Mi amigo el fracaso.

imagen de la web lectorestintaviva.blogspot.com

Caminando por la vida de la mano de mi fracaso me hice su amiga. Él fue el único amigo honesto conmigo, el único que se acordó de mí cuando caí, el único que no se desdijo de sus palabras, el único que anunció que siempre me esperaría, y así lo hizo.

Su verdad honesta me enseñó más que cualquier éxito furtivo que pude probar de cuantos ambicioné. Fracasando me hice fuerte, comprendí a la decepción, y tuve siempre la oportunidad de empezar de nuevo de una forma más inteligente. Mi amigo el fracaso me enseñó que un papel en blanco no está ausente de ideas, sino que las contiene todas, todas las que yo quiera escribir en él.

De no haber conocido al fracaso mi vida no sería la misma. Para empezar no sabría valorar en su justa medida al éxito, ese engreído que no sé qué se cree.  El fracaso me ayudó a conocer a la impaciencia, a la frustración, a la desesperación y al pesimismo, una pandilla  de la que es mejor huir y a la que es bueno saber detectar. Me aconsejó cambiar de acera si me los cruzaba por la calle.

Mi amigo el fracaso me enseñó también que era mejor rodearse de otra clase de compañías. Me presentó a la superación, al optimismo, a la fuerza de voluntad y al sacrificio. Son buenos tipos. Ellos siempre creen en las segundas oportunidades.

El fracaso me puso un espejo delante para que aprendiera a ver quién era yo realmente. Sin halagos presuntuosos, desnuda de vanidad, como mi madre me trajo al mundo. Y pude ver reflejado en aquel espejo, lo inmenso de mi corazón, como en una radiografía.

Antes de conocerle, cada vez que me miraba al espejo, sólo me reflejaba vestida de la cara y exclusiva ambición, maquillada con el verde de la envidia y haciendo de tripas corazón.

Qué bien que mi amigo el fracaso me enseñara a ver la vida de otra manera, a conocer lo relativo del norte y del sur, del este y del oeste y que no siempre lo que está en medio es el centro del universo. Me enseñó que una corbata puede ser una soga, un palacio una cárcel y que hasta los zapatos caros pueden hacerte llagas en los pies, si el camino requiere deportivas. ¡Es tan sabio mi amigo el fracaso! Muchas veces me repitió que poseer un barco no significa que estés libre de naufragar. Él me enseñó a nadar.

Ahora que le he conocido y que hemos labrado una bonita amistad, no teme que me marche porque no es posesivo.

– ¡Ten cuidado si te cruzas con el éxito!, – me dijo el día que me marché, – suele ser un tipo traicionero. Y si me necesitas, porque tu ego sea más grande que tu corazón, llámame, yo siempre cojo el teléfono.

27 respuestas a “Mi amigo el fracaso.”

  1. Espe dice:

    La verdad es que nunca lo había visto desde ese punto de vista, un fracaso tan positivo y un éxito tan negativo. 😉

  2. Virgilio dice:

    Paz estoy admirado con tus hermosas palabras, con tus pensamientos, con la calidez de tu alma, con el compromiso humano, con tantas cosas!! Es difícil expresar los sentimientos pero leyéndote me veo identificado con todo lo que señalas y además con una excelencia y una calidad enormes.
    Nos conocimos hace años en unas circunstancias un tanto extrañas pero vi entonces a una mujer sincera, íntegra y amable. Ahora descubro a una mujer madura, sensible, interesante, a una futura amiga con quien compartir esta maravillosa vida que se nos escapa de las manos por no saber disfrutarla convenientemente.
    Ánimo Paz, escribes muy bien y expresas mejor, me uno a tu grupo de seguidores y te invito a un café para reencontrarnos y crecer juntos.

  3. Victoria dice:

    ¡Me ha gustado mucho tu reflexión!

  4. Ana Maria dice:

    ¿Quién no conoce al Señor Fracaso?.Todo el mundo le tiene miedo pero, yo le veo un buen tipo.Sólo hay que saber tratarlo.Me he cruzado varias veces con él,incluso lo he invitado alguna vez a pasear conmigo,pero… nunca he dejado que se quedara mucho rato.Eso sí después de sus visitas,me siento como nueva y con más fuerzas para comenzar otra vez.¡¡¡¡¡Genial y motivador relato Paz!!! 🙂

  5. LaBruja dice:

    ¿Dónde está realmente el listón que separa el éxito del fracaso?…¿Quién ubica exactamente su altura?. Me preocupa sentirme fracasada personalmente, pero, casi siempre, éste aparente fracaso no es más que el no haber llegado a algún reto privado, habitualmente muy exigente. Lo mejor para mí, que ya llevo medio siglo tratando de conocerme, entenderme y aceptarme, es ser AMABLE, conmigo misma, no exigirme cosas que me amarguen la vida y ser cómo un junco, que se cimbrea con las corrientes y los vientos, pero sigue aferrado a la tierra con fuertes raices.
    Gracias, Pacita…… Es un regalo precioso. Un besazo.

  6. Paz Castelló dice:

    Al fracaso hay que mirarle a los ojos para poder descubrir su auténtica naturaleza. Eso pretendía con este texto. Gracias por vuestros comentarios. Virgilio, el cafetito cuando quieras, me alegra haberte conocido. A todos un beso.

  7. Mª Antonia Moyano dice:

    Paz me has impresionado con tus letras. !!Maravillosas !!!!. y sí, he conocido al fracaso y de él se aprende mucho. He aprendido a valorar cosas que antes no le daba importancia. Me he caído y he vuelto a levantarme , muchas veces, me ha enseñado a tener los pies en la Tierra. Te lo vuelvo a repetir “”MARAVILLOSO “” relato el tuyo. Un beso

  8. ana dice:

    ME DEJAS SIN PALABRAS……PAZ
    CREON QUE EL FRACASO, ADEMAS DE AMIGO
    ES EL PROFESOR DE LA VIDA, EL QUE TE HACE VER
    POR DONDE NO HAS DE VOLVER A PISAR Y EL QUE
    TE HACE CRECER COMO PERSONA, TAMBIEN LE PODIAMOS
    LLAMAR EQUIVOCACION O ERROR……..
    PRECIOSO PAZ…….ME SORPENDES CADA DIAMAS……BESOSO

  9. Paz, me han encantado tus palabras, así como el mensaje que les acompaña.
    Desde hoy miraré al fracaso con otros ojos, tal vez con los del compañero de viaje. Lo miraré de frente, ni desde arriba, ni desde abajo. A su altura y a la cara. Conocer bien al fracaso me ayudará a valorar lo que soy y lo que tengo.
    Un beso,
    Miguel

  10. Karmina dice:

    Cierto , y parece una incongruencia pero me ALEGRO de haber conocido el fracaso ….y de haberme abierto los ojos a la ” realidad “…de todas formas se supone que la vida ha de ser larga …no estamos exentos de recaer, pero si de ello he de volver a aprender , pues – no le doy la bienvenida – pero tendré que volver a recuperarme con él.
    Besos a todos y a tí PAZ.

  11. Ragnarok dice:

    No es cierto….el fracaso no fracasa ,sino es con un triunfo.Mirarlo es la valentia del que se sabe triunfador. No todos podemos mirar asi.

  12. jaimescolano dice:

    Acabo de conocer la gloria de mano de un “fracaso”. Es importante petar de vez en cuando, ayuda a ser humilde, a saber a quién tienes por ahí…

  13. pablo dice:

    Magnifico esas reflexiones animan a levantarse y luchar por algo o algien al ser mas atormentado del mundo

  14. Loli Martinez dice:

    Como me gusta tu perspectiva de las cosas y otra vez, es verdad, gracias Paz y es un placer disfrutar de ese talento.
    Un beso.

  15. Pensador dice:

    Qué lindo, Paz! Son pocas las personas que saben valorar también el fracaso. Y es con él que aprendemos un montón de cosas. Un texto muy tocante, me encanta! Un beso grande desde el otro lado del charco.

  16. maria navas dice:

    Hola Paz , el fracaso muchas veces nos viene impuesto ,hasta que te llegas ha conformar ,hace ocho años se cruzo en nuestas vidas ,y cada dia se afianza mas,

  17. marisa dice:

    Imposible describirlo mejor. Cuando estás en el pozo es cuando empiezas a remontar, a veces cuanto peor mejor. Hay que tocar fondo una temporada para conocer al éxito traicionero. Valoramos mas los pequeños detalles, y hasta que no estamos en el pozo no sabemos realmente quienes son los verdadederos amigos. El fracaso nos descubre la verdad, nos endurece y enseña a entender cosas que antes ni nos planteabamos. Es el paso de lo superficial a lo mas pronfundo. Paz muy bonito como nos tienes acostumbrados.

  18. Kathia dice:

    el fracaso y el exito siempre estan por las esquinas y rincones de la vida!!

  19. PEDRO dice:

    Otro texto contradictorio y lleno de verdades

  20. jovita dice:

    En ocasiones es bueno tener en la mesilla de noche un libro con este título, y cada noche al acostarse, leer cada uno de sus capítulos, y meditarlos, aprender desde el fracaso significa ser cada dia más fuerte, pues en esos capítulos encontramos las pautas que debemos seguir para levantarnos al día siguiente y no cometer los mismos errores para poder continuar nuestro camino.

  21. Rudy dice:

    Paz
    Me ha fotografiado tu escrito, tengo 58 y estoy comenzando una experiencia laboral de nuevo despuesmde muchos “exitos” la vida nos muestra de un dia para otro que nada vale mas que las cosas mas elementales y sencillas…
    Por eso digo:
    Mira hacia fuera y te veràs a tí mismo en los demás, mira hacia detro de tí y verás el infinito….ahí esta Dios.
    Rudy

  22. javi dice:

    Como la mayoría,supongo, aprendí mas de señor fracaso, que de ningún otro.

  23. MERCHE dice:

    ME GUSTA MUCHO ESTE FRACASO TAN POSITIVO… TAN LLENO DE COSAS POR HACER, SIN LISTA DE COSAS NO HECHAS. TE COJO PRESTADO A TU AMIGO, PRONTO ESTARE EN DISPOSICION DE DEVOLVERTELO. GRACIAS

  24. Niala dice:

    Tu última frase es la clave que todos debemos recordar y que muchos olvidan….

  25. mari dice:

    El final estupendo

  26. Fernando Santana dice:

    Parece que ya está todo dicho, a mi solo me queda añadir “muchas gracias” por este consejo…..así lo tomo. Un abrazo.

  27. isidre dice:

    Ni hay mejor manera de describirlo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *