El jarrón roto

jarron roto

No hay pegamento que pueda arreglar el jarrón que se me rompió. Junté todas las piezas, una a una, por pequeña e insignificante que me pareciera, porque pensé que todas eran importantes y que, incluso las más pequeñas,  servían de apoyo para otras quizá más grandes pero, no por ello, más importantes.

Le dediqué tiempo, paciencia y cariño, porque las cosas hechas con cariño siempre salen mejor, es el ingrediente secreto. Pero, a pesar de mi dedicación, el jarrón nunca será el mismo. A simple vista tiene grietas, muchas grietas, aunque no me importa demasiado su aspecto físico. Si le echo agua para poner unas flores, el agua se filtra por las juntas, esas que con tanto mimo pegué.

Me gustaría retroceder en el tiempo hasta el momento justo en que dejé caer el jarrón de mis manos. Si pudiera, lo sujetaría firmemente pero sin apretar, lo admiraría por su belleza y agradecería en cada momento, lo útil que me resulta y cuánto me gusta que sea mi jarrón. Nunca le dije todas estas cosas porque nunca pensé que se me pudiera caer y romper en mil pedazos. Tampoco pensé que, aunque pegara todos los trozos, ya no sería el mismo jamás.

Sencillamente hay cosas que no se pueden arreglar aunque lo intentes, aunque lo desees y sólo descubres cuánto te gustaban, cuando ya están rotas o cuando has intentado pegar sus pedazos con la intención desesperada de recuperar lo perdido.

27 respuestas a “El jarrón roto”

  1. Alejandro dice:

    A mi eso me está pasando con una vieja amistad. Por mucho que quiero arreglarlo con ella, sé que nunca volverá a ser como antes y que, de momento, ese jarrón permanecerá roto en el suelo hasta que por gracia divina alguno de los dos se decida a traer escoba y recogedor. Como siempre, compañera y amiga, una entrada muy buena. Yo también te sigo desde la distancia. Un beso enorme desde México. Te extraño! 😉

    Alejandro.

  2. Ana dice:

    A veces las prisas, las obligaciones, la rutina, … nos ocultan lo importante, lo que tenemos más cerca, lo más bonito y a lo que no prestamos la atención adecuada. GRACIAS por recordarnos que cuando algo no se cuida se puede llegar a perder, o cuanto menos a dañar de forma irreparable. BS!!!

  3. Carmen dice:

    Mi jarrón se llamaba Santiago y tampoco pude pegar los pedazos rotos.

  4. Anabel dice:

    Aveces no viene mal renovar la decoración, no gasteis pegamento y comprad uno nuevo. Y si teneis que poner las flores en un vaso por un tiempo, hasta que encontreis el adecuado, tampoco se acaba el mundo. Hay jarrones que no merece la pena intentar salvar sólo porque llevan toda la vida en el mismo sitio y nos hemos acostumbrado a verlos a diario al llegar del trabajo. No es tu caso Paz, el tuyo es para envolverlo en ese plástico de burbujitas de por vida. Por cierto, dale un beso de mi parte, que no se te caiga nunca.

  5. laotramano dice:

    Te responsabilizas de que el jarrón se rompa…
    Crees que lo tratas mal…
    De acuerdo, valoremos todo lo que nos rodea, mimemos y miremos lo que tenemos y no apreciamos, pero no olvides que no solo depende de ti tu amado jarrón, depende de todos los que interaccionan con él y por último, y no menos importante depende de lo fuerte que el sea o quiera ser.
    Dale un beso a tu jarrón, aunque él no pueda verte.

    PD.- He hecho un viaje en tu blog de tu presente hasta aquï, me ha gustado pasar esta tarde de nubes contigo y aunque no te conozca, he estado a tu lado, y he sido tu amigo. Un abrazo

  6. Taccoro dice:

    he leido tu metáfora del jarrón roto y refleja demasiado lo que me está pasando hoy.
    Había construido desde hace algun iempo una relación amitad-profesional con unos colegas, con los que pensabamos armar una productora. Pero por una tontería todo se hizo trizas, y hoy ellos y mis sueños de realización profesional son mi jarrón roto.

    gracias por escribir tus sentimientos aqui, aunque no nos conocemos me consuela saber que aun hay personas que dicen lo que sienten y luchan por que su mundo se mantenga en pie.

    Quisiera citar tu texto en mi página, aludiendo que es tuyo, claro.

  7. giannina dice:

    muy bueno. quisiera tenerlo y enviarlo.

  8. Ana Maria dice:

    Acudo al refranero. A veces sólo se aprecia lo que se tiene, cuando se pierde.Y lo de comprar otro jarrón….todos los jarrones ,buenos o malos que pasan por nuestra vida ,forman parte de ella.Hay que intentar pegarlos y devolverlos a su lugar de origen.Todo jarrón tiene su historia y en la vida, muchas cosas tienen un precio pero, sólo algunas tienen valor. :(( . Como siempre ¡Genial Paz!.

  9. Jani dice:

    Ojalá solo rompieramos un jarrón en la vida, son tantos que ya se me perdió la cuenta por los lados de la vergüenza y de la culpa….

  10. maria navas dice:

    Cuando se rompe el jarron mejor tirarlo ,no es bueno querer conservar un jarron con fisuras,ya no es el mismo y por mas cariño que le tengas siempre le encuentras algun defecto, mejor no mirar atras.

  11. Laura dice:

    Me parece precioso lo que has escrito. A mí se me ha roto el jarrón. Lo dejó él caer y se rompió. Y yo he decidido no reconstruirlo. Las cosas rotas rotas queda. Haré mi propio jarrón. Besos.

  12. Fernando dice:

    Que razón tienes, todos tenemos nuestro jarrón, a mi se me acaba de romper uno. Lo hemos pegado pero, se escapa el agua. Besos

  13. Mercedes R. dice:

    A veces las cosas se estropean tanto que no se pueden recomponer. Sin embargo, personalmente en tiempo de crisis conyugal, he procurado anteponer el amor que nos tenemos desde la adolescencia, a cualquier interés personal.

  14. POLLY dice:

    QUÉ SUCEDE A LA PERSONA DUEÑA DE UN JARRÓN ROTO?
    ALGUIEN SABE?
    ES ANUNCIO BUENO?
    ES ANUNCIO DE CAMBIO DE CASA?
    EL JARRÓN SE QUEBRÓ EN EL JARDÍN!
    EL DUEÑO ES SEPARADO Y TIENE DE VISITA A UNA NOVIA CADA 3 DIAS Y LO DEL JARRÓN PODRIA SER ANUNCIO DE QUIEBRE?

  15. jovita dice:

    cuando un jarrón se rompe lo mejor es tirarlo, si lo pegas las grietas te recuerdan siempre ese momento en el que dejó de ser el mismo, lo malo es que lo cambies y lo cambies y siempre se te rompan los jarrones, en ocasiones pienso que seria mejor no comprar ningún jarrón más, tal vez si comprara una maceta y plantara semillas podría disfrutar mejor de las flores que nazcan en ella.

  16. Pilar Perez Martín dice:

    Una realidad muy frecuente, se rompe el jarrón y lo pegamos hasta todas las veces que sean precisas, hasta que hay mas trozos que jarrón, con suerte un día decidimos tirarlo pero otras veces lo guardamos en una caja como recuerdo y lo único que pasa es que estorba.

    Un beso Paz.

  17. Inma dice:

    Un jarrón roto nunca volverá a ser el mismo, porque él dejará escapar irremediablemente gotas de agua por sus fisuras y porque tú nunca volverás a verlo como lo que fue.

    Un gozo leerle una vez más.

  18. CHARO IRLES dice:

    ¡¡¡ QUE PALABRAS MAS SABIAS ¡¡¡ …PERO ESE JARRON ,PARA MI ES COMO LAS PERSONAS, CUANDO SE QUIEBRA UNA VOLUNTAD ,UNA AMISTAD,UN AMOR,NUNCA VUELVE A SER IGUAL ,EL SER HUMANO TIENE ESA CAPACIDAD PARA ROMPER TODO LO QUE ESTA A SU ALREDEDOR,YA SEA UN JARRON UNA AMISTAD O UN AMOR….SEA LO QUE SEA DA IGUAL…… LO SIENTO POR TU JARRON…

  19. maría avila dice:

    cierto,me gustó mucho

  20. […] Otro jarrón roto que me he encontrado […]

  21. m.v.z. georgina ivonne beltri coria dice:

    EXISTE LA OTRA VERSION POSITIVA LA DEL JARRON JAPONES ROTO TODO ES CUESTION DEL ENFOQUE QUE LE DES
    Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Ellos creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso. El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber estado roto. Llevemos esta imagen al terreno de lo humano, al mundo del contacto con los seres que amamos y que, a veces, lastimamos o nos lastiman. ¡Cuán importante resulta el enmendar! Cuánto, también, el entender que los vínculos lastimados y nuestro corazón maltrecho, pueden repararse con los hilos dorados del amor, y volverse más fuertes. La idea es que cuando algo valioso se quiebra, una gran estrategia a seguir es no ocultar su fragilidad ni su imperfección, y repararlo con algo que haga las veces de oro: fortaleza, servicio, virtud… La prueba de la imperfección y la fragilidad, pero también de la resiliencia —la capacidad de recuperarse— son dignas de llevarse en alto. – EDU WIGAND

  22. pazcastello dice:

    Muy interesante tu comentario. Desconocía el Kintsugi, ese arte japonés y su simbología. Gracias por acercarnos un poco de sabiduría. Un abrazo.

  23. Jani dice:

    Me encanta este texto, hoy he tenido oportunidad de compartirlo con una amiga. He copiado el enlace, espero haberlo hecho bien, no obstante y por si acaso, también puse tu nombre 😉

  24. Bella dice:

    Tuve una bella relación de más de 4 años, de está relación quedé embarazada, él me abandonó porque no se vió capáz de nosotros, además, me dijo que ya no me amaba. Ya nació mi retoño y yo me alejé de él, hasta el punto que no sepa nada de nosotros. El amor que le tenía es como el jarrón, nos hemos hecho daño, él más a mi. Prefiero botar el jarrón a la basura para no verlo más.

  25. Celine dice:

    Que hacee cuando ese jarrón te ha caido en un pie y a pesar se tu dolor lo has pegado con todo el amor de todas las formas imaginables, pero casa vez que piensas que ha quedado listo, te vuelves a astillar el pie con un trozo nuevo que no habías visto?

    A veces simplemente es mejor reparar en el pie y cuidarlo para mejorarlo y una vez sanado decidir que hacer con el jarrón.

  26. ines dice:

    Estaba en una relación donde yo fui la que más dio en todo , pero hacen unos días me envió aquel vídeo del ja?ron roto japonés , pese que yo le dije que lo odiaba y no quería saber más de el , mi corazón lo perdono , trató de odiarla pero no puedo …Lo cierto es que lo Amo y lo extraño pero me lastimó me hizo mucho daño , ahora el no se que es lo que quiere dices volver y hacer está relación más fuerte y linda o tan solo quiere que seamos amigos ….

  27. Omsr dice:

    Me gustó la historia del jarrón Lo que se pudiera hacer con el jarrón roto es unirlo con un material hermoso como el oro y quedaría mejor que como Lucía… Así es con las. Amistades rotas podemos unirlas. Con el amor y el perdón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *