La mujer del vestido negro

imagen de la web addictiveepicurean.blogspot.com

La mujer del vestido negro siempre calza zapatos rojos. Cuando camina, sus pies llevan la voz cantante y siempre saben hacia dónde van, incluso cuando vienen.

La mujer del vestido negro no está de luto, ni siquiera está triste. Tiene los ojos verdes para ver el mundo teñido de esperanza y cuando llora, lo hace para emular a la lluvia.

La mujer del vestido negro no es ni gruesa ni esbelta, tan sólo es ella misma reflejada en los ojos de quien la mira. Algunos la desean, otros la envidian, pero ella es ajena a las sentencias de los juicios sin defensa.

La mujer del vestido negro tiene un tatuaje en su espalda que dice “libre” pero está escrito con letras góticas y casi nadie lo entiende. Su cuerpo es un tapiz casi en blanco en busca de una obra de arte para cobijarla.

La mujer del vestido negro se pinta la uñas de color rosa porque era el color que más le gustaba cuando era niña y ahora que ya ha crecido, sonríe cada vez que las mira.

La mujer del vestido negro se peina el cabello con una trenza larga por donde escalan sus sueños hasta el balcón de su alma. No es ni rubia, ni morena, y tampoco tiene canas, es de pelo rojo como sus zapatos.

La mujer del vestido negro nunca lleva gafas de sol porque le gusta mirar a los ojos de quien le habla. Sus miradas le cuentan tanto o más que sus palabras.

La mujer del vestido negro no dice mentiras porque sus verdades nunca se disfrazan y cuando no le gustan las cosas que cuentan se da una vuelta por el Barrio Antiguo, donde los ancianos le dan sabios consejos.

La mujer del vestido negro no tiene vestidos de más colores, no le hacen falta, porque cuando se inventó un día, se guardó el arcoiris  dentro.

La mujer del vestido negro no tiene nombre porque es sólo ella, la de los rojos tacones.

24 respuestas a “La mujer del vestido negro”

  1. Ana O dice:

    Dosis de positividad! 🙂 Qué bonito tener colores dentro de uno mismo. BS

  2. Agustín C Piqueres dice:

    La mujer del vestido negro guarda en sí el tesoro mayor de todos. La libertad de ser. De deambular por el mundo con la sonrisa infantil de quien es feliz por si misma, de quien ilumina a los demás con su corazón virgen de maldades.

  3. Purificacion Castedo Jimenez dice:

    ¡¡¡ARRIBA LA AUTOESTIMA¡¡¡ Una mirada hacia dentro, ayuda a buscar similitudes y se encuentran, vaya si se encuentran.
    Su vestido es negro porque se guardó el arcoiris dentro.:-)

  4. Paco Cremades dice:

    Me encanta la mujer del vestido negro!! Espero que sus tacones no sean muy altos, para poder estar a su altura. Un beso Paz!! y gracias!!

  5. Pilar Perez dice:

    Todos quiesieramos ser un poco la mujer del vestido negro, sín que nada ni nadie haga cambiar nuestro yo. Como siempre magnifico.

  6. Joana dice:

    A mi cabeza ha venido “Amelie”, las pequeñas cosas que son las más grandes.

    Por cierto, te he escuchado hoy en Radio Alicante-SER. Esta vez no estaba en la cocina, sino tecleando como ahora, hacía falta alguien que contara lo que tú cuentas y como lo cuentas.

    🙂

    Un saludo y enhorabuena

  7. Raquel Pérez Cundíns dice:

    Quiero ser esa mujer…….Me ha encantado Paz….de verdad.
    Magnífico!

  8. Ana Maria dice:

    La mujer del vestido negro…..¡Es perfecta!.¡Vamos a desempolvar nuestros vestidos negros, para que luzcan radiantes como el de ella!.:-) ¡Un buen “chute”de autoestima!.¡Genial Paz!:-)

  9. phoskitas dice:

    Qué bien empezar el día con la mujer del vestido negro!!
    Bss!

  10. Sol dice:

    Hola,
    Este post me ha recordado a una amiga que nunca pudo ponerse unos zapatos rojos, porque eso era de “p…s”! Finalmente, después de muchos años lo consiguió y hoy sí es una mujer libre. Así que para mí, este relato ha sido como ver a mi querida amiga. Ella que jamás nos dijo lo que pasaba y llegó a ser la perfecta maltratada.
    Un saludo,
    Sol

  11. Ana dice:

    Quería ser el comentario 1000.
    Me ha gustado mucho tu mujer de rojo.
    Besos

  12. Paz Castelló dice:

    La mujer del vestido negro podemos ser cualquiera de nosotras. Yo misma tengo un par de zapatos rojos. Gracias por vuestros comentarios. 😉

  13. Karmina dice:

    Me ha encantado Paz y evidentemente a mí también me gusta vestir de negro…con lo que tu relato explica, pero reconozco que no me atrevo con los zapatos rojos…quizá falta de seguridad…

  14. Pedro dice:

    Que morbo de post, somos unos pillines, al menos yo

  15. liza sanchez dice:

    Me encantó, la mujer de vestido negro no necesita más colores porque todos ella los lleva dentro de su alma, de su mirada, de su ser
    Que hermoso

  16. liza sanchez dice:

    Me encantó, la mujer de vestido negro no necesita de más colores porque todos los lleva dentro de su alma, en su sonrisa en su ser
    Que hermoso, yo también quiero ser una mujer de vestido negro y llevar todos los colores del arco iris en mi interior

  17. GENI dice:

    análisis suficiente y grandioso ante la imagen única y excepcional de una mujer suficiente y libre…que camina a sus anchas sin importarle a crítica social…sus ojos al mirar al otro de frente y sus verdades sin maquillaje….revelan esa personalidad libre e independiente de su destino…..Gracias siempre por tus maravillosos escritos besos Paz

  18. jose ignacio dice:

    Que bonito , como siempre escritora no dejas de sorprenderme

  19. Araceli dice:

    Todas tenemos algo de esa mujer.Muy buena Paz:)

  20. Viki Andreu dice:

    Hola paz,me ha gustado mucho
    A mi me parece ,k la mujer vestida de negro,Eres tu,,un beso

  21. Raquel Valerio Fernandez dice:

    Me Ha encantado la mujer del vestido negro! Es identica a mi!

  22. AnaMR. dice:

    Me ha gustado mucho tu relato, me encanta leerte…

  23. Rosa M Piccolotto dice:

    ¡Que estilo el de La mujer del vestido negro !! Colores y expresiones en su interior, combinando con sus zapatos rojos !!! Hermoso Paz, hermoso !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *