Dímelo a mí.

dimelo-a-mi1

Si te duele y no puedes contarlo, por favor, sólo dímelo a mí.
Déjame que tus palabras me las guarde y así, al vomitar tu rabia, puedas dejar un hueco en tu alma para los sueños, de esos que se cumplen.
Dímelo suave o a dímelo a gritos, pero dímelo.
Muérdete las ganas, cómete el miedo, bébete los vientos y da pasos largos sin mirar atrás.
Invéntate una vida y dímelo a mí, para que guarde la contraseña de tus anhelos no vaya a ser que se te olviden un día de estos.
Dímelo a cualquier hora que mi corazón tiene tarifa plana para tus llamadas.
Si tienes vértigo no mires abajo.
Alza tu mano para tocar el cielo y si no llegas, no temas caer y dímelo a mí.
Desplegaré mis redes para no dejarte.
Si tienes penas, dímelo a mí y así las dividiremos y pesarán menos.
Cuéntame tus alegrías también para multiplicar tu gozo.
Dímelo de día cuando la luz matiza el dolor o dímelo de noche cuando el negro cubre tus pensamientos, pero siempre dímelo.
Déjame ser tu confesor, tu cajón de los secretos y tu lugar privado.
Déjame ser tu subconsciente, tu otra realidad.
Hoy he colgado en mi puerta el cartel de “abierto 24 horas” y regalo silencios de esos que valen más que mil palabras.
Hoy no se compra ni se vende, sólo se comparte, por eso, dímelo a mí, para que juntos busquemos la palabra “amigo” en el diccionario.

6 respuestas a “Dímelo a mí.”

  1. Sorkunde dice:

    Paz, aunque aún no he leído todo el contenido de tu blog, te agradezco que hayas pensado en mí para compartir tus textos.
    El ‘dímelo a mí’ llega. Muchas gracias.
    Te mando un abrazo con cariñoso, ¿lo sientes?

  2. Ana dice:

    “Hola! Yo hace unos cuantos años que pongo en práctica la terapia y funciona. Aunque a veces nos resistamos a dejarnos ayudar una conversación a tiempo funciona, y de qué manera. GRACIAS por dejar que te ‘diga’ mis cosas. Gracias por ponerte en mi lugar y mostrarme que tras la tempestad sale el sol. Bon dia”

  3. Cuerpon dice:

    Es muy bonito,tienes una manera de expresarte qué me encanta, te felicito por tu blog. Firma cuerpon

  4. Ayla dice:

    No son sólo tus silencios y miradas, ni tan sólo tus consejos, son también estas letras las que nos ayudan, por lo menos hablo por mí, a sobrellevar nuestras angustias, miedos y melancolías. Es el tenerte lejos lo que nos hace darnos cuenta de lo que nos importas. Mil besos y gracias por cada una de tus líneas.

  5. Jordi dice:

    Hola Paz, me encantó lo que escribiste…es la realidad de hoy en dia.

    Estamos faltos de alguien que nos escuche, que podamos desahogar esas cosas que no nos dejan vivir en paz.
    En un estado de pensar…eso de quien soy o mejor dicho, que voy a ser cuando sea mayor, me vino la luz…voy a dedicarme a escuchar a la gente, a todas esas personas que necesitan el calor humano, para que puedan continuar su camino con la mochila menos pesada, creo que será una buena manera de estar y ayudar al prójimo. Un abrazo

  6. Ana Maria dice:

    La verdadera amistad y el amor verdadero, son como los fantasmas; todos hablan de ellos pero, son pocos los que los han visto de verdad…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *