Mordí el anzuelo

Imagen obtenida de la web www.hipogeo.blogspot.com

Tus ojos hablan y me cuentan lo que tu boca no me confiesa.

Un lenguaje sin palabras para entenderte.

Tu boca cerrada se muerde la lengua y yo mordí el anzuelo.

A río revuelto el pez está perdido.

Tu piel recorre caminos con pasos que  tus pies nunca dieron.

Distancias invisibles. Laberintos de cipreses.

Tu espalda me grita indiferencia como el muro de mis lamentaciones.

Exiliada en una frontera imaginaria. Aquí frío y allí calor.

Tus dedos sentencian cuando antes eran una ONG de caricias.

Diez jueces para un solo delito.

Tus brazos antes llenos de todo, ahora llenos de nada.

Un hueco donde juega a retumbar el eco de mis súplicas.

Tus oídos ahora sólo reciben señales codificadas y no me sintonizas.

Lo que el viento se llevó me lo devolvió una tormenta.

Tus piernas que tan bien abrazan, ahora sólo quieren salir corriendo.

De carrera de fondo a  escasos cien metros con obstáculos pisando el barro.

Todo tú siendo otro.

Tal vez otro que se hizo pasar por ti.

Toda yo queriendo ser la misma de antes.

La cazadora cazada.

Intoxicada con mi propia medicina.

9 respuestas a “Mordí el anzuelo”

  1. beatriz macarena dice:

    Genial!!,supongo que esta sensación la habrá tenido mas de un@ en algún momento de su vida,el amor tambien tiene sus trampas aunque sea algo indispenzable en nuestras vidas,yo en su dia caí en una,pero si algo bueno tiene el amor es que vuelve a resurgir cuando menos lo esperas,y la caida anterior te hace ser mas fuerte….

  2. Miriam dice:

    Absolutamente sensual y precioso!!!! Me ha encantado!!! Aquí tienes una nueva seguidora! Sin duda uno de los relatos mas bonitos que he leído en mucho tiempo. Felicidades!!

  3. ANA GENOVÉS dice:

    Paz.

    Cuando empecé a seguir tu Blog, no hubiera imaginado el romanticismo que, desde hace unas publicaciones, encierran tus sentimientos.

    Ahora me rindo a tus pies, cual lacayo a su ama, para reverenciar tus palabras.

    Gracias, por este remanso de belleza que has creado. Bss,
    Ann@

    P.D. Mi última publicación también es un poema, dedicado al Cantábrico que tanto amo.

    Siempre digo que, de anciana, feneceré escribiendo desde un apartamento en el Paseo de Pereda de Santander. Mirando la bravura de su océano. Te envío el enlace.

    http://laescritora2011.blogspot.com/2012/01/suena-despierta.html

  4. Ana O dice:

    🙂 Nunca dejas de sorprenderme. Genial, sin más 😉

  5. Liliana dice:

    Lo mismo digo , me sorprendes con cada escrito y parece que tu inspiración no se agota nunca!!

  6. Agustín C Piqueres dice:

    Sublime. De una carnalidad exquisita. De una sensibilidad hecha cuerpo. Desgarradoramente bello…

  7. Ana Maria dice:

    ¿Quién no ha “picado”en un anzuelo alguna vez?;ya sea en amor o en negocios,creo que quién más quién menos alguna vez,ha tenido el… “labio leporino” por morder algún “anzuelo”;ya sea consciente o inconscientemente.¡¡Genial relato, Pluma Mágica!!.:-)

  8. Karmina dice:

    Genial Paz …, tu forma de relatar los sentimientos de amor y desamor , de realidad . me identifico con Beatriz macarena, que además de que el el amor puede resurgir de nuevo , la etapa intermedia nos madura y aunque con dolor pero nos refuerza, por lo que en el casode resurgir de nuevo ese bello sentimiento, sabemos mejor su camino . Besos.

  9. jaime ysern dice:

    Duele mucho el anzuelo cuando lo muerdes, pero duele más cuando te lo están quitando, puesto que él está pensado para no salir y a cada noble intento por parte de pescado y pescador ,éste se resiste y va horadando en la herida

    BUENIIMO EL RELATO

    El que esté libre de oecado….. Y esto va por todos los protagonistas ,pecado pecador y anzuelo (Lo de la ese no es una errata)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *