Vivir en círculo

Hace algún tiempo que vivo en círculo, sin mirarme el ombligo pero sin ventanas para ver el paisaje. Un círculo grande donde caben muchas cosas pero que siempre son las mismas. Cuando salgo a dar paseos, la meta está en el punto de partida y no sé si acabo de llegar o estoy saliendo. Es como si la vida fuera un solo camino de una sola curva, muy cerrada y pronunciada. Intento avanzar…

¡Pasen y vean!

¡Señoras y señores, niños y niñas, ancianos y mascotas, pasen y vean! ¡Bienvenidos al maravilloso mundo del circo! Por el módico precio de su vida, le mostraremos la insolente realidad del mundo. Un mundo de ilusiones donde la realidad quisiera ser ficción. Un mundo para ojos que quieran ver y orejas que quieran escuchar. Por favor, quítense la venda de los ojos antes de entrar, no necesitan gafas 3D para este espectáculo. Un mundo donde la gente ríe por no llorar y…

La respuesta está en el viento

La respuesta está en el viento, él guarda todos los secretos. Si le pregunto  por qué te marchaste, me responde que el firmamento necesitaba estrellas para su cielo. Me guardé muchos “tequieros” y millones de caricias que han quedado huérfanas de piel. ¿Qué hago con todo ello ahora?  le grito al viento, que me responde ahogando mis palabras de un soplido. Busco consuelo en el olor a ti que todavía vive en tu casa y sigue usando tu ropa. A ella me…

La nariz de mi memoria

Siempre cierro los ojos para atrapar en mi memoria los aromas de mi vida. Es como si al abrirlos, dejara abiertas las ventanas de mi disco duro y temiera que pudieran escaparse, fugaces, efímeros, casi desagradecidos,  como si las imágenes ensuciaran su esencia, como si pudieran marcharse para no volver. Porque mi niñez huele a guiso casero a la vuelta del colegio, a subir la escalera adivinando qué menú me esperaba, descifrando las pistas de aquellos guisos de entre los olores de…

Cuéntame un cuento

Es época de cuentos, de inventar finales felices, de superhéroes que vencen a los villanos, de fábulas que nos enseñen a vivir mientras nos ahogamos. Siéntate a mi lado y cuéntame un cuento. Tomaremos café en la casa de piedra  de los tres cerditos, esa que el lobo no derribó, pero que está pendiente de embargo. Llama a Caperucita de mi parte, seguro que viene que ahora está en paro. Acabó la carrera pero vive con su abuela, porque ni siquiera tiene…