Por los tejados

Fotografía de Silvia Sánchez Carpio Me he cansado de tener los pies en el suelo y me he subido  a los tejados. Me he quitado la ropa y me he parido desnuda de nuevo. Quiero ser una sinvergüenza, sin vergüenza, quiero sentir la lluvia hacerme cosquillas en la piel, antes que sentir los pies pisando el fango. Soy un gato sin dueño, como el de Sabina en su canción, una mujer que duerme bajo un techo de estrellas. Y cuando esté triste,…

Don Errequeerre

Escultura de María Gómez  http://www.maria-gomez.es/ Esta es la historia de Don Errequeerre  y no es una historia cualquiera porque Don Errequeerre no es una persona del montón y nunca lo fue. De niño ya apuntaba maneras y aficionado a jugar al tenis, jamás dio un punto por perdido, ni un examen por suspendido. Todos decían de él que sería todo aquello que quisiera ser, porque aquel niño de entonces, no sólo era obstinado y trabajador, sino que además jamás abandonó. De mayor…

Me siento bien…

Me siento bien, hoy floto. Me siento ligera como una mota de polvo visible al cruzarme con un haz de luz. La penumbra ya no me afecta. Prefiero bailar dejando que el viento me meza, incluso que me sacuda si es preciso, danzando con millones de motas de polvo como yo, dejando que la luz me rescate de mi oscuridad. Ya sé que tú odias los ácaros. Me siento bien, así, sin más. Porque he decidido que voy a derribar el muro…

Una gota de agua

Cuando la vida nació, mojó sus anhelos para refrescarlos. Creció bañada en ríos y mares, pisando charcos, bailando bajo la lluvia, divertida y traviesa. El agua fue su madrina. Una gota de agua bendijo a la vida para que fuera fresca, para que fuera limpia, para inventarse a sí misma, transparente y libre, siempre libre, porque nadie jamás pudo retener una gota de agua entre sus manos. Y desde que el mundo es mundo y la vida es vida, una gota de…

A la luna

Fotografía de Miguel Cuenca (Alicante) A la luna llena Le cuento un cuento No puede dormir No tiene sueño Me mira con pena Cuando yo duermo Quiere jugar Si estoy despierto… Y mamá me cantaba este poema, como las madres cantan todos los versos, con susurros de miel pegados a los labios y miradas entornadas de chocolate. Y la luna llena nos observaba, sabedora de que hablábamos de ella, y yo extendía la mano hasta el cielo de mi cuarto y con…