El lado masculino

 

simbolo_masculino

Si volviera a nacer me encantaría hacerlo de nuevo como mujer, porque adoro a los hombres. A unos más que a otros, claro está, incluso hay alguno al que detesto, pero así, en abstracto, adoro al género masculino. Ellos son, sencillamente, entrañables seres imperfectos, y que con esto no se me vaya a enfadar ninguno porque es un cumplido.

Puede que no sea muy prudente decirlo así, públicamente, porque ahora lo que se lleva es ser una mujer enfrentada al hombre, pero yo, aunque lo he buscado, no encuentro el inconveniente de sentirme muy femenina y hasta muy feminista con el hecho de que me encanten los señores que se visten por los pies. Vamos que estoy con ellos y no contra ellos. Y eso que en el saco de los hombres hay de todo como en botica. Los hay más simples que el mecanismo de un botijo y más engreídos que no lavarse la cara para no desgastarse. Pero, no nos engañemos, también hay mujeres para darles de comer aparte. Por eso, a riesgo de ser malinterpretada no concreto en nadie, es más, hasta me atrevo  a generalizar.

Quizá mi experiencia me ha determinado. Tuve un padre extraordinario, tengo un marido de excepción y un hijo especial. Todo ello me convierte en un ser receptivo a lo masculino. La comunicación con ellos me resulta más sencilla, que no simple, tal vez porque se pone en juego un lenguaje no verbal que entre dos mujeres es difícil de percibir o tal vez porque lo que se dice es lo que se pronuncia y nada más que eso. Además, me resulta gracioso comprobar cómo el recorrido de sus conexiones cerebrales se aleja tanto del de las mujeres, en ocasiones un tanto laberíntico.

Tengo grandes amigos hombres y la inmensa mayoría son heterosexuales, hombres con los que nunca he ido más allá de una estupenda conversación. Siento decir esto, especialmente por los que no creen en la amistad entre hombre y mujer sin mediar sexo.  Pues, escépticos del mundo, esta clase de amistad existe, y no es cuestión de fe.

Adoro a los buenos compañeros, a los buenos hijos, a los buenos padres y a los buenos amigos. En una época en la que reivindicar el papel de la mujer como elemento importante de la sociedad parece pasar  por ser un poco “antihombre”, yo levanto una lanza a favor de ellos. ¿Y tú qué opinas?

7 respuestas a “El lado masculino”

  1. Loliya dice:

    Con mujeres como tu (..y no lo digo por lo que salta a la vista en las fotos, que ya es sobradamente evidente, sino por lo que se traduce de este nuevo artículo que llevas dentro..) ¿quién va a pedirse ser hombre??
    Yo, si volviera a nacer, también elegiría de nuevo ser mujer, sin duda. Pero después de leerte, creo que me gustaría ser muy parecida a ti. Un beso muy grande y muchas gracias por tus reflexiones en voz alta.

  2. Chatungo dice:

    Como hombre y (creo) buen amigo, he de decirte que este comentario, esta lanza que nos lanzas (valga esa redundancia) es más que bienvenida. Y no te falta razón en esos comentarios críticos tanto para ellos como para ellas. No hay mujer que a veces no tenga una neura desconectada y sea difícil ese día contactar con ella, como tampoco hay hombre que no sea “un salido” y no sepa distinguir muchas veces un pecho de un apoyo moral.

    Por cierto, hay una frase que me ha gustado mucho de tus post anteriores y que me la agencio para mi por mis experiencias con las mujeres, bueno, con una en concreto (no generalicemos, jeje) y por otro tipo de cuestiones que no vienen al caso…”Yo de mayor quiero mirar al futuro y ser amigo de mi pasado”. Ojalá pueda decir yo eso con convicción algún día…

    Un beso…y sigue así, maestra. Me encanta como escribes 😉

  3. Ana dice:

    Hace un par de días iba a pagar una camiseta en una tienda de ropa y la dependienta me ofreció unos calcetines de hombre en oferta. Mi hombre tiene 16 meses y no creo que tengas de su talla, le respondí con una sonrisa. Pues eso, que cómo voy a decir yo algo en contra de los hombres cuando uno de 80 centímetros es el Rey de mi casa. Es cierto que son diferentes a las chicas pero ahí está lo interesante. Imaginad qué aburrido sería que todos pensáramos y actuáramos igual!. BS

  4. Phoskitas dice:

    Yo no pienso que esté de moda ir de “antihombre”, creo que lo que lo está es negar las diferencias en pro de la famosa igualdad. Generalizando como tú, comparto que nosotras somos rebuscadamente más complejas, y su simpleza es también para mi un piropo, pues creo que a mayor complejidad mayor dificultad para ser feliz.

  5. Francine dice:

    Opino exactamente como tú Paz. Soy de las que creen en la amistad entre un hombre y una mujer, tengo muy buenos amigos a los que no cambiaría por ninguna fémina. Mi marido, es la parte sensata y equilibrada de mi vida, práctico, sincero y el mejor compañero de viaje en esta vida. Estoy orgullosa de ser como soy y de todos los hombres que tengo a mi lado.

  6. Ana Maria dice:

    Padre estupendo,4 hermanos varones,un hijo varón y un marido(de segundas nupcias)maravilloso.Con el primero no sé,a veces das con una persona perfecta en todo …excepto en lo que importa. Pero aún así está ahí y forma parte de mi vida.Siempre fuí la princesa de la casa y después pasé a ser Reina de mi propio hogar.Quizás por eso entienda mejor el”mecanismo”masculino.Adoro el género masculino y pienso que: Un amigo no es alquien a quien conoces por largo tiempo, sino es alguien que llega y se queda por siempre a tu lado.

  7. oscar dice:

    Como siempre, enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *