El jarrón roto

No hay pegamento que pueda arreglar el jarrón que se me rompió. Junté todas las piezas, una a una, por pequeña e insignificante que me pareciera, porque pensé que todas eran importantes y que, incluso las más pequeñas,  servían de apoyo para otras quizá más grandes pero, no por ello, más importantes. Le dediqué tiempo, paciencia y cariño, porque las cosas hechas con cariño siempre salen mejor, es el ingrediente secreto. Pero, a pesar de mi dedicación, el jarrón nunca será el…

Monstruos

Los adultos siempre nos dicen que los monstruos no existen pero eso no es verdad. Muchos creen que son producto de nuestra imaginación porque, como ellos no son capaces de imaginar más allá de los planes del próximo fin de semana, no saben que una cosa es imaginar y otra muy distinta es creernos lo que inventamos. ¡Ni que fuéramos tontos! Yo tengo once años y me gusta imaginar que de repente me vuelvo tan ligera, tan ligera, que comienzo a flotar.…