La mosca que vivió en un arcoíris

  Había una vez una mosca que nació libre, alborotadora y aventurera, como todas las moscas del mundo. Consciente de que su vida sería breve, apenas veinticuatro horas de aleteo despreocupado, decidió buscar un lugar bonito en el que  poder vivir. Primero pensó que estaría bien poder husmear allí donde le apeteciera, jugar divertida a hacer cosquillas a los humanos, o tal vez, por qué no, dejarse mecer por el viento hasta sucumbir a los aromas más suculentos para su olfato. Pero…