Lo llaman casualidad

La casualidad es el lenguaje del destino. Un idioma propio para quien quiera escuchar. A palabras necias, oídos sordos y no hay más ciego que el que no quiere ver. Mantén alerta la mirada en las sombras de lo que miras. Escucha el susurro de las palabras que mece la intención de quien las pronuncia. Si te pasa por casualidad, dile al destino que le entendiste y súbete al tren por el puro placer del viaje. Lo llaman casualidad cuando son los…