El pasado

Llevo una mochila a cuestas que a veces me pesa demasiado. Dentro guardo mi pasado. Lo que fui y dejé atrás, lo que sentí y se esfumó, lo que dije y ya no pienso, lo que pensé y no llegué a decir nunca. Todo está a mis espaldas, a cada paso que doy noto su peso, porque el pasado es hueco pero me pesa, es ese fantasma que no existe pero aún así nos da miedo. Mi pasado transcurrió muchas veces en…

Insomnio

No sé dormir en el centro de la cama. Tengo una cama enorme para mí sola y siempre ocupo el lado derecho. En el  izquierdo ha quedado un hueco que cuando anochece se transforma en un agujero negro que todo lo engulle. Tengo miedo de que me trague a mí también con sólo rozarlo con la punta del dedo del pie. Tengo miedo de que una noche de estas, una noche de soledad,  me cuele por el agujero y pase a otra…

La mujer del vestido negro

La mujer del vestido negro siempre calza zapatos rojos. Cuando camina, sus pies llevan la voz cantante y siempre saben hacia dónde van, incluso cuando vienen. La mujer del vestido negro no está de luto, ni siquiera está triste. Tiene los ojos verdes para ver el mundo teñido de esperanza y cuando llora, lo hace para emular a la lluvia. La mujer del vestido negro no es ni gruesa ni esbelta, tan sólo es ella misma reflejada en los ojos de quien…

Antes de ti

    Antes de ti estaba yo Después de ti queda mi hueco Y en él retumban las palabras Y chocan con las paredes de mi interior Como un eco me devuelve mis suspiros Cuando antes me devolvía tus silencios Antes de ti estaba yo Después de ti queda un vacío Si miro al abismo siento vértigo Y resbalo como si caminara por el hielo Si miro al frente no hay horizonte Entonces, cómo sabré dónde comienza el cielo Antes de ti…

Tengo hambre

Cada seis minutos muere un niño de hambre en el mundo, la mayoría de ellos menores de cinco años. Fotografía  "La mano del hambre" de Mike Wells. 1980 Tengo hambre a pesar de comer todos los días, a pesar de vivir en el primer mundo y estar a la cabeza de la cola. Mis tripas aúllan como un lobo hambriento al caer la noche, en un diálogo con la luna  y al amanecer, me desayuno un mundo indigesto. Me compré una sociedad…