Deshojando margaritas

Imagen de la web www.elclubdigital.com

Aunque ya no le quedan pétalos a la margarita, sigo sin saber si me quieres o no me quieres. Si te fuiste por ausencia o si no te quedaste por exceso de presencia.

Vacía.

Lo echo a suertes y lanzo una moneda al aire. Tal vez cara, tal vez cruz, todo reducido a una cuestión de probabilidades. Una respuesta desesperada para una pregunta sin respuesta.

Irónica.

Saber olvidar debería ser una asignatura obligatoria en la primaria, porque para aprender a olvidarte no he encontrado maestro que me dé lecciones particulares.

Suspendida.

La soledad frecuenta bares de esquina y dormita por los rincones de mi casa y allá donde respiro, me tropiezo con tu aroma que no ha querido marcharse contigo.

Ya que te has ido, haberte llevado contigo los fotogramas de mis recuerdos y la banda sonora de nuestra vida juntos que siempre suena en el momento más inoportuno.

Dolida.

Pido la copa con dos hielos y un trozo de lima, así tal vez consiga enfriar mi dolor y no note lo amargo de tu ausencia.

Y visito al doctor tiempo, que dicen que lo cura todo, y va y me dice que no hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo resista.

Sarcástica

Ahora que soy como un hámster dando vueltas a una rueda que me lleva a ninguna parte entiendo que antes era como un ratón de laboratorio en un laberinto, obsesionado en buscar la salida, bajo tu atenta mirada observadora.

Absurda.

Dime tú, que un día viniste con vocación de marcharte, cómo puedo olvidarte. Cómo amputarte de mis pensamientos sin morir desangrada. Enséñame cómo se vive si la basura del alma no se recicla.

Gastada

Me quiere o no me quiere, me quiso o no me quiso, se fue queriéndome o no se quedó aunque me quería… este absurda margarita no sabe nada. Ni ésta ni ninguna de las que ya deshojé.

Enamorada.

22 respuestas a “Deshojando margaritas”

  1. Sólo Yo dice:

    Me gusta este blog, ¿no me gusta este blog?, vaya, esta margarita no tiene esta opción… sólo la de me gusta. Cuídate Paz y ya tenía ganas de volver a leerte (no deberías tener vacaciones) Es broma

  2. PEDRO dice:

    GENIAL, otra historia identificada conmigo, no me defraudas PAZ

  3. Pilar Perez dice:

    Sublime, has vuelto con fuerzas renovadas, me ha encantado

  4. Ana Maria dice:

    ¡¡Aprobada!!.El cupido de las flores!!¡¡La sabia margarita!!.¡¡Genial Paz,qué recuerdos !!¿Quién no ha deshojado una margarita alguna vez?.Aunque nadie como tú.Eso no ha sido un simple deshoje, ha sido una auténtica “autopsia” de la margarita. 🙂

  5. Fernando dice:

    Me viene que ni pintado en estos momentos. Un beso Paz.

  6. Ana dice:

    Como tú dices, el tiempo es el que cura aunque no pasa sin dolor. Bona nit 🙂

  7. Poema cargado del aroma de margaritas. Exquísito.

  8. Angeles dice:

    Com siempre genial,por supuesto k e desojado una margarita,pero no con tu genialidad….un beso

  9. Karmina dice:

    Me alegra volverte a leer , profundizar en tu escrito y al mismo tiempo reconocer que son varias las ” margaritas ” que tengo en las manos y que no puedo adivinar el resultado:
    -el de por qué mi ex-pareja ….. (pero ya pasó …)
    -el de la persona que tras haber pasado unos años, ocupa ahora
    mi corazón y creo que yo el suyo , aunque la distancia no lo pone
    fácil.
    -el de la propia familia -margarita muy dolorosa- en la que no soy
    yo quien la tiene en las manos….. ellos sabrán , si les quedan pé-
    talos o son “espinas” , pues es la que más me duele.
    Mil besos mi más que amiga y sigue llevándome con ésta dulzura a la realidad ….sea cúal sea.

  10. Manuela dice:

    Es genial, como todo lo que escribes. No me canso de leerte Paz. Saludos.

  11. ana dice:

    HOLA PAZ….VEO QUE VIENES CON LAS PILAS CARGADAS, DESPUES DE LAS VACACIONES, QUE MARAVILLOSA DESCRIPCION DE DESAMOR Y QUE BIEN LA HAS ADORNADO DESOJANDO MARGARITAS…….PRECIOSO…

    BESOS PAZ……..

  12. Alex dice:

    Por mi no deshojes más margaritas: te quiero.

  13. jaumerei dice:

    Precioso escrito, me ha gustado.

    Saludos

  14. Lourdes dice:

    Por eso odio las margaritas… se creen que dejando caer sus pétalos, conseguiran solucionar un problema, y vaciar o llenar una agujero en tu corazón.
    EN RESUMEN, PREFIERO LAS AMAPOLAS 😉

  15. Loli Martinez dice:

    Excepcional, como expresas y llegas, tienes un don!
    Besos

  16. Paz Castelló dice:

    Un beso para todos y no os marchéis. 😉

  17. beatriz dice:

    Precioso Paz.creo que todo el mundo que tenga corzón y haya querido sintiendo el amor de verdad habrá deshojado una margarita,recuerdo aún siendo niña que lo hacía desde el amor de una adolescente,cuando empiezas a querer,cuando te sientes enamorada y no sabes aún lo que es,o al menos eso piensan los que en esos momentos tienen mas edad y lo creen algo sin verdad,hoy desde mi madurez se lo que es amar,y tengo la suerte de ser correspondida,pero precisamente por saber lo que es confirmo que esa margarita que deshoje preguntandole si o no en mi adolesencia lo hacía desde el mayor sentimiento de amor con poca edad pero con razón.Besos.

  18. Purificacion Castedo Jimenez dice:

    “Las margaritas” ¡¡¡Cuántas habré deshojado de niña, de adolescente¡¡¡…pero llegó un día que dejé de hacerlo, creo que perdí mi inocencia. Como siempre me ha encantado. Un beso Paz 🙂

  19. Lolimar Herrera dice:

    así mismo se siente una margarita… por otro lado, tampoco somos culpables de no dar la respuesta que el “arrancapétalos” desearía.
    Me ha encantado Paz.

  20. jose ignacio dice:

    Cuantas veces nos encomendamos a esas margaritas

  21. Encarna Romero dice:

    Preciós! Gràcies per compartir amb nosaltres… Petons

  22. Berenice dice:

    Cuantas veces no hemos preguntado eso a las margaritas, que no saben de amores pero como nos alimentan las esperanzas, esa incertidumbre de “me quiere o no me quiere”, tantas emociones y sentimientos encontrados surgen de esas dos frases y esas preciosas margaritas que hemos deshojado han cumplido nuestros propósitos al estar enamorados, gracias Paz, te admiro, buen día!! 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *