La llamada de la vecina

Desconozco el autor de la imagen. Házmelo saber si eres tú. Obtenida de la web www.fotolog.com/daglez_artista/32299343

Una mañana, la Muerte decidió llamar por teléfono a la Vida. La Muerte y la Vida siempre habían sido vecinas, la una junto a la otra, pero nunca habían tenido una buena relación. Cuando se encontraban en el ascensor evitaban cruzarse las miradas y ni siquiera hablaban del tiempo.  La Muerte sentía celos de la Vida porque a ella, todos los vecinos del barrio la tenían en muy alta estima, mientras que a la Muerte, unos la  evitaban y la mayoría la temían. “La tienen sobrevalorada, con lo que les hace sufrir, sin embargo yo le ofrezco la paz eterna y qué poquitos lo saben apreciar”, solía refunfuñar entre dientes la Muerte, celosa de su vecina.

Aquella situación resultaba insostenible y, por eso, alguna de las dos vecinas debía dar el primer paso para reconciliarse, teniendo en cuenta que no podían estar la una sin la otra porque,  ¿qué hubiera sido de la Vida sin la Muerte y de la Muerte sin la Vida?

Aquella mañana la Muerte se sentía magnánima y decidió que sería ella la que llamara a la Vida. Tal vez, si la pillaba de buenas, se sentarían a hablar de sus cosas, las dos juntas,  tomando un café. La Vida debía comprender que la Muerte no pretendía ser tan triste y que tenía su razón de ser. Además la Vida debía dejar de pavonearse por ahí con sus aires de grandeza, siempre presumiendo de cuán maravillosa es. Vale que la Vida tiene muchas cosas para disfrutar, cierto, pero es tan corta y pasa tan rápido, todos lo dicen, que comparada con la eternidad de la Muerte casi da risa. Por eso era el momento de hacer borrón y cuenta nueva, así que la Muerte cogió el teléfono y tecleó un número largo y difícil de recordar. “La Vida siempre se empeña en hacer las cosas complicadas”, pensó la Muerte mientras lo marcaba. Pero la llamada quedó en nada. La Vida estaba comunicando. “¡Qué fatalidad,  para una vez que me animo a hacer las paces!”, pensó la Muerte.

Como el propósito de la Muerte era firme, lo intentó y lo intentó en repetidas ocasiones, pero el teléfono de la Vida siempre daba comunicando. A la mañana siguiente la Muerte encontró una nota que habían colado por debajo de su puerta, la firmaba la Vida y decía: ¿Es que no entiendes que si te cojo el teléfono seré la Muerte en Vida?

14 respuestas a “La llamada de la vecina”

  1. Laila dice:

    Me ha gustado el final, tiene su lógica, supongo que lo peor es ser “la muerte en vida” porque ni eres muerte ni eres vida. Original.
    Un beso.

  2. Ana dice:

    Todos vivimos y todos moriremos aunque a veces se nos olvide y malgastemos nuestros días pensando en cosas que no deberían ocupar nuestro tiempo. Yo apuesto por vivir al máximo todo lo estupendo que tenemos alrededor y pasar de puntillas por lo menos positivo, aunque a veces nos cueste. De la muerte sé que llegará pero prefiero dedicar mi tiempo a vivir la vida. Como tú dices, son vecinas y las dos saben la frágil frontera que las separa. A vivir! 🙂

  3. Loli Martinez dice:

    Me ha encantado! y cierto es que la muerte y la vida van juntas, desde el momento que comenzamos a vivir, gracias por tu talento, un placer leerte, como siempre.
    Un beso

  4. Magnus dice:

    Me ha gustado mucho, aunque no estoy del todo de acuerdo. Sobre todo porque yo creo que la muerte, como el parto, es sólo un momento traumático y doloroso de cambio…

  5. Pensador dice:

    La verdad es que es muy difícil ver a la Muerte sin temores porque nos es totalmente desconocida, pero sí que lidiar con ella con más tranquilidad sería muy útil, así no sufriríamos tanto cuando ella llegase… Lo mismo es válido para la vejez, que debía ser encarada con más naturalidad. Muy bueno post, Paz! Un besote y… viva la Vida! (Es inevitable decírtelo, jejeje!).

  6. Francine dice:

    Me ha gustado mucho. Independientemente de lo que yo crea sobre la muerte o la vida, tu relato es muy bonito y original. Gracias por compartir estos relatos, es una gozada leerlos.

  7. Rafa dice:

    jajajaja… Me ha encantado, Paz. Pobre muerte, aunque siempre se salga con la suya ¡Está tan sola!

  8. Ana Maria dice:

    Pienso que tal vez la vida se trate de… perseguir instantes que se mueren.

  9. maria navas dice:

    La muerte llegara ,prefiero dedicar el tiempo a vivir la vida ,porque la frontera entre ambas es muy fina .

  10. Karmina dice:

    Hola Paz y compañeros de “blog ” , interesante para la reflexión y quizás por mi condición de enfermera , que tan amenudo veo la muerte, que también ha pasado ” rozando ” más de una vez en mi vida , que me dá pie a profundizar en que es REAL y que de ella no nos libramos nadie, he asistido a cursos, jornadas de ” procesos de duelo ” ..sería como preparación o ayuda que se destina a nosotros mismos y asi podemos ” arropar ” a las familias …cuando la sufren en un ser querido. Creo que hemos de aceptar y no temer a la Muerte para poder disfrutar y valorar la Vida. La Muerte solo es el momento de ” traspaso ” y creo que a la mayoría de nosotros lo que nos atemoriza es el ” dolor o sufriento ” ante la enfermedad, la posterior ausencia del ser querido, el añoramiento….que es muy distinto. Entraríamos en los conceptos de Muerte digna – que nadie se confunda – pues se trata de evitar solo el ” dolor físico” al mismo tiempo que a los “sanitarios ” nos da margen para ir escuchando a la familia , iniciando con ellos su proceso de duelo, arroparlos…a parte son ellos y el propio paciente quien decide si quiere calamtes o no ….-cuidado yo no hablo de sedación – eso es a criterio facultativo- para nada de enfermería. Concretando : hemos de aprender a prepararnos y Aceptar la Muerte ….sólo así Viviremos plenamente y sabremos respetar mucho más a los de nuestro alrededor, seremos más conscientes de si vale la pena ….enfadarse , enfrentarse …con ciertas situaciones sin importancia. Por mi parte os recomiendo asistir a algunas de estas charlas , jornadas …etc pues es algo de lo que nadie nos libramos, en amigos , familia …y os aseguro que entendiendo las fases del ” duelo ” se puede ayudar mucho , además de empezar por nosotros mismos a ” Vivir de mejor forma ” . Si alguien está interesado , tengo varios títulos al respecto. Fuerte abrazo y serenidad ante algo evidente que podemos suavizar o intentarlo al menos. Yo sí lo he hecho y sincermanete me siento Bien y tranquila. Besos

  11. Sigo sín palabras, me parece un relato tan profundo que en estos momentos que he visto a la muerte tan de cerca me produce escalofrios. Cada vez estoy más convencida de tu talento y creo que este pais tiene que tener en sus librerias a Paz Castelló.

  12. Purificacion Castedo Jimenez dice:

    Excelente como todos tus textos, un placer leerte.Muchas gracias Paz

  13. bego dice:

    excelente, aunq yo soy mas, de vida en muerte… vivir muriendo cada día, disfrutando de la vida a sabiendas q algún día llegara el ultimo!!
    La vida es el camino a la muerte… sabiendo eso… disfrutemos del camino!!

  14. Venti dice:

    Muy interesante y sobre todas las cosas, real.
    Sin una la otra no existe. Luego de que una acaba llega la otra, pero aparece nuevamente la primera.
    Es un circulo magnífico y depende de todos nosotros que así siga siéndolo.
    Viva la Paz!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *