El día de la madre

madre2cz

Sin entrar en valoraciones sobre la conveniencia o no de la celebración de un día para cada cosa y cada cosa en su día,  he de confesar que me agrada que, como cada año, la mañana del primer domingo de mayo me despierten los besos y achuchones de mis hijos, ansiosos por felicitar a su mamá. Por eso, hoy como madre que soy, vocacional, convencida, pero imperfecta, como todas, quisiera que  mi particular día de la madre se transformara en el día de mis hijos, sencillamente porque ellos hicieron de mí una mamá, concediéndome, de esta forma, el privilegio de poder saborear, cada día, la esencia de la vida.

 

Nací en una década, la de los setenta, en una España matizada en grises que tenía aires de grandeza. Las mujeres de mi generación hemos asumido, casi como deuda social, un compromiso de independencia que pasa por lo profesional y lo personal. Eso ha hecho de nosotras, mujeres, esposas, profesionales, ejecutivas y madres, como si de una patología de personalidad se tratara. Todo en una y una para todo. Combinando los ingredientes con más o menos acierto, con más o menos éxitos y, por qué no decirlo, en ocasiones, con más o menos sentimiento de culpa. Pero, de todas aquellas cosas que como persona he sido capaz de hacer, y las que me quedan, que espero sean muchas, aquella que ha brillado con luz propia e incluso ha hecho sombra a las demás, ha sido ser mamá. Por eso, hoy Día de la Madre, es para mí el Día de Mis Hijos.

 

En el aprendizaje continuo que es la maternidad, no todo es fácil y bonito aunque  mi balance final siempre ha sido positivo. He llorado, perdido la paciencia, me he desesperado, cuestionado, y hasta desilusionado, pero todo me ha enriquecido. Y eso  perteneciendo al club de las madres afortunadas por tener hijos sanos, bien alimentados, vacunados, con acceso a una buena educación y sin mayor problema que el de la eterna búsqueda de la fórmula de la felicidad. Por eso, desde aquí, envío mi solidaridad para el  resto de madres. Nuestra tarea, la de los padres en general, pasa por momentos de crisis. Hijos rebeldes, con problemas de actitud, situaciones de violencia y falta de valores ocupan con demasiada frecuencia, rozando lo cotidiano, las páginas y minutos de los medios de comunicación. Pero a mí me reconforta pensar que la mayoría de nuestros hijos viven sus conflictos, propios de cada edad, sin más complicaciones que las que tuvimos nosotros en su momento. Al fin y al cabo, alguien dijo que la juventud en una enfermedad que se cura con los años.

 

Todos mis esfuerzos por conseguir  algo mejor para mí, siempre han sido esfuerzos por conseguirlo también para mis hijos. Ellos han sido siempre una inyección de voluntad, con mucha más fuerza que  muchos de los criterios sociales, no exentos de hipocresía, que me ha tocado vivir. Muchas madres me comprenderán porque, casi todas, hemos tenido que elegir, ya que eso de la “conciliación” sólo es un concepto abstracto plasmado en una ley. En esos momentos mis hijos han sido mi satisfacción en sí mismos, sin esperar de ellos nada más que su propia existencia. Por eso, y por mucho más, que ni siquiera sabría expresar, les doy las gracias a mis hijos, a su padre y a todos los que, de una forma u otra, han permitido que, día a día, esta madre convencida y vocacional, sea también persona, con proyectos e ilusiones,  sin tener que elegir, forzosamente,  entre las dos condiciones.

11 respuestas a “El día de la madre”

  1. Ana dice:

    Otra mamá vocacional se alegra de haber tomado la decisión de serlo. A pesar de las dudas (todos/as las tenemos cuando iniciamos una aventura así) el balance no puede ser más positivo. Como dice mi peque: ‘má-ma’ (así con acento en la primera ‘a’). Qué se puede comentar después de escuchar esa palabra de su boca. Sólo se me escapa una sonrisa, el resto se siente por dentro.

  2. glenys dice:

    hola, yo por un corto pero precioso tiempo fui madre, de una hermosa niña, lamentablemente mi hija murio hace dos años y desde entonces no he podido superarlo y no he querido volver a embarazarme otra vez. Te felicito por haber experimentado tantas emociones e inquietudes con tus hijos. saludos…..

  3. Ana Maria dice:

    Soy atea pero en honor a las creencias religiosas de mi progenitora,aficionada a estampitas e iconos religiosos, diré que:como ” Dios”(el suyo) no podía estar en todas partes…..creó a :MI MADRE.(perdón por las mayúsculas pero,el título.. lo requiere)

  4. Emma dice:

    Paz, una vez más disfruto leyendo tus palabras…
    una vez más gracias por ofrecérnoslas…
    una vez más me siento identificada en ellas…
    qué bonito pero difícil a la vez es ser madre…pero disfruto haciéndolo….
    Estas palabras tuyas las hago mías y se las dedico a mis hijos Alex y Marc con quienes cada día aprendo algo nuevo…Feliz día de los hijos!!!

  5. Karmina dice:

    ¡ Que grande es ser Madre ! me siento superfeliz por ello , aceptando que desde el dia que mis 2 hijos “vinieron al mundo ” supe que ….de por Vida estaré con ellos , en lo bueno y en lo ” no tan bueno ” ….alegrándome de sus triunfos , llorando sus probelmas …..la vida no es facil pero mientras una “!chispa ” de salud ” siempre estaré con ellos , sin ser ” pegajosa ” no es lo que ellos ni yo queremos , que sepan siempre que desde su llegada , me tendrán de por vida.
    Besos y muy feliz día a todas !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  6. Karmina dice:

    Paz , se que desde tu Blog , puedo contentar a ” glenys ” y voy a intentarlo:
    Felicidades aunque te suene “algo doloroso ” Glenis ….tú también has sido y eres madre, el ” destino ” maldito destino , hizo que no pudieras tener mucho tiempo con tu niña y yo no soy quien para alentarte en eso de a ” por otro ” , tú misma mi buena amiga….pero déjame decirte que eres Supermadre , pues en poco tiempo has afrontado todo , la llegada …i la ida .
    Va por tí mi abrazo fortísimo , de Corazón , de mamá a mamá pues lo sigues siendo.
    Cuidate , valora el futuro pero ante todo, intenta superar esa …..caida , ante todo , ponte tú bien , y mira un poquito hacia atras ….pues no estas sóla en esto, otros padres lo han pasado y a otros , se les acerca irremediablemente ante la impotencia de la enfermedad del hijo , no te lo digo por decir ……
    Eres madre coraje y así quiero que nos lo demuestres.
    Repito sin cansarme , cuidate y recibe de lo más dentro de mi ser Fortísimo abrazo y besos.

  7. Isabel dice:

    Es lo mejor que tenemos en nuestra vida , es verdad Paz , somos afortunadas por tener hijos sanos y poder enseñales a volar !!!!!

  8. Liliana dice:

    Acertado artículo Paz, alejado de la ñoñería con la que se tratan estos temas habitualmente . Felicidades

  9. pilar perez dice:

    Cuantas verdades tiene tu articulo, soy madre y he dedicado mi vida a mis hijos, yo no he sido super mamá, lo dejé todo por ellos, no me pesa jamas me pesará, pero a las madre que se sienten culpables por no poder pasar más tiempo con sus hijos porque trabaja, les digo, no os arrepintais jamas, os van a querer igual y seguro que sereis un ejemplo para ellos, ya no se lleva la mamá en casa, se acostumbran demasiado a que estes presente, a los amores hay que echarlos de menos para valorarlos.

    Gracias mamá por haber sido mi madre (recuerdas, siempre nos lo deciamos) y tu me contestabas , gracias por ser mi hija. Te echo muchom de menos.

  10. fina dice:

    Muy orgullosa de ser mama, una vez mas felicidades Paz, este texto me emociona mucho, gracias.

  11. Pilar Pérez dice:

    Cierto, se les quiere tanto que no hay nada comparable con ese amor.
    La otra parte es que llenan nuestra vida de inquietudes y preocupaciones.
    Así lo elegimos .
    Besos mi querida Paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *