La patada en el culo

 

Richard-Avedon

Fotografía: Richard Avedon

 

Un día me despertaron de golpe y me di un susto de muerte. Del sobresalto caí de la cama y fui a dar con todos mis proyectos, sueños e ilusiones, contra el frío y duro suelo. De una patada en el culo la vida me despertó y como si hubiera hecho algo malo, me expulsó de la zona de confort, donde tan a gusto había vivido hasta entonces.

 

Desorientada y aturdida, no encontré un GPS que me sirviera para guiarme, ni siquiera un triste mapa de los de antes, aunque tuviera que aprender a interpretarlo, aunque me equivocara de autopista y saliera en una carretera secundaria, aunque no supiera volver a plegarlo. No sabía a dónde ir, hacía qué lugar dirigirme, ni conocía el camino, ni tenía un destino al que llegar. Nadie me esperaba en ningún sitio y nadie me había dicho nunca antes, que yo podía viajar de polizón algún día.

 

Entonces, aprendí a improvisar, porque a improvisar se aprende aunque parezca contradictorio. Del viento aprendí a soplar cada vez en una dirección, sin que eso significara estar desorientado. Del pájaro aprendí a que para salir del huevo y poder volar, primero es imprescindible romper el cascarón, por muy a gusto y calentito que se esté dentro. Y del pez aprendí que comer su sabrosa carne implica saber no tragarte las espinas.

 

Por supuesto que me sentí perdida muchas veces, en los peores momentos deseé tener un cascarón que me protegiera y tragué muchas espinas que me arañaron por dentro,  pero cuando la vida me dio una patada en el culo un día, yo le di una coz como respuesta.

 

Ahora, sé que para volver a llenar un vaso, primero es necesario vaciarlo porque si no se desborda, y en el fondo estaba harta de sentirme desbordada y de estar preocupada por lo que iba derramando por el camino.

 

Sigo avanzando cada día. No consulto mapas ni he vuelto a tener GPS. Me vale con los compañeros de viaje que me acompañan, haciendo del trayecto la vida y de la vida un trayecto nuevo cada día. Y cuando siento miedo, me guardo un rato dentro de mí misma, me escucho y me quiero, y me hablo como lo haría al mejor de mis amigos,  hasta que el miedo se disipa, porque  es un cobarde que se aburre de los fuertes, siempre pasa y nunca se queda. Eso también lo aprendí el día que la vida me dio una patada en el culo.

20 respuestas a “La patada en el culo”

  1. Liliana dice:

    OOOOHHHH!!! Motivador <3

  2. Marian Sánchez Fernandez dice:

    Cierto,porque a improvisar también se aprende…Y O se hace o cuando se nos acaba el “guión” tendremos que hacer un mutis permanente. A la larga descubrimos que Improvisar es como Crear, un gran Deporte y emocionalmente muy sano. Un abrazo Paz. ????

  3. Araceli dice:

    Justo lo que necesitaba leer en este momento.Sabes?Voy a aplicar algunas ideas en mi vida..Un beso Paz

  4. Inma dice:

    Que conocido me suena todo lo que cuentas. Claro que yo soy vieja, y es lo natural. Muy buen texto. Yo diría que, para los tiempos que corren, de obligada lectura.
    Besos.

  5. Ana Ortiz dice:

    ” Y cuando siento miedo, me guardo un rato dentro de mí misma, me escucho y me quiero, y me hablo como lo haría al mejor de mis amigos, hasta que el miedo se disipa, porque es un cobarde que se aburre de los fuertes, siempre pasa y nunca se queda”. Cuánta verdad!!! El miedo tiene el poder que queramos darle. Genial!

  6. Pilar Perez dice:

    Ay amiga, que bien retratas la vida, porque a todos nos ha dado una patada en el culo,
    es lo que tiene cumplir años, que tienes que reinventarte muchas veces.
    Te quiero.

  7. liza dice:

    Me encantó, y es tan cierto todo lo que dices

  8. Luchi dice:

    Tan certero y bien contado que resulta imposible no sentirse identificado

  9. naufrago dice:

    Como con tanta belleza ,se puede ser tan práctica y didáctica,Paz, una guía de la vida.

  10. Jesús Locampos dice:

    Comparto tu sensación.
    Mi culo ya se ha vuelto iinsensible de tanto recibirlas…cada vez que me he negado a doblar las rodillas.

  11. Marian dice:

    Un placer leerte, como siempre… 🙂

  12. sublimeeeeee !! no tengo otro calificativo que mejor encuentre a tu revelador texto….ese camino tan inexorable que es reto eterno de la vida….donde te encuentras contigo mismo y sin más ayuda que tu autoanálisis interior….ahhh y lo más eficaz ….los instrumentos de ayuda por el camino…..”las experiencias” que constiuyen las mejores lecciones para evolucionar en este camino….Muy buena definición del miedo y no sólo buena sino acertada…sin duda asi tb lo pienso yo….muchos besos y mi sincera enhorabuena Paz <3

  13. Miguel dice:

    Muy motivador, siempre aciertas.

  14. Goyi Hurtado dice:

    Me ha encantado…Es cierto lo que dices (como siempre aciertas).

  15. Goyi Hurtado dice:

    Como siempre, un acierto las experiencias del camino…Me ha encantado.

  16. Valentìn Piedra dice:

    Muy bueno y motivante. Gracias

  17. Beatriz Sobrino dice:

    Muy bonito. Tan cierto. Un besito.

  18. María José dice:

    !Excelente! Paz me encanta tu forma de ver la vida tan optimista.Hay una frase que dice que nunca un problema venció a la esperanza y son esos problemas los que nos hacen crecer y ser mejores personas.Gracias por compartir tanta belleza.Besos Paz

  19. Sara dice:

    Bonito relato … Como siempre nos tienes encandilados … Un beso Paz

  20. Miguel dice:

    Siempre caminando. Me encantó, besos señora de la motivación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *