Cuando nos sorprendió el silencio

 

Fotografía de Henri Cartier-Bresson. Polonia 1931

Fotografía de Henri Cartier-Bresson. Polonia 1931

 

Cuando nos sorprendió el silencio, ya nos  lo habíamos dicho todo.

Ni siquiera nuestros cepillos de dientes se rozaban ya en el vaso del baño.

Y las luces de nuestras mesillas se apagaban cada noche a tiempos distintos.

Cuando el silencio quiso gritarnos, ya habíamos hecho oídos sordos.

Ya no manaba sangre de una herida que lucía casi con orgullo una cicatriz que el tiempo había dibujado

sin pedirnos permiso.

Y las heridas cerradas se pudren por dentro si no se curan bien.

Cuando el silencio me susurró al oído canciones tristes.

Tú ya habías mudado la piel y desprendías aromas prestados de mujeres de un rato.

Y yo pasé a ser un verso suelto en busca de ese poema del que un día formé parte.

Cuando el silencio se calló para siempre, me sonó tan hondo y profundo que temí que me atrapara.

Ni siquiera él tenía palabras de consuelo para mí.

Y lo peor de todo es que el silencio ya no te diga nada, cuando antes nos lo había dicho todo.

Cuando el silencio hizo eco en el espacio vacío de tu armario, repitió los reproches que habías guardado

durante tanto tiempo en los cajones.

Tuve que abrir las ventanas para poder respirar de nuevo porque me ahogaba.

Y hasta el gato buscó esconderse en ese espacio que dejamos entre los dos en nuestra cama, pero pasó

frío, y como tú, encontró otro lugar más cálido donde cobijarse.

 

Pero ahora  es el silencio el que me cuenta historias de  tu nueva vida.

Va y viene con los chismes de las malas lenguas.

Me cotillea como una vieja, que intentas hacerte escuchar en los lugares de música imposible, pero ellas

hacen oídos sordos.

Dice que mojas en alcohol las palabras que te sobran para poder olvidarlas cuando amanece.

Que regalas poemas incompletos porque siempre les falta un verso.

Y que despiertas cada mañana echando en falta mi cepillo de dientes en el vaso de tu baño.

Es entonces cuando  has gritado en silencio mi nombre confiando en que el eco te lo repitiera.

Pero ahora es el silencio el que siempre te contesta.

7 respuestas a “Cuando nos sorprendió el silencio”

  1. Liliana dice:

    Cuántas cosas nos dice el silencio y qué pocas veces lo escuchamos. Precioso como siempre.

  2. Nacho Maneiro dice:

    Cuando nos sorprende el silencio … a todos nos ha pasado pero nadie lo expresa como tu

  3. Jesús Locampos dice:

    Excelente descripción a bisturí de un final cuando ya todo había acabado… Un beso sabor puedta de sol.

  4. Jesús Locampos dice:

    “Puesta” snifff

  5. náufrago dice:

    Qué bonito cuentas el final y el rencor

  6. Pilar Perez Martin dice:

    Fantástico, me encanta, cuanto amor y desamor expresado con maestría.

  7. Miguel Ríos dice:

    Tan genial, tan maestra, tan de corazón a flor de piel, tan remolino de sentimientos como siempre…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *