El baño de Pablito

jose_iranzo_publicidad_1930

No sé tú, pero yo, últimamente tengo la sensación de que me estoy haciendo mayor para entender la nueva generación de anuncios de televisión. Será la crisis de los 40 un poco anticipada pero, a veces se me queda cara de tonta delante de la tele y si se pudiera visualizar mi pensamiento tendría forma de una enorme interrogación. O soy muy tonta y no lo pillo o soy muy lista y la cosa no da para más. En fin, creo que se ha producido un tremendo escalón generacional entre los creativos y mi inteligencia y prueba de ello es la inmensa cantidad de anuncios que no logro comprender. Y es que mi hijo últimamente sólo quiere hacer caca en el baño de Pablito y yo le digo “mira niño cada uno hace caca en su puñetero water que esas cosas se hacen en casa”, y ahí lo tengo, de morros todo el día y con un estreñimiento que ni te cuento. Mi marido se pasa el día pegado al teléfono a la espera de recibir la llamada del ahorro y el otro día sacó del maletero un erizo que alzó mirando al cielo mientras gritaba sin parar “Atumagüé”.  Pero, lo más sorprendente de todo esto, es que el erizo no pinchaba ¿te lo puedes creer?

Yo entiendo que no debe ser fácil crear cuando todo está inventado, pero pensar que si alguien viene del futuro lo hace para traerte una nueva lejía en lugar de la vacuna contra el Sida es, sencillamente, para volverla a meter en la máquina del tiempo y trasladarla a la Edad Media que allí estaban muy faltos de higiene.

Y esto se veía venir desde hace algún tiempo cuando España entera se preguntaba a qué huelen las cosas que no huelen. Aquello ya fue una señal pero pasó bastante desapercibida.

En mi humilde opinión creo que debe existir un término medio entre un anuncio en el que aparezca Carmen Sevilla cantando para vender televisores, al más puro estilo folklórica de buen ver en los años 60, y un chaval que suda a chorros por las axilas para anunciar un desodorante ¿o no?

 

9 respuestas a “El baño de Pablito”

  1. Chatungo dice:

    Qué razón tienes! La publicidad cada vez más tiende a ser lo más rara posible. Pero los publicistas somos así de freakes y de locos. En cualquier agencia que te presentes te dirán: “quiero una idea para este anunciante que sea rompedora, diferente, innovadora”. Ante eso el publicista de turno con su director de arte y su copy se ralla la cabeza para encontrar la idea más surrealista posible.

    El resultado…en ocasiones es acertado porque puedes conseguir que tu anuncio sea gracioso y enganche y consigas el objetivo número 1, que es que la gente se fije en ti. Pero en otras, el efecto tan conocido en el mundo publicitario como el “efecto vampiro”, acaba por echar por tierra el objetivo verdadero del anunciante, que no es otro que venderse, darse a conocer, mejorar la imagen de marca o las ventas. Conocen tu gracia, pero no tu producto.

    Al mundo de la publicidad no le puedes pedir que sea lógico, porque es imposible. Pero si se le puede pedir un poco de cordura y no mostrar tonterias en forma de anuncios que en muchos casos sólo sirven para rellenar la parcela televisiva y engordar un poco más el bolsillo de los jefazos de turno.

    Como ves, este mundo me apasiona mucho. Alguna vez volveré a retomar mis inicios en este ámbito.

    1 beso y sigue así, Paz! Me encanta como escribes. Nos vemos pronto!

  2. Javier Más dice:

    Se suele decir que si no “pillas” un anuncio, es que no estaba pensado para tí… si bien es cierto que cada vez pongo más en duda dicha afirmación.

    Se tiende a hacer publicidad pensando en Cannes (o los Arce, dependiendo del escalón en el que te encuentres) que en el cliente.

    Hay una gran diferencia de publicista que trabaja en agencia a publicista que trabaja en el Dpto. de Comunicación de una empresa;
    en la agencia el Director de Arte o Director Creativo, o incluso el cuentas que pida algo “rompedor, diferente e innovador”… está teniendo en cuenta más la repercusión que para la agencia va a tener ese anuncio que para el cliente, a veces sin darse cuenta de ello. Esto también le pasa al de Comunicación, Publicidad o Marketing novel… pero cuando llevas unos cuantos años te das cuenta que el objetivo no es hacer algo rompedor, ni siquiera tener repercusión en la calle de lo que haces, no. El objetivo único, irrenunciable, irreductible es VENDER.
    Os recomiendo un libro fantástico (bajo mi punto de vista) que se titula “Rompefrenos” De JJ. Pérez Cuesta Y Rafael Esteve, editorial Empresa Activa y que empieza así: “nunca antes la publicidad fue tan creativa, pero nunca tan ineficaz.”

    Dew!

  3. Chatungo dice:

    Totalmente de acuerdo contigo, Javier. La publicidad cada día más se olvida de un objetivo esencial, el consumidor. Como dices, nos calentamos la cabeza por hacer de nuestro anuncio un anuncio impactante que genere cuantas más ventas posibles mejor. Vender por vender, que se suele decir. Pero nos olivdamos de la esencia implícita que lleva nuestro producto, del por qué del mismo. Ha llegado un punto en donde ahora vale más el envoltorio que el producto en sí mismo. Y la gente no es tonta y es por ahí por donde se empieza a cansar.

    Pd. Tomo nota del libro. Gracias 😉

  4. chispa dice:

    ¡menuda publicidad mas rara!
    si me dejaran a mi a cargo cambiaria, y retocaria algun anuncio.

  5. torvic dice:

    a mi no se me ocurriria tocar un erizo…
    ¡¡¡¡acabaria con las manos hechas un colador!!!!
    achumagüeeeeeeee

  6. pablo dice:

    Sí, efectivamente se está haciendo usted mayor.
    Anda que los anuncios de antes tenían sentido… acaso era necesario que vinieran en helicóptero para traernos mantequilla? Y para anunciar desodorante una tia en bolas al galope sobre un caballo en una playa? Pues tampoco. Si no vieniera una señora del futuro para presentarnos la nueva Neutrex Futura… quién hablaría de un anuncio de lejía? Es más, qué mejor manera para diferenciarse del resto? Nos quedamos en la superficie soltando frases de esas de 0.99, obviedades que todo el mundo repite sin ir más allá. Le pido disculpas pero su post me parece tremendamente vacío. Si quiere saber el porqué de cierto tipos de anuncios le recomiendo que lea. Empieza por el libro “La forma de las ideas” y quizá pueda entender el concepto de “publicidad aspiracional”. Entonces verá que ningún anuncio está hecho porque sí.

    A la persona que dice que las agencias lo hacen para obtener autrepercusión, se equivoca amigo. Si haces anuncios que nadie recuerda posiblemente tu producto se prierda en los lineales y en la mente del consumidor, luego, la empresa no aumentará sus ventas, luego a tu agencia le cancelarán la cuenta, luego perderás clientes, luego…

  7. pazcastello dice:

    Hola Pablo, bienvenido al blog. Tal vez tu razonamiento sea mucho más profundo y meditado que el mío, intuyo que incluso es profesional y me alegra que alguien escriba para estar en desacuerdo, eso enriquece el blog. A mí sigue sin gustarme el anuncio, como espectadora y como consumidora, pero sí, al menos se habla de él. Bienvenido de nuevo.

  8. Francisco dice:

    Desde mi punto de vista, como espectador, creo que la publicidad a dia de hoy a perdido efecto a causa del saturamiento al que nos vemos sometidos todos los dias. Da igual lo que hagas, vas a ver publicidad en todas partes, cuando ves la tv, escuchas la radio, abres el buzón de tu casa, te vas a dar un paseo por la calle, o navegas tranquilamente por internet. Todos te dicen que su producto es el mejor y que si no lo adquieres eres poco menos que un tonto que no sabe lo que quiere, o que la gente no te va a aceptar porque su producto es lo que todo tipo “guay” o de bien tiene que tener. Y eso a cualquier persona con un poquito de personalidad propia y que no se deja llevar como un borreguito le acaba cansando, hasta el punto que cuando ves el anuncio en cuestion, acabas cogiendo tirria al producto y a la publicidad en general.
    Ejemplo: Anuncio de Gillette asegurando que los hombres afeitados les resulta tremendamente mas atractivos a las mujeres.
    Situación: La barba de 3 dias esta de moda desde hace tiempo, venden menos maquinillas y recambios y necesitan revertir esa moda.
    Total que no somos tan tontos, y yo desde mañana dejo de afeitarme todos los dias y me dejo barba de 3 dias, que esta de moda y de paso ahorro en maquinillas que la crisis aprieta fuerte.

  9. Ana Maria dice:

    Yo como mujer,¡Odio los anuncios de compresas!.No sé, quién los hará pero, desde luego es alguien que no “padece… esos días”.Los limpiahogares ¡Buff, que marranada! de cocinas y baños.No hay que dejar que se acumule la inmundicia tanto así no será necesario el “cillit bang”(por cierto, con el precio del “bang”,casi tienes una hora de asistenta/e).Lo que más me gusta de la publicidad son los anuncios de patés.Apetitosos bocadillos¡¡Hummmmm! me ha entrado hambre.¡Genial Paz! como siempre.:))

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *