La luz

Desconozco el autor de la imagen. Si eres tú por favor, házmelo saber.Obtenida de la web www.ana-erre.es

Si estar en penumbra es vivir en ausencia de la luz, yo estuve en penumbra una larga temporada. Un día, al despertar sin amanecer una mañana, decidí ir en busca de la luz que me rescatara de las tinieblas.

Tanteé con la mano hasta dar con un interruptor y encendí una bombilla. En aquel instante un intenso pero efímero destello me dejó ciega. Su fino y frágil filamento estalló ante mis ojos y volví a una oscuridad impuesta, pero donde parecía sentirme cada vez más cómoda. El ser humano se acostumbra a todo, incluso a mirar en la oscuridad porque no siempre mirar significa ver.

Pero echaba en falta lo que en otro tiempo había conocido. Los colores, el sol, el brillo del mar, la luna llena, las miradas, los guiños matutinos de la escarcha… por eso no desistí en mi empeño y busqué y rebusqué en le cajón de los trastos, hasta encontrar otra bombilla, esta vez  de bajo consumo. Mi sorpresa fue que la rosca no era válida para mi lámpara y paradójicamente, a pesar de tener bombilla y lámpara, seguía estando a oscuras.

Recordé entonces que cuando era niña y se iba la electricidad, mi madre siempre encontraba una vela  para alumbrarnos, contábamos historias de miedo y nuestras miradas se iluminaban de tal forma que ni siquiera hubiéramos necesitado las velas. Una madre siempre brilla con luz propia.

Así que volví a rebuscar hasta encontrar lo más parecido a un cirio, las velas de mi pasado cumpleaños, trasnochadas y medio consumidas por el fuego que  trajeron a mi memoria chispazos de otos tiempos y el dulce del merengue de pasteles de otras vidas en esta misma. Pero las velas necesitan de una llama para encenderse, al igual que una bombilla necesita de una lámpara y ésta de un interruptor y yo no tenía chispa que encendiera mis pasadas y gastadas velas de cumpleaños.

Empezaba a desesperarme y a aceptar la posibilidad de tener que vivir en las tinieblas el resto de mi vida, sin sombra de mí misma, sin reflejo en el espejo, sin escarcha ni arcoiris. Y cuando la desesperación parecía atisbar un triunfo en mi interior, cerré los ojos y la luz se hizo.

Pequeños haces de luz se colaban por las rendijas de la persiana de mi corazón. Eran luces furtivas en donde flotaban juguetonas las motas de polvo. Entonces lo comprendí todo, como si un interruptor interior se hubiera accionado automáticamente.  Me di cuenta de que siempre la luz es más grande que la oscuridad, siempre es más inmensa, siempre más burlona. Sólo tuve que levantar al completo las persianas para que esa intensa luz blanca me invadiera por completo. Me emborraché de luz y me iluminé como una bombilla de alto voltaje. Había encontrado dentro mí, la luz que buscaba fuera. Continuaba con los ojos cerrados, pero ahora tenía el corazón abierto, con sus persianas bien alzadas, sin miedo a fundirme o a no tener una rosca adecuada para mi bombilla. Sin necesidad de viejas velas consumidas por los recuerdos, ni enchufes, ni cerillas. Brillando con luz propia.

20 respuestas a “La luz”

  1. Magnus Ingaldsen dice:

    Efectivamente, Paz. Brillar con luz propia. En un mundo de flashes que ciegan y de ojos que prefieren la oscuridad, eso tiene mucho más mérito.

  2. jaimescolano dice:

    Si la experiencia es óptima todo fluye… todo cuadra, cada pie va a su sitio, cada dedo a su tecla, cada gramo de oxígeno al músculo que lo reclama. Eso es brillar con luz propia. A veces he experimentado esta sensación. La persiana que se abre es el pistoletazo de salida. Véase http://nativojaime.blogspot.com/2011/04/comprate-un-duro-de-bosque-y-pierdete.html o este otro http://nativojaime.blogspot.com/2011/01/mi-esta-droga-me-va-matar-ademas-de.html

  3. ana dice:

    El mejor momento de reflexion es el que haces a oscuras, he recordado tambien esos momentos a oscuras con mis hermnanos, escuchando la lluvia, el viento, y contando tonterias y risas, gracias Paz por revivir esos momentos.

  4. Mª Antonia Moyano dice:

    Hay veces, por un motivo u otro, que nos encontramos en penumbra o a oscuras, pero entonces aparece alguien que te da esa luz que tanto ansiamos . No nos conformemos , con una simple vela. Necesitamos una farola inmensa para que nos alumbre en la oscuridad. Como siempre te digo !!GENIAL!!. Un beso.

  5. Ragnarok dice:

    Vaya …¡por ODIN!,¡mi persiana no hay manera de subirla!Ciego,sordo, y calvo ,sin rocio de luz que llevarme en el amanecer.¿Me puedes pasar el numero del desatascapersianas?.Bonito relato ,lastima que la lirica no de brillo al ajeno.

  6. Victoria dice:

    Es importante buscar la luz y ser luz… Vivir acomapñados de buenos amigos y hacernos la vida agradable y luminosa. Un buen “post”. Gracias Paz.

  7. Ana dice:

    Qué razón tienes! 🙂 No hay luz más fuerte que la que tenemos en nuestro interior, si ésa se apaga todo se vuelve oscuro. Me ha gustado mucho. BS

  8. Ana Maria dice:

    Todos tenemos luz y oscuridad en nuestro interior lo que importa es que parte decidimos potenciar.:-) ¡¡Magnífico relato!!

  9. ayelen dice:

    me encantoo ! la verdad que es una buena metafora para describir la luz interior . Me senti muy identificada. Como siempre disfrute de tus relatos, gracias por compartirlos!

  10. Me ha encantado. El comportamiento dual de la luz, como fuente de energía y de conocimiento (interior en este caso) ha sido reflejado lúcidamente en tu escrito. Me viene a la mente el Mito de la Taberna de Platón, al que algunos iluminados se empeñan en llamar de la Caverna, cosa que no alcanzo a comprender con la luz de la razón.
    Un saludo encendido,
    Miguel

  11. Flower dice:

    Paz, yo estoy buscando esa luz que tu has tenido la fortuna de hallar. La busco, deshaciendome de trastos, de recuerdos viejos, los despido con gratitud pero los deshecho porque me tapan la visión. Pero ten cuidado al brillar, o brilla sin temor, aún sabiendo que la luz inevitablemente atraerá bichos que te golpearán insistentemente, pero no dejes de brillar porque también serás faro de cosas maravillosas. Tu vida

  12. Paco Cremades dice:

    Hay gente que ve la luz en vida y desde ahí es como si volviera nacer, que por eso se le llama alumbramiento, con más vida y más sabiduría. Venimos de la luz y regresamos a ella. Te adjunto este texto de Brian Weiss, de su libro Los mensajes de los sabios. Zeta.

    “Por ahora, sólo siento la paz. Es un momento de consuelo. Hay que consolar al grupo. El alma… El alma encuentra aquí la paz. Dejas atrás todos los dolores corporales. El alma está tranquila y serena. Es una sensación maravillosa… Maravillosa, como si siempre te alumbrara el sol. ¡La luz es tan brillante! ¡Todo proviene de la luz! ¡De esta luz surge energía! Nuestra alma se va hacia ella inmediatamente. Es como una fuerza magnética hacia la que nos sentimos atraídos. Es maravilloso. Es como una fuente de energía. Sabe cómo curar.”

    Muchas gracias Paz por alumbrarnos, un beso.

  13. Jose Tovar dice:

    La verdad es que tu siempre has sido como una pequeña estrella, con luz interior pero también exterior, que ilumina constantemente a los que están a tu alrededor. ¡Enhorabuena, Paz, y muchos besos!

  14. Maica dice:

    Vivir de dentro hacia afuera, sacar la luz que está dentro de cada uno/a, hacer que esa luz se expanda sobre todo lo que amamos. No esperar que la luz nos venga desde afuera hay que buscar primero dentro, esa es la luz auténtica. A veces también tenemos cerca personas que nos inundan de luz, esa luz hay que enriquecerla , no anularla , aprovecharla y ayudar a que siga creciendo.Luz para todos

  15. susanna dice:

    Sí Paz, la luz está en nuestro interior… somos luz!!!. Triste la persona que toma la decisión de estar entre tinieblas. Saludos y gracias por hacernos partícipes…

  16. susanna dice:

    Sí Paz, la luz está en nuestro interior… somos luz!!!. Triste la persona que toma la decisión de estar entre tinieblas. Saludos y gracias por hacernos partícipes de tus reflexiones.

  17. beatriz dice:

    Preciosos texto y real,todos en algún momento de la vida nos hemos sentido a oscuras,aún habiendo luz a nuestro alrededor y no la queremos ver,la luz es vida ,ya lo dicen nada más que nacemos “ha dado a luz”,pues es lo primero que vemos….

  18. Karmina dice:

    Ello es nuestra ” máxima ” , poder brillar con luz propia, pero creo que en toda persona tenemos etapas de luz ” tenue o penumbra ” …somos humanos , lo importante es seguir buscando la luz y si conviene tener una ” mano “· que nos guie. Besitos Paz , genial.

  19. PAZ

    Bonita metáfora de la soledad y el amor. Me ha encantado.
    Estoy contigo en que la mayoría de personas vivimos en la penumbra sin atisbar que la luz la tenemos a un paso… No necesita interruptor ni bombilla, tan sólo con escuchar los latidos de nuestro corazón, podemos iluminarnos.

    El pasado, duele, pero hay que mimarlo, sin hundirte en él, por supuesto, pero a veces es necesario soñar que lo que hubo y retuvo porque seguirá con nosotros mientras nos quede un aliento de vida.

    Me parece muy acertado que, de vez en cuando, saques del arcón algunos de tus anteriores relatos.

    Un beso, Ann@ Genovés

    P. D. te remito el enlace de mi última publicación… Casualidades de la vida, también habla de la soledad y del amor.

    http://annagenoves2012.blogspot.com/2012/02/chico-solitario_29.html

  20. Viki andreu dice:

    De noche con la oscuridad reflexionamos,lo malo es cuando hay luz d la ma?ana,sigues en tinieblas,y no encuentras una vela,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *