Mi estación

Vivimos en un ático sin ascensor: Cuando tú subes las escaleras, las bajo yo. El piso es demasiado pequeño: Un poco apretado para los dos. Trabajamos juntos: Tú en el turno de día y yo, cuando se esconde el sol. Dormimos cuando podemos: Tú roncas y yo, me voy al salón. Compartimos alguna comida: A ti te encanta el filete y a mí el salmón. Nos gusta la música a los dos: Adoras a Perales y a mí me gusta el rock.…

La llamada de la vecina

Una mañana, la Muerte decidió llamar por teléfono a la Vida. La Muerte y la Vida siempre habían sido vecinas, la una junto a la otra, pero nunca habían tenido una buena relación. Cuando se encontraban en el ascensor evitaban cruzarse las miradas y ni siquiera hablaban del tiempo.  La Muerte sentía celos de la Vida porque a ella, todos los vecinos del barrio la tenían en muy alta estima, mientras que a la Muerte, unos la  evitaban y la mayoría la…

Amarga carta a los Reyes Magos

A golpe de tarjeta en grandes almacenes, salpicados por el lujo de una buena mesa, destellos dorados, luces de colores y buenas intenciones, que casi nunca pasan a realidades, así ha transcurrido la dulce navidad de muchos. Una hipocresía amparada por una sociedad que alimenta las mentiras de la mayoría y ahoga los anhelos de unos pocos desamparados. Un año más, y ya van 2010, se repite la misma historia, y es que  por algo se dice que los humanos somos animalitos…

Me llaman loca

Me llaman loca porque muerdo la rabia  y la hago jirones, exhibiendo mis miserias, cuando ellos se las guardan. Porque paseo descalza en invierno para sentir el frío de la escarcha por las mañanas. Porque espero sin esperar nada a cambio y, en cambio, desespero de desesperanza. Me llaman loca por no llamarme libre, auténtica, transparente, salvaje o clara. Porque no me maquillo por las mañanas y por la noche no duermo, porque sueño despierta. Me llaman la loca de la lengua…