Insomnio

No sé dormir en el centro de la cama. Tengo una cama enorme para mí sola y siempre ocupo el lado derecho. En el  izquierdo ha quedado un hueco que cuando anochece se transforma en un agujero negro que todo lo engulle. Tengo miedo de que me trague a mí también con sólo rozarlo con la punta del dedo del pie. Tengo miedo de que una noche de estas, una noche de soledad,  me cuele por el agujero y pase a otra dimensión y no pueda volver nunca más, como pasa en las películas de miedo.

Por eso, cuando el sol se muda para calentar a otros, yo me acurruco en mi lado de la cama olfateando las sábanas como un cachorro destetado a destiempo. Con la ansiedad de saber que tu olor se está escapando por momentos y que poco o nada puedo hacer por retenerlo.

No puedo dormirme, aunque a veces lo consigo, arropada por los suspiros que las lágrimas dejan tras de sí, cansadas de brotar porque se sienten inútiles. Y allí, hecha un ovillo, el sueño me vence pero no me conquista porque sueño contigo cada vez, en mi cama inmensa para mí sola.

No te lo vas a creer, pero hasta echo a faltar tus ronquidos, esos que tanto detestaba. Ahora se me antojan como una canción de cuna, como la percusión de la banda sonora de nuestras noches compartidas. Pero no se lo digas a nadie porque me llamarán loca y no quiero ser la loca que no duerme y que tiene la cama más grande del mundo para ella sola con un agujero negro en el lado izquierdo.

Tengo calor en invierno porque ya no duermo desnuda y paso frío en verano porque tu piel ya no me roza. Conozco cada imperfección de la pintura del techo de mi cuarto, el guiño de la bombilla de la lamparilla mal enroscada y de tanto dar vueltas en mi lado de la cama, se me han enredado las sábanas alrededor del cuello y me estoy asfixiando.

Te extraño y no sé dormir en el centro de la cama. Tengo una cama enorme para mí sola y siempre ocupo el lado derecho para dejar que tu ausencia duerma a mi lado.

25 respuestas a “Insomnio”

  1. Ana O dice:

    Tú tienes poderes no? 😀 Pues sí, una vez más no me cabe duda. Genial el texto, qué horrible agujero negro!!! Menos mal que las malas noches siempre acaban en mañanas llenas de positividad. Bon dia

  2. Mercedes R dice:

    Tus relatos, siempre entre la realidad y el sueño, son la expresión de los sentimientos de más de uno de nosotros, con una diferencia: sabes llegar al corazón de la gente. Eres un estímulo para sentir cada mañana…

  3. Jani dice:

    Bueno como he puesto en fb, llevo varios años durmiendo sola y es verdad que echo de menos el calor humano y la compañía en el sueño, pero los ronquidos? No esos no jjjjj

  4. Mili dice:

    Siempre a la hora de dormir es cuando la ausencia es la que nunca falta… Gracias Paz.

  5. Purificacion Castedo Jimenez dice:

    De nuevo gracias Paz,has conseguido otra vez en muy pocas líneas describir con intensidad la vida comprimida, esta frase es de Antonio Muñoz Molina como descripción de “cuento” ,género que tú dominas de manera extraordinaria. Un beso 🙂

  6. Agustín C Piqueres dice:

    Una vez pasado el agujero negro llega un nuevo mundo. Nuevo mundo en el que los ritos mecánicos, las costumbres adquiridas se han diluido con el discurrir del tiempo. Y la conquista de ese espacio del templo de Morfeo y de Eros, da una nueva dimensión a nuestra vida. Es aconsejable, eso sí!, cambiar ciertos detalles del tálamo y su entorno… Siempre ayuda…

  7. JOAN dice:

    Cuando no es por ausencia, no poder ocupar el centro de la cama, acostumbra a ser por mucho amor. Mis nietos cuando duermen en nuestra cama, te arrinconan hasta el mismo borde, pero estamos felices.

  8. MAJO dice:

    Mañana hara un año que tengo el hueco en mi cama ,y como en el relato, lo dejo libre y me acurruco en mi lado para siempre dejarle su espacio, aunque el vive dentro de mi. Y ojala pudiese reñirle por sus ronquidos…………ahora me parecerian musica en mi corazon.
    RICARDO=mi AMOR ETERNO…………………………..

  9. Ana Maria dice:

    Alguien me contó, (hace mucho tiempo), que comenzó a dormir y soñar el día que la cama quedó sólo para ella.El “agujero negro” se fué llevándose sus ronquidos y su olor. Me contó que a partir de ahí, dormía caliente en invierno y fresca en verano pero sobre todo lo que más apreciaba era ….la sensación de soledad.Seguro que en este caso y por aquella época, más valía estar sola que mal acompañada.:-) ¡¡Genial relato Paz!!

  10. Pilar Perez dice:

    Este relato me ha recordado una historia reciente que me han contado, una historia preciosa de amor que se quedo hace seis años coja, imagino que la persona que me lo contó sentirá esta misma sensación.
    Eres única en describir sentimientos Paz. Me ha encantado.

  11. Paz Castelló dice:

    Es cierto que muchas veces es mejor dormir solo que mal acompañado pero ésa, debe ser una decisión personal y no impuesta, creo yo. Me encanta que reflexionéis conmigo. Gracias.

  12. Karmina dice:

    También sólo ocupo desde hace unos años en mi cama el lado derecho- casualidades – pero ya con el pasado quedando atras , no es fácil , pero ahora feliz e ilusionada en que no muy tarde dentiré el verdadero amor.
    Precioso Paz.

  13. losama dice:

    Cuando era pequeño y me acostaba por las noches en mi cama, que era una cama de cuatro patas antigua, avisaba todas las noches antes de dormirme a mi madre y cuando entraba en la habitación me volvía a levantar a mirar debajo haber si había algún monstruo, luego arrimaba un lado de mi cama a la pared lo mas que podía y le pedía a mi madre que me arropara bien (metía la manta y sabanas del lado que no estaba contra la pared entre el colchón y el somier, me daba un beso y se marchaba sin perderme de vista. Esto, pasó desde que una noche mientras dormía boca-arriba, notaba de golpe la sensación de vació cayendo en un abismo, desde entonces y hasta hace unos años me costaba dormirme por ese motivo, luego los motivos fueron otros mas preocupantes proporcionales a la edad y responsabilidad que tengo.

  14. jose ignacio dice:

    Que bonito

  15. Luis Alcón dice:

    Siempre las ausencias nos acompañan.

  16. GENI dice:

    bellísimo poema de nostalgia y ausencia…en el que ese vacio en al alma como en el espacio físico se hace notorio y al punto lo que en un principio eran molestas sensaciones …como los ronquidos …ahora cuando se extrañan se convierte en suspiros celestiales…. bs Paz

  17. cristina dice:

    No puedo dormir sola, me he acostumbrado al calor de mi media naranja, no quiero ni pensar que algun dia me pueda faltar… que angustia por Dios, preferiria faltar yo … Enhora buena Paz, me estremecen tus relatos…

  18. Pilar dice:

    Me ha encantado Paz. Un poema con mucho sentimiento. Como tu dices una soledad impuesta, es muy dura, pero si es para bien, que tranquilidad- Besitos.

  19. begoña dice:

    Me ha encantado tu relato y aunque mi lado izquierdo está lleno los huecos siempre duelen . PRECIOSO

  20. Viki Andreu dice:

    Me ha encantado paz.yo llevo 20 a?os en un lado d la cama,el otro lo ocupa mi gata candela,un beso

  21. Sara dice:

    Cómo duelen las ausencias, y las que más duelen son las que tienes y sientes a tu lado.

  22. Mª José dice:

    Cuánta razón es este texto Paz, una descripción con la que me siento identificada. Cuando la persona amada que ocupaba ese lado izquierdo, te ha sido arrebatada por una enfermedad, además sumamente cruel, sí incluso los ronquidos están presentes en esa ausencia.

  23. Cris dice:

    Maravillosa foema de relatar. Me gustó muchísimo… <3

  24. Mar Cr dice:

    De como describir una vivencia terrible, y hacerla bella con tu letra.
    Tu poesía contiene magia.
    ¿Quién no tuvo un agujero negro en su cama?, varias noches de insomnio…que noches tan largas.
    Paz,siempre cercana.

  25. Miriam dice:

    Lágrimas y piel de gallina. Esto es lo que me provocas Paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *