Y me partes el alma.

25 Noviembre. Día Internacional contra la Violencia de Género

 

Me dices que me quieres y me partes la cara.

Lloro en silencio y me trago las lágrimas.

Nunca quise ser una más de la lista.

Una lista sin fin.

Lloro y no te enteras porque jamás me has escuchado.

Mi final será contado en  tan sólo unos segundos en la televisión.

Y mañana no pasa nada.

Y seré un número más.

Sé que debo marcharme y lo debía haber hecho ya.

Hoy  es ayer y el mañana es mi regalo.

Y me pregunto si llegará.

Yo me callo y tú me gritas.

Me amenazas y yo me callo.

Me dices que me amas y me partes el alma.

Quisiera quererte yo a ti como tú me quieres a mí.

Quisiera anularte como lo haces conmigo.

Quisiera poder desaparecer.

Quisiera pegarte….

Pero en lugar de eso, alimento mi miedo y te perdono.

Enveneno mi autoestima.

Me convierto en tu víctima.

Me convierto en mi víctima.

Respiro tu ira y me hago pequeña.

Y recorro un laberinto donde no existen puertas.

Quiero salir y no sé cómo.

No quiero que me poseas.

Vomito mi odio cada mañana.

Y me falta el aire.

Quisiera algún día poder perdonarme.

Mientras busco la puerta….

tu me dices que me quieres y me partes la cara,

tu me dices que me quieres y me partes el alma.

 

3 respuestas a “Y me partes el alma.”

  1. Ana Maria dice:

    Este precioso relato tiene que ver la luz.¡¡Es la voz de las víctimas!!.

  2. Abercial dice:

    Paz, he leído tu texto a raíz de la obra de María Gómez. Es increíble, parece que lo hayas vivido en primera persona o tu documentaciòn sea de primera mano. Las emociones, sentimientos, reacciones, pensamientos e ideas que se desarrollan en una persona sometida a esa forma de vida, es exactamente lo que describes!!!. Pero me sorprende como lo describes, porque se tiende a considerar a esta clase de personas, como locas, inseguras, con traumas del pasado…y en ningún momento mencionas ésto, todo lo contrario, hablas de causas reales, reacciones exactas, pensamientos e ideas que fluyen en tu cabeza y no te dejan vivir, respirar, comer, beber..impiden tu vida, porque no tiene sentido, no la quieres sin poderla conpartir con esa persona, no te ves capaz, crees todo lo que te trasmite, porque nunca pensarías que alguien que te quiera, pueda mentirte. Y , posiblemente…todo sea por miedo a perder a esa persona, porque tienen esa inseguridad, se sienten infravalorados, no sè los motivos, pues ni forenses ni psicólogos, llegan a dar una respuesta sobre motivos, sòlo lo hacen, sobre el perfil, un gran abanico!!!, un beso

  3. Monica dice:

    Es hermoso y escalofriante a la vez!
    Me has puesto los pelos de punta!
    Porque todas las mujeres maltratadas actúan de la misma manera?
    Se convencen que se lo merecen y perdonan sabiendo que es imperdonable. Es eso el miedo?
    Ojalá algún día se acabe todo tipo de violencia!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *