Había una vez…

Había una vez un jardín sin flores en una cárcel sin barrotes, una boca con cremallera y muchas moscas con alas de mariposa. Había una vez un lugar donde las ilusiones eran barcos a la deriva que no tuvieron más remedio que aprender a ser submarinos, sobreviviendo bajo el agua para no zozobrar. Había una vez un libro con letras escritas en papel mojado y un tenor…