Muñeca de Porcelana

Obra de la artista Marina Bychcova

Obra de la artista Marina Bychcova

 

Esta es la historia de una muñeca de porcelana que tiene un mensaje de voz grabado en sus tripas y repite de manera opaca.

Habla, pero nunca dice nada.

Vive en un infinito cercado en cristal, puede ver por la ventana, sabe que nada se acaba en la línea de sus pies, pero no puede traspasarla.

 

La muñeca de porcelana es sin ser, existe en los juegos de otros.

Teme constantemente caer al suelo por si se rompe y sabe que un día, cuando su belleza se aje, será ella la que dé miedo, un siniestro juguete roto.

Pasa días enteros durmiendo, como en el sueño de los muertos, sin sueños. Y cuando la despiertan, sueña al menos con ser de plástico.

 

La muñeca de porcelana no sangra cuando la hieren. Tampoco llora.

En la profundidad de sus ojos hay un pozo sin fondo donde parece perderse todo lo que arroja. No sabe si algún día ese pozo terminará por llenarse o si, por el contrario, el agujero negro es insaciable.

No sabe sonreír porque jamás le dibujaron una sonrisa en su boca, ni una ilusión en sus ojos.

No busca, porque no sabe que puede encontrar.

Se deja hacer porque entiende que ese es su destino.

 

A la muñeca de porcelana le compraron un día una casa de muñecas.

Ahora vive en una preciosa casa dentro de otra casa, de la que no puede salir si no la sacan.

Viste volantes y sedas, pero su piel de porcelana no se eriza con el tacto de la tela, ni se estremece cuando la tocan.

Ha oído hablar del viento que despeina a los árboles, pero jamás lo ha sentido. Sus tirabuzones rubios siempre están perfectos a ambos lados de sus orejas.

 

La muñeca de porcelana se puso triste hace mucho tiempo, el día que comprendió lo que era, pero no supo no serlo.

Y se dejó arrastrar por una pesada melancolía que se asoma por sus ojos cada vez que los abre.

Y así, sabiendo lo que es y sin saber no serlo, la muñeca de porcelana espera escapar un día de los brazos de quien la peina.

11 respuestas a “Muñeca de Porcelana”

  1. Liliana dice:

    Ohhh! Qué hermoso relato Paz.
    Estaba deseando volver a leerte. Me fascinó tu novela y me muero de ganas por volver a leer otra novela tuya.
    Besos

  2. Pedro Manuel Andreu Garcia dice:

    Que relato tan bonito para empezar el curso

  3. Pilar Perez Martin dice:

    Mi querida amiga, vuelves con mas fuerza, se nota
    Precioso relato y con muchos paralelismos con la vida misma
    Hay gente que vive como tu muñeca de porcelana, es triste, pero cierto
    Feliz curso nuevo preciosa.

  4. Mayte Rodriguez dice:

    Buen regreso,Paz
    Cuántas muñecas de porcelana circulan en este mundo que casi parece de ficción,de tan real: encerradas en sí mismas,en sus miedos y limitaciones
    Espero que algún dia se peinen solas..

  5. jasone dice:

    Que relato tan triste paz,y que profundidad pones en tus escritos,me encanta y eso que las muñecas de porcelana mas bien me dan miedo, un beso guapa

  6. Nacho Maneiro dice:

    Precioso , una maravilla el leerte

  7. ese muro a lo exterior….pero dotado de un alma y unos sentimientos que sólo ella en su interior sabe notarlos….atrapada en un mundo sin libertad…pero sin duda afortunada pues en lo más íntimo sabe que siente y padece.!! como siempre Paz poniendo alma en todos tus escritos ,,,bs

  8. Divina dice:

    Ya te esperaba Paz, me encanto tu escrito, me hacía tanta falta, existe en nuestro mundo gente como la muñeca de cristal esperando escapar un día para conocer todas esas emociones y sentimientos que la vida nos ofrece, besos y abrazos desde México!! 😀

  9. Jani dice:

    Hola Paz, ya se te echaba de menos! Muy bonito pero muy triste, el mundo está lleno de muñecas de porcelana que se dan cuenta de quienes son demasiado tarde para dejar de serlo…

  10. liza dice:

    Bello, me encanta que hayas vuelto 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *