mi…

El brindis de la venganza

He guardado mi venganza en la nevera para que se vaya enfriando. Algún día te invitaré a cenar conmigo. Por los viejos tiempos. Cocinaré un plato que se sirve frío y, que de dulce, es traicionero. Lo aliñaré con mi mejor sonrisa y una pizca de desprecio para que pase inadvertido. Brindaremos por lo bueno, por lo que pudo ser y no fue, por los recuerdos que merecen ser recordados. Mirarás al futuro esperanzado,  con la felicidad de los ignorantes y la…

Lo llaman casualidad

La casualidad es el lenguaje del destino. Un idioma propio para quien quiera escuchar. A palabras necias, oídos sordos y no hay más ciego que el que no quiere ver. Mantén alerta la mirada en las sombras de lo que miras. Escucha el susurro de las palabras que mece la intención de quien las pronuncia. Si te pasa por casualidad, dile al destino que le entendiste y súbete al tren por el puro placer del viaje. Lo llaman casualidad cuando son los…

A ningún lugar contigo

Quiero ir a ningún lugar contigo Tejer telarañas de caricias Quedar atrapada allí por siempre Burlar las normas y crear las mías Quiero desayunar tostadas con deseo Dormir la siesta en tu regazo Inventar un idioma con miradas Despistar al tiempo todo el rato Quiero apostar todo a una carta Borrar lo correcto en mi cabeza Iluminar la noche, apagar el día Y que mi amor no conozca a la pereza Quiero y no puedo, pero lo intento Soy muy niña todavía…

El jarrón roto

No hay pegamento que pueda arreglar el jarrón que se me rompió. Junté todas las piezas, una a una, por pequeña e insignificante que me pareciera, porque pensé que todas eran importantes y que, incluso las más pequeñas,  servían de apoyo para otras quizá más grandes pero, no por ello, más importantes. Le dediqué tiempo, paciencia y cariño, porque las cosas hechas con cariño siempre salen mejor, es el ingrediente secreto. Pero, a pesar de mi dedicación, el jarrón nunca será el…

Monstruos

Los adultos siempre nos dicen que los monstruos no existen pero eso no es verdad. Muchos creen que son producto de nuestra imaginación porque, como ellos no son capaces de imaginar más allá de los planes del próximo fin de semana, no saben que una cosa es imaginar y otra muy distinta es creernos lo que inventamos. ¡Ni que fuéramos tontos! Yo tengo once años y me gusta imaginar que de repente me vuelvo tan ligera, tan ligera, que comienzo a flotar.…

Te perdí en una mudanza.

Lo guardé todo en cajas de cartón con un nombre en la solapa. Envolví los recuerdos en papel de periódico para que no se rompieran y con mucho cuidado los clasifiqué para no hacerme un lío cuando los desembalara. Los de la infancia ocupaban poco, así que para ellos utilicé una caja pequeña. Los recuerdos felices mejor ponerlos en una caja aparte, no vaya a ser que se pierdan y los tristes, mejor aprovecho para hacer limpieza, pensé,  y los tiré al…

El Deseo

  El deseo vive en el lado derecho de mi cama. Arropadito entre las mantas para darme calor. Si le doy la espalda me jadea en la nuca, esperando  y muriendo de ganas por tenerme. El deseo es ardiente pero no quema, es impaciente pero no insiste, es celoso pero me entiende. El deseo no descansa ni duerme, sólo retoza para sentirse vivo. El deseo es juguetón y caprichoso, lo mismo me coge la mano y me invita a recorrerlo que me…

La Felicidad

ESCUCHA LA FANTÁSTICA VERSIÓN EN AUDIO QUE DE ESTE TEXTO HA HECHO PACO CREMADEShttps://soundcloud.com/pacocremades/la-felicidad-poes-a-de-paz                   La felicidad no existe en sí misma, es etérea.No se atrapa y no se queda, siempre se evapora. La felicidad consiste en su búsqueda. Ella no es más que su camino y nunca el destino. Nunca es absoluta ni universal. Nunca permanece, siempre se transforma. A veces es un deseo y otras un recuerdo. Pocas veces es una realidad. La felicidad es un viaje con paradas en la decepción.…

Tú y Yo

Tú y yo contigo.Tú y yo a solas.Tú y yo revueltos.Tú y yo en silencio.Tú y yo y tus besos.Tú y yo y los míos.Tú y yo de fuego.Tú y yo durmiendo.Tú y yo de día.Tú y yo de noche.Tú y yo abrazados.Tú y yo sufriendo.Tú y yo contentos.Tú y yo riendo.Tú y yo en la vida.Tú y yo muriendo. 

Fui silencio

    En otra vida fui silencio. Vivía en boca cerrada. que no entran moscas y, a veces, de pura rabia, gritaba sin ser oído. Muchas veces cuando estaba en compañía me decían que resultaba incómodo pero eso sólo me ocurría cuando estaba con alguien que no gozaba de mi confianza. Mis amigos siempre se sintieron cómodos conmigo porque sabían muy bien que eran mis miradas las que les hablaban sin palabras.En una ocasión viajé al mundo de las promesas incumplidas y allí…

CAMINEMOS

 Yo te cojo de la mano y hacemos el camino juntossin olvidar el pasadoy construyendo el futuro.Yo te daré la respuestaa tu pregunta incompletaNo hay razones que no entiendani prejuicios que no sienta.Yo seré tu veranocuando el frío te atenacemi cálida voz y mis manoscompañeros de viaje.Yo cogeré unas florespara adornar tu peinadotrenzaré tu cabelloy soñaré en tus brazos.Yo seré tu maletatu equipaje perfecto,tu bastón, tus buenos díastu bienvenido y tu hasta luego.Yo venderé tus penaspara comprar nuevos sueños.El camino será largoy nosotros…

Recuérdame

Recuérdame con la ilusión de un niño con zapatos nuevos, con el sabor del primer beso, con el aroma del café. Recuérdame con la luz tenue de un atardecer y cuando quieras olvidarme, recuérdame. Recuérdame sólo un segundo y añórame una vida entera. Recuérdame durmiendo en los sueños compartidos y recuérdame despierta en los sueños que rompiste. Recuerda nuestros desayunos calientes y nuestras cenas frías. Recuerda mis encargos de cariño a domicilio. Cuando quieras…

Dímelo a mí.

Si te duele y no puedes contarlo, por favor, sólo dímelo a mí. Déjame que tus palabras me las guarde y así, al vomitar tu rabia, puedas dejar un hueco en tu alma para los sueños, de esos que se cumplen. Dímelo suave o a dímelo a gritos, pero dímelo. Muérdete las ganas, cómete el miedo, bébete los vientos y da pasos largos sin mirar atrás. Invéntate una vida y dímelo a mí, para que guarde la contraseña de tus anhelos no…

Todo vale

Todo vale poco gano todo vendo mucho pierdo. No me gusta no comprendo juego sucio dinero negro. No me miras sólo pagas tú me compras sólo un cuerpo. No te importo sólo sexo un completo veinte euros. Una noche cielo oscuro y si te he visto no me acuerdo. Buenas noches hasta otra y a su esposa mis recuerdos

Septiembre

Septiembre vuelve cada año con vocación de promesa. Quien decidió colocarlo el noveno mes en la lista no pensó  que septiembre coquetea con los inicios de lo que no conoce nunca el final. Con septiembre mueren los amores del verano pero nacen las promesas del futuro. Es el mes de  ponernos las metas para los próximos meses a sabiendas de que no se cumplirán, como quien necesita que le digan “te quiero” aunque no sea cierto. Es el mes de intentar dejar…

Cerrado por vacaciones

  Como todo en la vida va y viene, este blog también se marcha, pero para volver. Me gustaría haberte dejado un buen sabor de boca durante este tiempo, un sabor a "te esperaré hasta que vuelvas". Mientras tanto, recuerda que "la vida son las vacaciones de la muerte, aprovéchalas".

La novia del sol*

Cada noche el sol se esconde y sale la luna, con su corte de estrellas. Yo no lo veo,  pero lo siento.   Se refugia dentro de mí, escondiéndose de la luna que, como hembra celosa, lo busca entre las nubes. Está conmigo, furtivo, a solas, sólo conmigo, alimentado por cada palpitar de mi corazón y arropado por cada uno de mis suspiros. Me posee, me inspira y me acompaña. Yo le susurro lo mucho que le necesito. Me quema. Al amanecer, cuando…

Cosas que hacer antes de morir.

  Cuando la muerte me visite, que no me pille por sorpresa. Que cuando me lleve no me quede nada por hacer. Ningún te quiero por decir, ningún perdón por ofrecer, ningún agradecimiento en el bolsillo, ningún abrazo en el cajón. Cuando ese momento llegue quisiera haber desayunado cada mañana la belleza de un amanecer. Quisiera haber bebido,  hasta emborracharme, el jugo de los placeres de la vida. El placer de las miradas que te curan cuando te duele. El placer de …

Hoy estoy contenta

Hoy estoy contenta. Hoy David ha ganado a Goliat. Hoy es uno de esos días en los que si cae la tostada no aterriza del lado de la mantequilla, de esos en los que pensar en los amigos te reconforta tanto que hasta te engorda. Hoy el atardecer esconde un secreto que sólo comparte conmigo para que lo pueda gritar a los cuatro vientos. Hoy pienso sólo en los buenos de la película, porque los malos se han caído del caballo. Esta…

El bufón de la suerte

Tengo las manos llagadas de tanto que he dado a la vida. A cambio, un puñado de sal para hacer arder mis heridas   He puesto la otra mejilla y el beneficio a la duda A cambio, el desprecio divino Yo madrugo y  quién me ayuda.   He cumplido mis promesas y ayudado al desvalido A cambio me dieron de lado y aquí estoy, sólo y dolido.     Yo he sido el bufón de la suerte y amigo del injusto destino Vine desnudo a la vida…

A pesar de todo

Desafino casi a diario cuando le canto a la vida pero, si le canto al fracaso entono grandes melodías   Garabateo en un papel mis sentimientos mis miedos y mis deseos luego  intento borrarlos pero no puedo   Ángel o demonio no sé qué soy para ti O estoy de espaldas al espejo O castigada a vivir sin ti   Si me visto de blanco me manchas de mentiras y me lavo las ganas de llamarte unas mil veces al día  …

Un hombre cobarde

Hace un tiempo conocí a un hombre cobarde. Era tan cobarde que la verdad le causaba pavor y el compromiso le provocaba pesadillas  Vivía en un mundo tremendamente injusto y él sabía que en ese mundo, tener la razón, era muy peligroso. Por eso, cuando se cometía una injusticia con alguien de su alrededor, siempre miraba hacia otro lado. En esos momentos le hubiera gustado ser ciego y sordo pero, como no lo era,  se conformaba con convertirse temporalmente en mudo e…

El lenguaje de las ventanas

Siempre he pensado que las ventanas son como los ojos de una casa. Ellas se encargan de comunicar el interior con el exterior, de la misma forma que nuestros ojos, nuestras miradas, libres de los filtros de la hipocresía, con frecuencia, dejan escapar mucho de nuestro yo más interno. Todos sabemos que los ojos son el espejo del alma pero yo más bien diría que nuestros ojos son las ventanas de nuestro espíritu. Por eso, cuando paseo por la calle me gusta…

Más allá de una lápida

Dos veces por semana. Hacía ya algún tiempo que aquel hábito pasó a ser una rutina. Los lunes y los jueves eran los días del ritual. El lunes es un buen día para empezar a hacer algo, por aquello de que empieza la semana, y el jueves, como ya casi se acaba, es como si, de alguna manera, pudiéramos adelantar el fin de semana. Todos los lunes y los jueves de los últimos diez años acudía al cementerio de un pequeño pueblo…

El día de la madre

Sin entrar en valoraciones sobre la conveniencia o no de la celebración de un día para cada cosa y cada cosa en su día,  he de confesar que me agrada que, como cada año, la mañana del primer domingo de mayo me despierten los besos y achuchones de mis hijos, ansiosos por felicitar a su mamá. Por eso, hoy como madre que soy, vocacional, convencida, pero imperfecta, como todas, quisiera que  mi particular día de la madre se transformara en el día de…

Tan sólo una semana

El lunes te conocí. Te pagué el café y reí tus gracias. Una grata compañía para tus palabras que lloran, sudan y respiran una rabia inacabada. El martes calenté tu cama, arrugué tus sábanas, compartimos ducha y hasta una tostada. El miércoles fue de silencio. Ni un café ni una tostada, ni siquiera una llamada. El jueves sí hubo palabras. Y mensajes. Y otra vez a las andadas. Pero de tan poco que dijiste pensé que del jueves no pasaba. Pero llegó…

El baño de Pablito

No sé tú, pero yo, últimamente tengo la sensación de que me estoy haciendo mayor para entender la nueva generación de anuncios de televisión. Será la crisis de los 40 un poco anticipada pero, a veces se me queda cara de tonta delante de la tele y si se pudiera visualizar mi pensamiento tendría forma de una enorme interrogación. O soy muy tonta y no lo pillo o soy muy lista y la cosa no da para más. En fin, creo que…

Mi patera verde

He pintado mi patera del color de la esperanza, de un verde intenso, como mis anhelos. Es un regalo de la vida por mi cumpleaños. Ella es mi juguete. Con ella jugaré a imaginar cómo es una infancia feliz. Mientras la pinto, la miro y  la remiro con orgullo. ¡Qué bonita me está quedando! Podría haberla pintado azul, pero ese es el color del mar y es tan inmenso que me da miedo y mi…

Verdad Verdadera

Nada es más difícil de definir que el significado de la palabra Verdad. Si acudimos a la Real Academia Española de la Lengua descubrimos un significado, cuanto menos interesante, de esta palabra. Verdad es, según la RAE, la conformidad de las cosas con el concepto que de ellas forma la mente. Vamos, que las cosas son lo que son y nada más que eso. Dicho así todo parece muy sencillo ¿no cree? Pero, su concepto, su valor, su conveniencia e incluso su…

Lo que alguna mujer necesita para ser feliz.

  -          No sentirse como un código de barras cada vez que estás ligando. -          No comer pensando en la operación bikini. -      Un espejo que te quiera. -          Hacer un pacto de por vida con las hormonas. -      Una colección de orgasmos. -      Una colección de sueños. -          Soñar con el hombre perfecto y no despertarse. -          Despertarse de la pesadilla de dormir al lado del que te ha tocado en suerte. -          Tener poder. -          Tener poder y que los…

Adiós

Hace tiempo que no estás pero fue ayer cuando te dije adiós. Es curioso cómo la ausencia deja una presencia durante un tiempo que simula que sigues ahí, pero sin estarlo. Y cuando te acostumbras a este fantasma, de repente, sin avisarlo, se evapora con el café de la mañana. Te olvidaste el cepillo de dientes, una camiseta, y un reloj. Ahora ¿cómo me echarás de menos si no sabes cuánto tiempo estás pasando sin mí? También te olvidaste tu olor en…

Gatos y perros

Siempre se ha dicho que las mascotas terminan pareciéndose sospechosamente a sus dueños. De alguna manera se mimetizan con el carácter de sus amos, para bien o para mal, y adoptan aptitudes más propias de un humano que de otras especies. Debe ser cosa de las energías, esas que pululan en el ambiente y que ejercen su influencia casi sin darnos cuenta. Para empezar resultaría muy significativo y revelador analizar el tipo de mascota que cada uno de nosotros elige. Yo, por…

Contra la crisis: Risas y Sexo

Quien dijo recesión, dijo dificultad, apuro, brete, trance, depresión o vicisitud, total para decir crisis. Ella es la reina del mambo, la protagonista de todas las portadas y el tema preferido de una conversación que se precie. Es apta para todos los públicos, lo mismo la nombran los jubilados, que los chavales imberbes y recientemente se ha descubierto que hasta tiene la culpa de la muerte de Manolete. La crisis es como tener una amante cara pero al revés.  Para empezar ha…

Con sabor a fresa.

  La primavera tiene sabor a fresa, a fresón de los gordos, de esos que te comes primero por los ojos y después saboreas a placer. Tiene el color de la alegría que siempre es brillante, luminosa y de un verde azulado cuando no es amarilla. La primavera casi siempre sonríe pero, cuando se enoja y llora, lo hace con lágrimas de rocío o con el llanto de la lluvia que no es triste, sino…

El lado masculino

  Si volviera a nacer me encantaría hacerlo de nuevo como mujer, porque adoro a los hombres. A unos más que a otros, claro está, incluso hay alguno al que detesto, pero así, en abstracto, adoro al género masculino. Ellos son, sencillamente, entrañables seres imperfectos, y que con esto no se me vaya a enfadar ninguno porque es un cumplido. Puede que no sea muy prudente decirlo así, públicamente, porque ahora lo que se lleva es ser una mujer enfrentada al hombre,…

Y me partes el alma.

  Me dices que me quieres y me partes la cara. Lloro en silencio y me trago las lágrimas. Nunca quise ser una más de la lista. Una lista sin fin. Lloro y no te enteras porque jamás me has escuchado. Mi final será contado en  tan sólo unos segundos en la televisión. Y mañana no pasa nada. Y seré un número más. Sé que debo marcharme y lo debía haber hecho ya. Hoy  es ayer y el mañana es mi regalo.…

Yo de mayor quiero ser…

Yo de mayor quiero ser libre para decir lo que pienso sin pensar a quién digo. Quiero ser libre para reírme de mí misma cada vez que me sorprenda haciendo lo que no pienso o diciendo lo que no siento. Yo de mayor quiero ser vieja con una mochila llena de experiencias y un pasaporte de arrugas que digan que por mí pasó la vida. Quiero conservar mi mirada inquieta y…

Día del Padre

Hoy es el día del padre. De los padres buenos y de los padres malos. De los que quisieron serlo y de los que nunca debieran haberlo sido. De los que cuidan a sus hijos y de los que sus hijos se cuidan de ellos. Es el día de los padres amorosos y protectores pero también de los maltratadores y abusadores. Es el día de quien te dio la vida y, en muchos casos, también de quien te la quitó, por momentos…

¡Socorro, mi jefe es un mediocre!

  Que el mundo está lleno de mediocres es un hecho, una evidencia. Basta con echar un vistazo a nuestro alrededor, sin esforzarnos demasiado, para identificar así, a voz de pronto, a unos cuantos en nuestra vida cotidiana. Mediocres hay en todas partes, en el supermercado, en la farmacia, en el gimnasio, en la asociación de padres de alumnos y en la entidad bancaria con la que operamos con asiduidad. Son hombre y mujeres con nombres y apellidos. Muchos, la mayoría, tienen…

Palabras…

Si alguien te da su palabra, dile que las palabras se las lleva el viento. Si el viento sopla con fuerza es muy posible que desordene su contenido y como consecuencia, te dieron algo sin sentido y si tú no lo entiendes, no sirve de nada, porque nada es lo que recibiste. Si alguien te da su palabra, dile que estamos en época de recortes. Que ahora los besos son sólo “BS” y los “te quiero mucho” se quedan en “TQM”. Que todo…

Estamos creando…

Si acabas de entrar, bienvenido. Ya formas parte de un proyecto realizado con ilusión. Mis primeras palabras para Mario, por supuesto de agradecimiento, por poner a mi disposición su genialidad para las cuestiones informáticas. Lo mío son más las palabras así que, sin tu ayuda, ésto no existiría...gracias. Todos los escritos son originales y están sujetos a derechos de autor. Si te gusta leer espero que te encuentres a gusto entre estas creaciones además, me encantará que opines sobre ellos. Estás en tu…