Mi patera verde

Mi patera

Mi patera verde

He pintado mi patera del color de la esperanza, de un verde intenso, como mis anhelos. Es un regalo de la vida por mi cumpleaños. Ella es mi juguete. Con ella jugaré a imaginar cómo es una infancia feliz. Mientras la pinto, la miro y  la remiro con orgullo. ¡Qué bonita me está quedando!

Podría haberla pintado azul, pero ese es el color del mar y es tan inmenso que me da miedo y mi patera sólo me da ilusiones. Podría haberla pintado roja pero ese es el color de la sangre y, aunque soy muy niño, he visto llorar a mi madre cada vez que se ha derramado. También podría haberla pintado negra, como mi piel, pero negra  es la muerte que tanto nos ha visitado. Por eso elegí el verde, para que cuando navegue la capitana de la nave sea la esperanza. La esperanza de llegar a la orilla, la esperanza de que, a donde llegue, no se pase hambre, la esperanza de vivir hoy pensando en un futuro y, sobre todo, la esperanza de no volver nunca.

Me han dicho que el mar no tiene esquinas y que el sol no tiene amigos. Me han dicho que las olas pueden ser crueles y el viento un mal compañero de viaje. Pero yo sé que mi patera verde es fuerte y me mecerá al vaivén de las olas, como en una cuna, mientras el sonido del viento me canta una nana. Y si tengo frío, el sol me arropará hasta mi destino. Porque quiero ser mayor y encontrar el tesoro que mi mamá dice que existe más allá de los mares, un tesoro llamado felicidad.

5 respuestas a “Mi patera verde”

  1. Marisa dice:

    Que bonita esta descrita esta realidad que en muchas ocasiones mas que en felicidad acaba en tragedia. Empezamos el año enriqueciendonos con tus relatos, que este año te traiga ademas de lo que siempre se desea, toda la inspiración que permita engrandecer todavía mas si cabe, tu maravillosa obra, con el reconocimiento que te mereces. Besos Marisa

  2. Ana Maria dice:

    Como diría Mari de Chambao….papeles mojados,papeles sin dueño.Un buen homenaje a los inmigrantes Paz. 🙂

  3. lola dice:

    Querida Paz, mi corazón se a humedecido con tus palabras. Muy hermosas, muy ciertas y como dice Ana María, un buen homenaje a todos los que se quedan en el azul de las aguas, quemados por el sol, o engullidos por la negrura de la noche. Un abrazo y gracias por todos tus sentimientos hechos palabras.

  4. ana dice:

    Paz sigo leyendo tus textos y sigo emocionandome como cuando era una niña, recuerdo conversaciones contigo en el instituto Jorge juan como si las hubiera mantenido ayer, y como te dice tu amiga lola yo también tengo que decir !QUE GRANDE ERES!

  5. Pilar Perez Martín dice:

    Que precioso y que triste, ¿que es la felicidad? para algunos comer algo una vez al día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *