Danzad, danzad, malditos…

Imagen de la película "Danzad, danzad, malditos" de Syney Pollack 1969 Es la hora del baile, de bailar hasta la extenuación, de morir bailando, al son de la música que otros tocan, calzados en zapatos prestados. Yo quise ser músico, pero terminé bailando. Yo quise ser bolero, pero terminé siendo tan sólo su melancolía. Y la fiesta ha terminado, y la fiesta no ha comenzado, es la fiesta de unos pocos en la que nos hemos colado. Y el público grita y…