La muerte de Nadie

vida-de-perros_chaplin

“Vida de perros” (Charles Chaplin 1918)

 

 

Nadie nació sin llorar, un día cualquiera. Le parieron sin ganas y le obligaron a vivir. La vida lo atrapó, cogiéndolo de un puñado y sin pedirle permiso, y lo convirtió en el dado de una partida de parchís.

El día que murió Nadie era un día cualquiera. Ni era triste, ni era alegre, su anodina vida le abandonó, obligándole a morir de la misma forma que  la vida le obligó a seguirle el juego un día.

Nadie no pagaba impuestos y a pesar de eso, algunos le trataban de Don para comprar su respeto, ese que solo tuvo cuando tuvo dinero.

Nunca salió en las noticias y cuando un día tecleó su nombre en google, su ordenador no encontró ningún resultado. Nadie no estaba en el cibermundo, ni en las redes sociales, ni en la nube de contactos del ciberespacio. Nadie solo tenía un perro que ladraba cuando tenía hambre.

Toda su vida se sintió transparente y al cruzarse con la gente nunca se tropezó con sus miradas. De reojo se buscaba en el reflejo de los escaparates, sin encontrarse.

Nadie enfermó de indiferencia por sentirse una sombra en la oscuridad de la noche, en mitad de una calle sin farolas. Y la muerte de Nadie fue la de todos al mismo tiempo, pero no nos dimos cuenta.

Ahora Nadie ya no es nadie. Ni ríe, ni llora, ni vive, ni molesta. Dejó de ser el vecino de cualquiera para ni siquiera alcanzar a ser un recuerdo.

El mundo continúa sin Nadie, como si nada hubiera pasado. La vida sigue su curso mientras en la tumba de Nadie, solo ladra su perro y en su lápida reza: Nadie ha muerto.

 

10 respuestas a “La muerte de Nadie”

  1. Liliana dice:

    Me has puesto los pelos de punta!!!

  2. Ana Ortiz dice:

    Genial, una vez más

  3. ....Mayte dice:

    Demasiados Nadie transitando por nuestras calles, durmiendo en cajeros,extendiendo la mano suplicando una ayuda… demasiados Nadie sufriendo el maltrato y la ignorancia. No el olvido… el olvido presupone que, en algún momento, fuiste alguien. Quizá alguien para quien debiera ser un Nadie. Un texto, como todos para qué negarlo, que atraviesa la piel más dura para instalarse en el sentimiento ( de culpa???..).

  4. Pilar Perez Martin dice:

    Uffff, preciosa cada día me sorprendes más y más, menudo relato, cualquiera somos Nadie, y cualquiera de los que te hemos leído o te leerán se sentirán identificados con él, como decían las abuelas en los velatorios, “no somos nadie” , sí, ahora ya si lo somos, por que tu nos has puesto nombre, Nadie somos todos.

  5. Nacho Maneiro dice:

    Me has emocionado

  6. Jesús dice:

    A cada paso que damos nos cruzamos con muchos Nadie, pero quiero creer que cada uno de ellos tiene a alguien que le pone una sonrisa en su cara. Luchemos por no convertirnos en el protagonista del relato, aunque por desgracia puede que ya nos dieran el papel protagonista. Me ha encantado.

  7. el análisis de la vida .. de la muerte!! esa dosis existencialista de nuestro destino no pasa desapercibida por su protagonista…D. NADIE…pero si ALGUIEN para esa exisxtencia paralela que es su inseparable perro….tu letras una vez más nos hace pararnos en este mundo trepidante…tan exigente y competitivo que a veces se nos olvida lo más importante …y lo que más llena el alma…..EL AMOR !! me ha encantado…besos Paz <3

  8. Jesus Locampos dice:

    …un minuto de silencio por Nadie que seguramente descansa eternamente junto a “Uno más” y “Uno del montón” a los que tampoco hay quien les recuerde.
    Gracias Paz.

  9. Miguel dice:

    Cuando te encuentras frente a un texto de la dimensión de éste, resulta hasta difícil encontrar las palabras adecuadas para comentarlo, aún así merece la pena hacerlo para darte las gracias y la enhorabuena.

  10. Rosa Maria Piccolotto dice:

    Emocionada te doy las gracias, por permitir que comente cuanto me gustó este texto….bueno es detenerse y releerlo para encontrar en cada frase lo profundo de su contenido… y disfrutarlo. Un beso Paz….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *